| 5/15/2014 6:00:00 AM

Sin mordazas

Marta Lucía Ramírez ha hecho un esfuerzo notorio por subirle el nivel al debate electoral con propuestas sobre cadenas productivas, reformas educativas y nuevos modelos sociales.

El atril de los oradores no estaba reservado exclusivamente para los caciques políticos. Marta Lucía Ramírez, candidata del Partido Conservador, prefirió que las referencias más genuinas sobre ella las diera una de las mujeres que mejor la conocen: Janeth Alcira Martínez, su empleada del servicio doméstico.

Janeth conmovió a las mujeres que colmaban el recinto del Salón Rojo del Hotel Tequendama cuando contó que hace 30 años la ahora candidata presidencial le abrió la puerta de su casa y desde entonces la ha tratado como un miembro más de una familia donde su jefe es la esencia de unidad, la armonía y el amor. “Por eso ella va a poner en orden esta casa llamada Colombia”.

Este tipo de recursos espontáneos le han dado vida a una campaña donde los temas de género y economía planificada han tenido un lugar preponderante en la agenda. La aspirante, que esa noche presidía un encuentro nacional de mujeres, habla con la misma solvencia de la evolución de los derechos sociales y políticos de sus congéneres que de las cadenas valor con las que espera insertar los productos colombianos en los mercados de la globalización.

De la misma manera, como sabe que en las más recientes elecciones regionales se presentaron 4.611 mujeres, de las cuales once resultaron elegidas alcaldesas, quince diputadas y 215 ediles, maneja las estadísticas de su gestión como Ministra de Comercio Exterior de Andrés Pastrana, cuando las cadenas productivas eran creadas con la intención de preparar a la industria y al agro para cuando llegara el auge de los acuerdos de libre comercio.

No hace recesos ni da treguas a su equipo de trabajo cuando se trata de madurar un proyecto, de perfeccionar una propuesta. Aún en los aviones, en los que ha recorrido tres cuartas partes del país después de su aclamación por parte de la convención conservadora, revisa sus fórmulas para garantizar la seguridad alimentaria en el país y para perfilar una estrategia de impulso a la innovación para que los productos industriales sean competitivos.

No llega sin preparación a ninguno de sus eventos de campaña, por pequeños que sean. Cada sentencia que pronuncia es el resultado de indagación, cruces de información y análisis previos. Como cuando en un debate organizado por universitarios demostró que los industriales y agricultores colombianos pagan tarifas de energía mucho más altas que las de todos los países con los cuales tenemos tratados de libre comercio.

Luce fuerte en las batallas dialécticas sobre el papel del Estado en una economía emergente. Cuando las libra dice que no cree en modelos paternalistas ni en políticas sociales que creen haber encontrado su quintaesencia en el regalo de casas o tierras. Piensa, eso sí, que los campesinos deben recibir tierras en comodato o arrendamiento, pero con acompañamiento institucional y asistencia técnica para que puedan hacerlas productivas.

“Lo único que vamos a regalar nosotros –dice– es educación para los jóvenes del Sisbén 1 y 2, ya que les daremos gratis la educación superior, y le regalaremos a la gente de la tercera edad programas de apoyo y asistencia. De resto, nada regalado”.

En la antesala de sus intervenciones, siempre rueda el video que la muestra quitándose una mordaza. Liberándose de ella para darle vuelo a su brío discursivo.

***

LAS PREGUNTAS A MARTHA LUCÍA RAMÍREZ

¿Se debe mantener la prioridad de la minería como locomotora del crecimiento?

La minería es uno de los sectores con potencial para el crecimiento económico de Colombia, pero en nuestro gobierno no será la prioridad. Nuestras prioridades serán el fortalecimiento del sector agrícola colombiano y la reindustrialización del país para lograr que haya una mayor generación de empleo, una mayor generación de riqueza y mayores posibilidades de exportación.

¿Cómo garantizará que el crecimiento de la economía sirva para crear empleos de calidad?

Lo haré sobre tres ejes: desarrollo del agro, reindustrialización de Colombia e impulso al emprendimiento. Promoveré una agricultura mucho más industrial e identificaré todos aquellos sectores de la producción de alimentos que tengan alguna posibilidad de tener un procesamiento cerca del sitio de producción agrícola. Esto le dará más ocupación y recursos al campesino. Durante el gobierno Santos se han perdido más de 500.000 empleos industriales y lo más grave de eso que eran empleos de calidad.

¿Cómo fortalecería usted las políticas sectoriales para la industria y la agricultura?

Identificaré todos los potenciales de aumento de productividad del agro y de la ganadería. Estamos produciendo cerca de 36 millones de toneladas de alimentos, pero la demanda se acerca a las 45 millones. Esto significa que hay casi 20 millones de toneladas de alimentos que se consumen en Colombia pero que ingresan importados o de contrabando. Tenemos que duplicar las cinco millones de hectáreas sembradas, organizar los distritos de riego y centros de acopio y construir más bienes públicos productivos, de la mano con los gremios e instituciones del sector.

¿Cómo diseñaría usted una sólida política de desarrollo rural con una fuerte inversión en bienes públicos productivos?

Tanto a la industria como al sector agrícola los vamos a fortalecer retomando nuestro concepto de cadenas productivas para que podamos ser competitivos a escala internacional. Cuando hablo de políticas sectoriales incluyo a las empresas medioambientales, las verdes y las naranjas. En nuestra política al emprendimiento, que hace parte del objetivo del pleno empleo, vamos a promover la generación de empresas nuevas desde el punto de vista de sostenibilidad y también del de las industrias, de la cultura, del entretenimiento y del conocimiento.


El día de los overoles - Juan Manuel Santos

De tierras y ángeles - Óscar Iván Zuluaga

A campo abierto - Enrique Peñalosa

Pleno empleo - Clara López

Volver a la carátula
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?