Revista Dinero

Sylvia Escovar, presidente de la OrganizaciónTerpel.

| 5/23/2012 6:00:00 PM

A mí me gusta la gasolina

Sylvia Escovar llega a la presidencia de Terpel, la cuarta compañía más grande del país. Dinero la acompañó en esta nueva etapa y averiguó sobre sus planes.

Amediados de abril, cuando Amaury de la Espriella anunció su retiro de la presidencia de la Organización Terpel, postuló ante la junta directiva, encabezada por representantes del grupo chileno Copec –hoy máximo accionista de la compañía–, el nombre de Sylvia Escovar como su sucesora en el cargo

En la junta la propuesta caló y Escovar –quien lleva en Terpel más de diez años– fue designada desde el pasado 15 de mayo como la nueva presidente de la cuarta empresa más grande del país por ingresos, solo superada por Ecopetrol, EPM y muy cerca del Grupo Éxito. Terpel facturó el año anterior $8,6 billones, 23% más que en 2010, convirtiéndose en la empresa de distribución de combustibles de mayor tamaño en Colombia, con más de 1.800 estaciones.

Solo un día después de su posesión en el cargo, Dinero acompañó a Escovar durante las primeras horas de su jornada. Inició con un desayuno en familia junto con sus hijos, Helena, Nicolás y Pablo. Los dos primeros, estudiantes universitarios de antropología y filosofía, mientras Pablo, el menor, cursa décimo año escolar y se alista para estudiar ingeniería electrónica. Dina, su mano derecha en el hogar está atenta a cualquier solicitud, mientras Drogba, un Rhodesian Ridgeback, juguetea.

Durante el desayuno, Escovar recordó sus orígenes en organismos internacionales y en el sector público. Estudió economía en la Universidad de Los Andes y luego entró a trabajar en el Banco Mundial. Por el continuo traslado de su entonces esposo vivió en Cartagena y Cali. En la primera fue funcionaria del Banco de la República y asesora de la alcaldía; y en la segunda desarrolló el programa social y de liderazgo de la fundación FES. Además, pasó por el sector financiero en Fiducolombia.

Trabajó en Planeación Nacional y en las secretarías de Educación y Hacienda, durante las administraciones de Enrique Peñalosa y Antanas Mockus, respectivamente. Esta etapa laboral le permitió conocer de cerca los aspectos sociales y de impacto en cada una de las regiones. A principios de este siglo, Juan Guillermo Serna, entonces presidente de Terpel y quien había trabajado con ella en Planeación, la invitó a hacer parte del equipo de esa organización con un reto gigantesco: unificar operaciones, generar sinergias, avanzar en su internacionalización y desarrollar la estructura para el futuro. Escovar ocupó cargos como la vicepresidencia del negocio mayorista y luego la comercial.

Al terminar el desayuno, un carro la espera para hacer un sagrado recorrido semanal: visitar plantas o estaciones de Terpel en la ciudad o en el país. Junto con el equipo de Dinero llegó a la estación de la carrera 7 con calle 40.

Detallista y perfeccionista, está pendiente de cualquier pormenor y muestra los planes y realizaciones que tiene en esa estación. “Estamos haciendo jardines, se pusieron en servicio los baños –limpios y cómodos– y vamos a decorar con materas las islas”, dice con humor Escovar, mientras muestra un lote aledaño que acaba de adquirir la compañía donde se montará una tienda de conveniencia.

Está consciente de que vende un commodity. “Por eso el reto es generar mejores experiencias de las personas en nuestras estaciones”, afirma. Esto significa que quiere un mayor grado de fidelización de los consumidores con la marca.

“Todo esto implica grandes inversiones. Este año destinaremos cerca de $130.000 millones en infraestructura de estaciones y en el desarrollo de tiendas”, asegura. Dentro de los planes está el montaje de 30 nuevas estaciones, especialmente en zonas del país que hoy tienen una dinámica de negocios distinta, como los Llanos, abrir cerca de un centenar de tiendas de conveniencia y aumentar el número de estaciones de gas.

Precisamente, al finalizar la visita a la estación de servicio, sale hacia su oficina en el centro financiero de Bogotá para atender una reunión sobre los formatos de las tiendas que estarán en las estaciones. Allí ya se conoce una noticia. El formato Va y Ven de tiendas de conveniencia no va más y están desarrollando tres nuevos esquemas. Uno se llama De Una, otro será mucho más grande y atenderá en las carreteras, y se analizan ideas sobre un tercer proyecto.

Un mapa de Colombia en relieve decora su nueva oficina. Allí están ubicados los poliductos y las 29 plantas de almacenamiento de Terpel. “Es un mapa que hace ver lo difícil que es la logística de un país como este. Cuando uno ve las montañas y los ríos se da cuenta del poder de esta compañía”, asegura.

Antes de la llegada de Copec, Terpel venía con una dinámica clara de mantener el liderazgo en Colombia, buscar nuevos negocios y capitalizar oportunidades en el exterior. Hoy, con los nuevos dueños, la prioridad es fortalecer su estrategia en Colombia y si se presentan posibilidades en el exterior, ir tras ellas. De hecho, es la única inversión que tiene Copec en distribución de combustibles fuera de Chile .

“En estaciones de servicio, industria, aviación y marítimo, y lubricantes hay grandes oportunidades para crecer en el país. Por ahora, propuestas como las de llegar al negocio de biocombustibles o de refinación no están en la agenda”, asegura Escovar.

En el corto plazo, su atención estará en la propuesta al gobierno de abrir la importación de combustibles, dados los nuevos acuerdos comerciales y en el desarrollo que tenga el proceso de venta de la operación de Terpel en ese país.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×