| 8/21/2013 6:00:00 PM

Nace el sindicato antioqueño

Catorce empresarios paisas se unieron hace 35 años para proteger de tomas hostiles las empresas inscritas en la bolsa. Sura, Argos y Nutresa conservan el control.

Un documento de seis páginas escrito a máquina con los resultados de las reuniones realizadas el 28 de marzo y el 4 de abril de 1978 en las oficinas de ProAntioquia en Medellín es el acta de nacimiento del poderoso Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), conocido en sus orígenes como ‘Sindicato Antioqueño’.

En ese momento, 14 empresarios integrantes del “Movimiento de defensa de la sociedad anónima y del patrimonio industrial de Antioquia” diseñaron una estrategia para defender las empresas que cotizaban en la Bolsa de Medellín de las ‘tomas hostiles’ o compras silenciosas de paquetes de acciones hechas por Carlos Ardila Lülle –que compró a Postobón y Coltejer–; Julio Mario Santo Domingo, que adquirió el control de Cervunión, Cine Colombia y el Banco Comercial Antioqueño, y del Grupo Grancolombiano, de Jaime Michelsen, que alcanzó a tener participación en Nacional de Chocolates y Suramericana de Seguros.

Pocos de los protagonistas del hecho sobreviven. Sin embargo, el espíritu asociativo que los unió en la segunda mitad del siglo XX permanece en el conglomerado que integran 150 empresas, accionistas unas de otras, en los sectores de alimentos, infraestructura y financiero, lideradas actualmente por los subgrupos Sura, Argos y Nutresa y con ingresos que sumaron cerca de $17,8 billones en 2012.

Para Nicanor Restrepo Santamaría, presidente de Suramericana de Seguros entre 1984 y 2004, época de la consolidación de este modelo de ‘enroque’ o ‘cruce accionario’, sigue vigente la estrategia que sirvió para defender y mantener el control y la gobernabilidad de importantes sociedades anónimas que se dio hace ya 35 años.

“Yo creo que ese modelo tiene demostración estadística de que ha sido muy válido. Primero, en Colombia la propiedad cruzada, como en Alemania y Japón, es perfectamente aceptada por las normas financieras y societarias. Segundo, el hecho de que una muy buena parte de las reservas acumuladas a lo largo del año de las utilidades de las empresas no se repartan, genera una capacidad de crecimiento muy grande”, dice.

Precisamente en los años 80, las empresas del Grupo representaban 0,4% del PIB y hoy, más de 7%. En los 90 se consolidaron los subgrupos de alimentos, cementos y servicios, liderados por Fabio Rico, presidente entonces de Nacional de Chocolates; Adolfo Arango, de Cemento Argos y Nicanor Restrepo, de Suramericana de Seguros.

Las empresas del grupo de alimentos estaban lideradas por Nacional de Chocolates, que tenía filiales como Colcafé e inversiones cruzadas en otras como Industrias Noel, con sus negocios de cárnicos (Zenú) y galletería, que eran lo más representativo.

El grupo de Cementos lo lideraba Cemento Argos, del Caribe, Nare, Cairo, Paz del Río y Rioclaro, principalmente. El grupo de servicios estaba liderado por Suramericana y conformado por las empresas de la seguridad social como Protección, Suratep y Susalud, entonces, y las aseguradoras de vida y generales, y las inversiones de portafolio en el sector financiero con Bancolombia, en compañías de diversos sectores como comercio, con Éxito y Cadenalco; manufacturas con Coltabaco, Fabricato y Tejicóndor, entre otras.

A finales de los 90 y comienzos de 2000, las empresas de alimentos, cementos y servicios iniciaron un proceso de escisión para separar las actividades operacionales de las inversiones de portafolio. También salieron a buscar nuevos mercados en el exterior y se inició el relevo de los dirigentes empresariales.

Carlos Enrique Piedrahita lidera el Grupo Nutresa –antes Nacional de Chocolates–, en el sector de alimentos. David Bojanini asumió la presidencia del Grupo Sura, y José Alberto Vélez es el presidente del Grupo Argos.

En los últimos años, su expansión regional ha sido significativa. Sura hizo el, hasta ahora, negocio más grande de una empresa colombiana en el exterior, al adquirir la operación de ING en América latina por un valor de US$3.800 millones. Argos compró las plantas de Lafarge en Estados Unidos, se quedó con la mayoría de Celsia y hoy tiene negocios en inmuebles, minería y puertos. Y Nutresa acaba de adquirir  Lucchetti de Chile. Un verdadero grupo multilatino.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?