| 5/15/2014 6:00:00 AM

De tierras y ángeles

En regiones ubicadas en el meridiano del conflicto, Óscar Iván Zuluaga critica la política de restitución y promete atraer capitales para el desarrollo empresarial e inversionistas ángel.

No tiene a mano un portafolio con documentos llenos de cifras ni marcha por la plaza en compañía de sus asesores. Pero Óscar Iván Zuluaga, amante de los indicadores y las estadísticas, apela sin dificultad a su memoria para absolver la duda. Cita, como si lo estuviera leyendo, un documento de Planeación Nacional según el cual el costo fiscal para la reparación de las víctimas de la violencia llegará al cabo de los próximos dos lustros a los $55 billones.

Recaba en un dato contenido en el mismo informe: 25% de las tierras objeto de despojos, desplazamientos y usurpaciones son, por distintas razones, de improbable restitución. Y entonces se va a la carga contra los programas con los que el actual gobierno busca darle a la aplicación a la ley de tierras. “Nuestro deseo –dice– es que las víctimas tengan una reparación digna y no la mera entrega de tierras sin que sepan cómo hacerlas sostenibles. Ese es un gran pecado que el gobierno Santos ha cometido”.

Camina por el parque principal de Restrepo, en el Meta, donde ese 6 de mayo encabeza una concentración pública. Está en un territorio atravesado por el meridiano del conflicto y por eso no se le debe hacer extraño que personas que encarnan historias de dolor y marginamiento se aproximen a él. Las recibe con una sonrisa y un estrechón de manos y termina de redondear su idea: la entrega de tierras sin acompañamiento productivo, sin crédito, sin una orientación hacia la vocación agropecuario, sin servicios públicos, sin vías terciarias, no solo va a detonar mayores frustraciones sociales sino mayor inequidad y pérdida de recursos.

Zuluaga ha hecho un recorrido a ritmo febril. Primero estuvo en el sector de Palo a Pique, sobre la vía que lleva a Villavicencio, donde intervino en un foro agrario. Luego fue al Parque de la Vida, después inauguró una sede política y antes de llegar se reunió con empresarios en el club Meta y les explicó sus estrategias para el fortalecimiento de la industria y la agricultura. En esos escenarios planteó que es hora de “cambiar el chip” y pensar en un verdadero país de emprendedores.

“Empecemos –les dijo– con cátedras de emprendimiento: en todos los niveles de la educación se constituirán programas de capacitación orientados a la preparación en emprendimiento. Pensemos en acceso al crédito para nuevos negocios. El Estado y el sector privado trabajarán juntos para que las iniciativas de emprendimiento tengan recursos semilla para experimentar y crecer”.

Cuando habló de darles vigor a los mercados de capital, alguien le insinuó que esas eran posturas centralistas, él pidió unos segundos para redondear la idea: “Promoveremos y fortaleceremos clústeres regionales. Sembraremos en todas las regiones semillas de capital emprendedor para la expansión empresarial: haremos de Colombia un hub para la instalación y crecimiento de fondos de capital de riesgo, capital emprendedor e inversionistas ángel”.

Y volvió a las cifras para hacer sus proyecciones: dentro de cuatro años, Colombia deberá haber cuadruplicado sus inversiones en investigación y desarrollo en beneficio del sector real de la economía.

***

LAS PREGUNTAS A ÓSCAR IVÁN ZULUAGA


¿Se debe mantener la prioridad de la minería como locomotora del crecimiento?

Este gobierno habló de cinco locomotoras y ninguna ha marchado. Colombia está llamada a seguir ejemplos como los de Chile, Canadá, Australia, Perú o Indonesia, donde la minería juega un papel protagónico en la economía, mejorando cada vez más su responsabilidad social y ambiental. Colombia produce 1% del carbón del mundo, menos de 3% del níquel y casi 2,5% del oro y aun así el sector minero nacional emplea cerca de 350.000 personas, representa 2% del PIB, cerca de 18% de las exportaciones, 17% de la inversión extranjera directa y 19% de las regalías. Aprovecharé estas ventajas para hacer mejor inversión en educación, emprendimiento, innovación y avance a la economía del conocimiento.

¿Cómo garantizará que el crecimiento de la economía sirva para crear empleos de calidad?

La política pública de empleo no se puede ver desarticulada de otros sectores. Estamos proponiendo una gran reforma educativa que permita formar mejores profesionales, mejores técnicos. Todo plan de empleo debe contemplar la estabilidad económica y el crecimiento sostenible sustentado en estabilidad fiscal, focalización del gasto y alta tasa de inversión. Tendremos una agenda agresiva de industrias generadoras de empleo, incentivando a los sectores intensivos en fuerza laboral, como la industria, la construcción, el comercio y el sector de servicios. Desarrollaré clústeres productivos desde las regiones de la mano de los alcaldes y gobernadores, del sector privado, la academia y las Mipymes.

¿Cómo fortalecería usted las políticas sectoriales para la industria y la agricultura?

Contemplamos un plan de alivio de deuda a productores del campo con un nuevo esquema de financiamiento con tasa fija de 3% anual para la adquisición de maquinaria y producción, reducción de precios de los insumos básicos y eliminación del IVA para equipos y maquinaria agropecuaria. Ampliaremos la oferta agrícola aprovechando los TLC y activaremos salvaguardias cuando sea necesario. Crearemos programas de asistencia técnica para promover la innovación, la ciencia y la tecnología.

¿Cómo diseñaría usted una sólida política de desarrollo rural con una fuerte inversión en bienes públicos productivos?

Habrá cátedras de emprendimiento en todos los niveles de la educación. Estado y sector privado trabajarán juntos para que el emprendimiento tenga recursos semilla para experimentar y crecer. Habrá mayor acceso al crédito. Fortaleceré la política de propiedad intelectual y haré más efectivo el registro, la comercialización y la protección de nuestras creaciones, marcas y patentes. Colombia será líder regional en la protección del consumidor. Tendrá una mejor red vial y dispondrá de una infraestructura digital con 100% de cobertura de banda ancha de alta velocidad para las ciudades del país con más de 300.000 habitantes y 100% de penetración digital en todo el territorio nacional.

El día de los overoles - Juan Manuel Santos

A campo abierto - Enrique Peñalosa

Sin mordazas - Martha Lucía Ramírez

Pleno empleo - Clara López

Volver a la carátula
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?