| 6/9/2016 12:00:00 AM

Mario Huertas le apuesta a una reforma tributaria en la que todos paguen

El constructor de vías Mario Huertas anhela una reforma tributaria en donde todos paguen. Afirma que eso es fundamental para seguir modernizando el país.

El que pega primero pega dos veces. Ese parece ser el lema que identifica hoy al constructor Mario Huertas, empresario que anunció a este medio que ya tiene los dineros listos para ejecutar sus tres concesiones 4G y en donde se necesitan no menos de $3 billones.

Huertas cree que el pago de impuestos debe ser asumido por más personas con capacidad de pago y no solo por los contribuyentes que como él vienen pagando tributos hace décadas. También se mostró a favor de un impuesto de paz, siempre y cuando sea cobrado a todos y no afecte el modelo financiero de las concesiones ganadas.

Lea también: La reforma tributaria toma forma: ¿Qué dicen las empresas?

El empresario se mostró preocupado frente al cierre de la segunda ola de 4G y advirtió que no todas las concesiones se pueden financiar con peajes o APP.

Se viene la reforma tributaria y ustedes acaban de lograr el cierre financiero. ¿Cómo ve el tema?

La reforma tributaria debe ampliar la base de contribuyentes. Los empresarios estamos totalmente agotados y exprimidos al máximo en temas tributarios. Cualquiera de estos negocios y concesiones se hicieron con tasas de retorno muy ajustadas, por lo que yo creo que una reforma de este tipo debe pensar en ampliar la base.

Es necesario revisar las personas que se benefician de los servicios de salud, vivienda y carreteras y que no están pagando sus impuestos y pueden hacerlo. La infraestructura necesita del aporte público y los peajes no son suficientes para subsanar los costos de este tipo.

El gran reto es mirar modelos en el exterior y actuar sobre una gran cantidad de personas que no están contribuyendo. No es sino mirar cuántos habitantes tiene Colombia, cuántos negocios están registrados en las cámaras de comercio y cuántos son los contribuyentes que estamos pagando y sosteniendo al resto de colombianos.

 ¿Le suena un incremento del IVA?

Subir una cosa u otra sin extender la base son paños de agua tibia. No soluciona el problema de fondo que viene de esa economía oculta que no paga impuestos.

 ¿Le suena un impuesto de paz para pagar el posconflicto?

Siempre y cuando se extienda a todo nivel; es decir, que no haya una afectación sobre un solo sector. Cuando exista una afectación al sector, que se reconozca de alguna manera sobre la estructuración financiera de los contratos. Porque debemos acordarnos que desde hace más de 15 años todos los contratos de obra pública tienen precios fijos.

¿Cuántos trabajadores tendrá en su pico más alto de ejecución de obras?

Más de 12.000 trabajadores.

Se lo preguntamos porque Anif insiste en afirmar que los costos laborales siguen siendo altos en Colombia.

Los costos laborales implican una afectación dentro de cualquier presupuesto, pero es algo necesario para que la sociedad tenga una ayuda y una tranquilidad de unas familias. Todos los empresarios debemos ayudar en esto. Más que un costo lo veo como una contribución.

 ¿Cómo ve la economía hoy?

Nosotros salimos al mercado internacional a colocar bonos para nuestras vías y la respuesta fue positiva, eso habla bien del país. Colombia sigue repuntando en Suramérica en crecimiento económico y en gran parte se debe a la credibilidad en el gobierno actual.

Por el lado de los empresarios es necesario ver otras opciones para exportar y, ante todo, buscar la paz, pues es un catalizador de inversión y prosperidad.

Si estuviera MHC en la segunda ola, ¿estaría preocupado?

Sí, claro. Yo creo que cualquiera de los negocios de la segunda ola va a ser muy difícil por las condiciones en que se están desarrollando. El consejo mío es que no todas las obras pueden ser concesionadas. Se deben desarrollar proyectos más pequeños por obra pública. Colombia es un país con muy poco tráfico y pensar en tráficos de 2.000, 5.000, 8.000 vehículos diarios para financiar proyectos de $1 billón -como ya han salido- es totalmente absurdo. Yo creo que se debe reducir la magnitud y longitud de los proyectos y no obsesionarse con que todo se puede hacer por concesión o APP. El sector financiero no va a tomar riesgos cuando no existen peajes dentro de las zonas, cuando no hay suficiente tráfico y cuando en algunas regiones no hay para pagar peajes más altos.

Ya cerraron la concesión Pacífico III, ¿cómo va el cierre de las otras dos concesiones de MHC?

En este momento estamos a punto del segundo cierre financiero, pero ya con contratos firmados y prestos para recibir desembolsos en la concesión Cartagena – Barranquilla. En enero de este año arrancamos con la construcción del viaducto en la ciénaga de la Virgen y eso va muy bien. Es ingeniería italiana y talento colombiano que les dieron seguridad a los financiadores. Logramos plazos largos a tasas aceptables y redujimos el equity.

Así logramos colocar bonos en dólares y en UVR. Eso nos da oxígeno para reducir costos y equity. Es fundamental que los sponsors no tengan descapitalización para que las obras fluyan.

Aspiramos a que a finales de mayo estén ya todos los créditos de los bancos en los que han sido de gran ayuda el Grupo Aval, Bancolombia, Corpbanca, Davivienda y otras entidades que han aportado para poder estructurar la parte de créditos en cerca de unos $735.000 millones. En bonos tenemos previstos unos $665.000 millones. Esperamos que en la primera semana de junio ya esté consolidado y los desembolsos listos para apoyar este proyecto.

El cierre total es de $1,4 billones. Esperamos que se presenten los fondos de deuda en el paquete de $735.000 millones una vez se haga el road show.

¿Y la otra concesión?

Honda- Girardot- Puerto Salgar también está casi lista para el cierre. En esta concesión tuvimos la fortuna de contar con el apoyo total del Grupo Aval, el cual se comprometió a la financiación de los $705.000 millones de crédito. Los otros $400.000 millones provendrán de unos bonos que se van a gestionar a través del Banco Centroamericano de Integración Económica. Aspiramos a lograr el cierre en junio, con todo y desembolsos.

¿Con qué tasas?

Las tasas son beneficiosas para el proyecto. Tienen que ser concretadas a partir de un gana-gana. Los bancos han entendido que se deben ajustar y que son proyectos de infraestructura donde se requieren tasas menores a su mercado habitual de préstamos para otras industrias. Están entre 6,5% y 7,5% más DTF o IPC.

¿Siguen los problemas de predios y licencias?

La colaboración del alto gobierno ha sido clave. Sin embargo, hay muchos dueños de predios que no aceptan los avalúos o las condiciones. Es algo generalizado y hay que tener una actitud positiva, porque los problemas siempre van a existir.

El asunto es que si a un juez se le asignan 100 o 200 predios, el problema viene con los tiempos. Todos queremos nuestros predios a tiempo y el juez no tiene ni la capacidad ni la gente para poder ser lo más diligente.

En promedio el proceso puede tardar entre 3 y 6 meses para expropiar el predio.

¿Qué tal el nuevo Ministro de Transporte?

Acertado. Es ingeniero y conoce del tema. En la alcaldía de Manizales le fue muy bien.

¿Cuándo estarán las concesiones a todo vapor?

En el segundo semestre. Esperamos que el invierno no nos pegue tan duro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?