| 12/16/2015 7:00:00 PM

La incertidumbre reina en el escenario económico del próximo año

La incertidumbre, las tensiones –políticas y económicas-, el proceso de paz y el avance en las reformas marcarán la pauta el año entrante.

Una verdadera caja de pandora será el año entrante para Colombia y el mundo. A nivel global, 2016 estará enmarcado no solo por las tensiones geopolíticas en Europa del Este, sino por la incertidumbre frente a las decisiones de la Reserva Federal sobre las tasas.

La agenda global está muy agitada. El fenómeno de los refugiados en Europa seguirá, a pesar de que tras los ataques en París se ha despertado una especie de ‘islamofobia’; hay una creciente preocupación si se concreta la salida de los británicos de la Unión Europea; y en América Latina –tras el triunfo de Mauricio Macri en Argentina, la derrota del chavismo en las elecciones parlamentarias y el eventual juicio político que podría terminar en la destitución de la presidente de Brasil, Dilma Rousseff– parece que la región está dando un giro a la derecha.

Para Colombia, 2016 podría ser un año histórico. Por una parte, para marzo el Gobierno fijó la terminación de las negociaciones de paz con las Farc y este hecho podría abrir la puerta a profundas reformas en el país. De hecho, también para marzo se anunció la presentación por parte del Gobierno de la reforma tributaria que buscará recursos para atender el hueco que dejarán la caída de los precios del petróleo y el posconflicto. 

También arrancará la gestión de los alcaldes y gobernadores recién elegidos. Los cambios en Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Bogotá han despertado entre los empresarios expectativas muy altas.

El año entrante será definitivo en materia de comercio exterior, pues se espera que la industria pueda capitalizar la devaluación para fortalecer sus ventas al exterior y, por parte del Gobierno, se definirán acuerdos comerciales con China y Japón.

En lo macro, la inflación –presionada por el aumento del dólar y el Fenómeno del Niño, considerado uno de los más intensos de las últimas décadas– seguirá siendo uno de los temas de mayor preocupación por el impacto que pueda tener en el consumo, uno de los motores de la economía nacional. Además, el primer semestre estará enmarcado por lo que podría representar la falta de lluvias en el abastecimiento de energía: la pregunta es si el sistema logrará o no sortear con éxito este desafío.

De otro lado, la mayor apuesta del país en los últimos años empezará a tomar forma: el desarrollo de la infraestructura y el inicio de las obras de la primera ola de concesiones de 4G. Se espera el cierre financiero de la segunda ola y la consolidación de las APP.

En materia de negocios, 2016 estará muy agitado por los conflictos empresariales y las definiciones en materia de investigaciones de competencia y de casos mediáticos como el de InterBolsa y el Fondo Premium.

Todo indica que 2016 será intenso y muy agitado para la economía y los negocios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?