| 10/27/2016 12:00:00 AM

Los negocios del año en Colombia

EEB, Cafesalud, Propilco y Avianca son algunas de las firmas que agitan el mundo de los negocios. ¿Será el cierre de 2016 una temporada de grandes movidas? Tributaria y Paz serán claves en las decisiones.

En el segundo trimestre de este año Colombia se ubicó en el cuarto lugar entre los países de América Latina que realizaron el mayor número de fusiones y adquisiciones transfronterizas de empresas, de acuerdo con el estudio Cross- Border M&A Index que publica la firma Baker & McKenzie.

Con un total de 39 transacciones avaluadas en US$5.590 millones, el país fue superado en la región por Brasil –con 185 transacciones por US$25.000 millones–, México –con 48 transacciones por US$9.600 millones– y Chile –40 transacciones por US$6.000 millones–, de acuerdo con el informe.

El estudio, que desde 2010 elabora Baker & McKenzie, evalúa la fortaleza del mercado de fusiones y adquisiciones en el mundo y se convierte en una herramienta que permite a los tomadores de decisiones identificar las tendencias del mercado y analizar los indicadores de manera periódica.

A nivel mundial, en el segundo trimestre de este año se registraron 1.320 fusiones y adquisiciones –4% menos frente a igual periodo de 2015–, que alcanzaron los US$214.000 millones, lo que representa 45% menos en valor, según el estudio.

En momentos en que la mayoría de países latinoamericanos siguen afectados por la desaceleración de sus economías, la región mantiene su atractivo para inversionistas de Europa y Estados Unidos, entre otros, asegura Jaime Trujillo, director de la práctica de fusiones y adquisiciones de Baker & McKenzie.

Sin embargo, las condiciones han cambiado para los dueños de compañías. Este experto explica que, “paradójicamente, las bajas tasas de interés, la caída de las utilidades y la desaceleración económica de 2015 redujeron del valor de mercado de muchas compañías y, en consecuencia, se establecieron precios más asequibles para los compradores extranjeros”.

Para este año, algunas cosas han cambiado: las tasas de interés han venido en aumento y al escenario se juntaron la reforma tributaria y el plebiscito por la paz.

En medio de este nuevo contexto, la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, asegura que los activos colombianos siguen captando el interés de los inversionistas extranjeros y destaca que en el primer semestre de este año aumentaron sus apuestas por Colombia.

La funcionaria explica que en el primer semestre la inversión extranjera directa (IED) creció 16,3% y alcanzó los US$8.354 millones, lo que, en su opinión, “es prueba de que el país ha fortalecido la confianza para crear empresa e invertir, además de hacerlo no solo en las ciudades capitales sino en todas las regiones. Por otro lado, entre 2010 y 2015, gracias a la gestión del gobierno nacional, se instalaron 722 multinacionales en nuestro territorio e invirtieron US$25.500 millones”.

Los avances en el frente de la inversión son de tal magnitud, dice Lacouture, que “en 2012 la inversión extranjera en el sector petrolero representaba 44,3% de la IED total y en el primer semestre del año la participación es de 15,3%, lo que indica que otras industrias, como las manufacturas, han ganado terreno gracias a la estabilidad económica y la cancha de juego equilibrada que hace atractivo el país para nuevos negocios o expandir los existentes”.

Esta dinámica ha motivado la reactivación de los planes de venta de algunas compañías. De hecho, se prevé que el último trimestre de 2016 será uno de los más dinámicos para la compra y venta de empresas en el país, a juzgar por los anuncios que se han hecho desde el sector público y privado sobre el interés de realizar enajenaciones de activos.

En este grupo aparecen empresas como Avianca, Esenttia (antes Propilco), Conalvías, la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), Cafesalud y Coosalud, entre otras, que han anunciado sus planes para vender participaciones que les permitan, en algunos casos, contar con socios estratégicos para apalancar sus negocios y, en otros, tener un comprador que se haga cargo de la totalidad del activo.

Sin embargo, algunos nubarrones despiertan temores. La desaceleración de la economía, así como la incertidumbre política por el limbo en que se encuentran las negociaciones de paz y la esperada aprobación de la nueva reforma tributaria estructural plantean un escenario más complejo para inversionistas y vendedores. De hecho, las críticas no se han hecho esperar para este segundo grupo, pues hay quienes aseguran que en las actuales condiciones de la economía ‘no hay ambiente’ para seguir adelante con los procesos.

Banqueros de inversión, comisionistas y hombres de negocios consideran que cualquiera de las transacciones pendientes de concretarse en los próximos meses dependerá de lo que ocurra con la reforma tributaria. Esto no solo por las implicaciones que esta tenga sobre indicadores claves como la inflación y el crecimiento, sino por la lectura que de ella tengan las calificadoras de riesgo.

Si estas consideran que es una señal clara de compromiso del Gobierno para conseguir los recursos que necesita para su funcionamiento y para honrar sus compromisos financieros, es factible que mantengan la calificación del grado de inversión; pero si la tributaria no las convence, la calificación del país podría dañarse y con ella la de todas las empresas que son evaluadas por Standard & Poor’s, Fitch Ratings y Moody’s.

Esto cambiaría las valoraciones de las empresas y el interés de los posibles compradores. Es más, se especula que conglomerados como el Grupo Empresarial Antioqueño están a la espera del desarrollo de la tributaria y su impacto en la calificación para salir a emitir acciones.

“Colombia es como un paciente que tiene gripa y no se puede ventilar. Hay que darle el Dolex y ese es la tributaria, pues si esta no pasa y nos quitan el grado de inversión, muchos negocios van a quedar en veremos o se van a concretar a un precio mucho más bajo”, reitera un operador del mercado de valores e insiste en que la tributaria es el negocio del año.

También la coyuntura política resulta decisiva para concretar los planes de venta de las empresas colombianas. Trujillo, de Baker & McKenzie, asegura que el país “atraviesa un momento histórico en términos políticos y los países del mundo tienen los ojos puestos sobre Colombia. La firma del acuerdo de paz entre el gobierno nacional y las Farc, así como la aprobación del plebiscito son momentos definitivos que tendrán efectos directos sobre el mercado”.

¿Cuál es el escenario que enfrentan las empresas cuyas ventas están en proceso? Dinero indagó por el panorama para los negocios que podrían concretarse en los próximos meses y que llevarían a que el cierre de 2016 sea uno de los periodos más movidos para las fusiones y adquisiciones.

Lea también:

Los negocios del año del sector salud y energía

Los negocios del año del sector financiero, telecomunicaciones y transporte

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?