| 6/9/2016 12:00:00 AM

El impacto de las últimas reformas tributarias para Movistar

Para Alfonso Gómez, presidente del Grupo Telefónica en Colombia, se deben incorporar a la tributación las empresas, por ejemplo en televisión y publicidad, que han entrado al mercado.

Movistar es una de las empresas más importantes del mercado colombiano de telecomunicaciones. Con inversiones anuales que superan $1 billón, esta y otras compañías del sector se enfrentan no solo a una coyuntura de menores crecimientos, sino también de nuevas presiones por la llegada de las denominadas Over The Top (OTT), empresas que ofrecen servicios de valor agregado por internet, como Netflix, Airbnb o Uber, entre muchas otras.

 Hoy el debate no es solo sobre la disrupción de este tipo de compañías, sino además por la operación y el pago de tributos en los países donde operan. Alfonso Gómez, presidente del Grupo Telefónica en Colombia –con la marca Movistar– plantea esta situación de cara a la reforma tributaria que se avecina.

  • ¿Cuál fue el impacto de la pasada reforma tributaria para la empresa?

 Nos pegó duro. Las últimas reformas tributarias han tenido un impacto para la compañía y nos hemos tenido que reacomodar. Cuando se habla del tema tributario siempre se mencionan las reformas promovidas por el gobierno nacional, pero desde la visión de un inversionista y un empresario tienen que verse todos los impuestos que paga: nacional, regional, municipal, distrital, lo que se conoce como el government take. En el caso nuestro la cifra ya pasó el 60%. La tasa efectiva de tributación está cerca de 62,5%.

  • ¿Al compararse con otras filiales de Telefónica en el mundo, la de Colombia cómo está en términos de cargas impositivas?

Es la más alta de toda la operación de telefónica en América Latina.

  • ¿Qué impacta la operación?

 Nuestra decisión es seguir invirtiendo en capex, casi $1 billón al año, pero aunque entendemos las necesidades fiscales del país, por supuesto nos impacta. Cuando nos comparamos con otras operaciones, ellos tienen una mayor disponibilidad en general de inversión, por cuenta de una menor tasa efectiva de tributación.

  • Por ejemplo…

 Hay un factor que nos afecta mucho: el IVA, porque representa un mayor costo del capex. En las operaciones del grupo Telefónica -en ninguna otra operación eso ocurre-, el IVA siempre es descontable y en Colombia no lo es. Es un ejercicio donde el capex nuestro es más costoso e incide en la cantidad de actividades que se pueden hacer. Es uno de los temas sobre los que reflexiona la comisión de expertos.

  • Precisamente, ¿qué resalta de la propuesta de la comisión?

 Resalto que es un análisis integral, reconoce la situación de las empresas, obviamente reconoce, y nosotros también, las necesidades del Gobierno para continuar financiando proyectos y estrategias que promuevan bienestar. Eso lo entendemos y respaldamos ahora más que nunca, pero hay que entender que las empresas hemos hecho un esfuerzo importante. También tiene en cuenta la órbita nacional, distrital y municipal, y eso no es menor. Es importante que la estructura tributaria sea ordenada con la menor cantidad de sorpresas. Entre más análisis, mejor. Cuando surgen impuestos concretos en ciudades concretas eso también preocupa.

  • ¿A qué se refiere?

 Hay industrias que se cree que aguantan todo lo que les pongan. Por ejemplo, la energía que pagamos tiene una sobretasa por cuenta de que somos empresa de telecomunicaciones. Hay sectores que se han ido desmontando de eso.

  • Hablemos de cada uno de los elementos que más se han mencionado en los últimos días sobre el nuevo esquema tributario. ¿Qué piensa de aumentar el IVA?

 Por definición, incorporar al sistema tributario más personas naturales, que es lo que proponen, ampliar la base –más personas pagando impuestos–es razonable, pero más allá del IVA hay una reflexión sobre ciertos sectores que hoy están operando en el país, hacen parte en nuestro ecosistema, intervienen en los negocios de manera importante y no están generando ningún pago de impuestos.

  • ¿Qué quiere decir?

 Me refiero a las OTT’s (Over The Top –OTT–, empresas que ofrecen servicios de valor agregado por internet). En televisión hay un operador que tienen un millón de clientes, con una actividad contundente en el país y no paga impuestos respecto de esos ingresos. Operaciones de publicidad que no están retornando en impuestos lo que corresponde, y muchísimas operaciones que compiten con nosotros –no solo las telcos– sino agregadores de contenido, publicidad, la música, industria de video y audiovisual, que no están contribuyendo. No debe haber barreras a la entrada de nuevos operadores, que vengan nuevos, pero que la cancha se equilibre y uno de los elementos es que todos paguemos impuestos.

¿Que nos está cambiando el modelo de negocio? Por supuesto; ¿que los que están entrando no tienen que pagar licencias como las pagamos nosotros?, por supuesto; que muchas veces no tienen que pagar las infraestructuras que pagamos nosotros, listo. Hay algunos “sapos” que uno se ha venido tragando con el tiempo, pero que no paguen impuestos me parece increíble. Una reforma es una oportunidad. Otros países ya empezaron a hacerlo y entendieron que estos señores se lucran de negocios dentro del país.

  • ¿Qué opina sobre exenciones y beneficios?

 Más allá de las discusiones sobre exenciones, insisto en que no puede haber modelos de negocio que se lucren de operar y recibir ingresos en el territorio colombiano que no estén contribuyendo. En nuestro sector, algo importante es que la cancha y el marco tributario se nivelen. Todos los que estamos en el mundo digital estamos viendo que hay unos actores que contribuyen y otros que no.

  • ¿Qué ajustes haría al impuesto a la riqueza?

 Comparto la visión de la comisión en ese frente. Hay ineficiencias que desincentivan la inversión productiva. Todos los impuestos han generado una tasa efectiva de tributación alta. Pero comparto que hay que hacerlo de una manera armónica e integral. Independientemente de si hay unos impuestos más técnicos que otros, que son menos regresivos que otros; es decir, que son más distributivos que otros, que haya unos impuestos más comunes a muchos países, y otros que no y son muy nuestros, creo que se podría tener la estructura tributaria más acorde con la Ocde. Independientemente de eso, esto hay que hacerlo de manera integral que le permita al Gobierno garantizar un escenario de competitividad y productividad y responder por las necesidades fiscales que no son menores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?