| 8/21/2014 6:00:00 AM

Los paisas a la conquista

Con los recientes anuncios de millonarias movidas y su mayor peso en el mercado de valores de Colombia, el Grupo Empresarial Antioqueño se quiere tomar el mundo.

Celsia, la cuarta generadora del sector energético colombiano, acaba de anunciar la que será una de las movidas empresariales más importantes del año: la compra, por US$840 millones, de un grupo de activos energéticos en Panamá y Costa Rica. La noticia, sin duda, es una señal positiva sobre el dinamismo de la economía colombiana. Para los analistas de empresas en el país, sin embargo, tiene un significado más profundo. Es una señal contundente de la avanzada internacionalización del Grupo Empresarial Colombiano (GEA) y también de su capacidad para apalancar recursos de inversionistas y hacer realidad las más ambiciosas metas de expansión.

A comienzos de la década pasada, las empresas del GEA reformularon sus planes de largo plazo alrededor de dos principios básicos: focalización en negocios estratégicos y expansión internacional. Desde entonces, la ejecución ha avanzado de manera constante, sistemática y extraordinariamente efectiva.

El conglomerado paisa ha realizado al menos 23 grandes compras en el exterior desde 2004, por un valor que supera los US$11.000 millones. Las compras anunciadas por Celsia representan la tercera mayor adquisición en esta trayectoria del GEA, que incluyen la que hizo Sura de los activos de ING en América Latina; la adquisición por parte de Bancolombia del banco HSBC en Panamá; las concreteras, cementeras y el puerto que compró Argos en Estados Unidos; y las múltiples adquisiciones efectuadas por Nutresa, incluyendo la de Tres Montes Luchetti, la poderosa marca de alimentos del sur del continente.

Los resultados del primer semestre ratifican el buen momento del conglomerado. Sura (el brazo financiero del GEA) tuvo un incremento en los ingresos operacionales de 24,1% y la utilidad neta creció 19,2%. Argos tuvo un crecimiento en utilidades de 22% y un Ebitda de 22%. Nutresa aumentó sus ingresos en 7%, pero sus ventas internacionales crecieron a una tasa de 25%. Los ingresos operacionales de todas las compañías del GEA superaron los $30 billones al cierre del primer semestre, cifra que supera el 5% del PIB colombiano.

Más allá de la coyuntura, hoy es evidente que la estrategia adoptada hace una década por el GEA resultó ser muy buena para aprovechar el entorno internacional que vendría después de la crisis de 2008. La focalización les posibilitó las empresas del grupo desarrollar capacidades competitivas y fortalecer sus operaciones en negocios de alto rendimiento. La apertura de operaciones en mercados internacionales les permitió diversificar el riesgo Colombia y generar sólidos ingresos en divisas a pesar del fortalecimiento del peso. Finalmente, la suma de esas dos estrategias convirtió a las empresas del GEA en las joyas de la corona en el mercado de capitales. Sus acciones se convirtieron en vehículos preferidos de inversión en Colombia en este mundo post-2008, donde abunda el capital internacional pero son escasos los activos dignos de recibir inversión. El resultado es un círculo virtuoso para el GEA, en el que el crecimiento de los activos rentables les indica a los mercados financieros que estas son buenas empresas para invertir, y luego el acceso a capital permite profundizar la expansión internacional.

El resultado es un conglomerado empresarial que cada día parece acumular más ventajas y tomar distancia frente al desempeño promedio de las empresas colombianas. Es difícil pensar en otras firmas en nuestro país que puedan exhibir resultados comparables en cuanto a expansión internacional y acceso a los mercados de capital.

Hacia adelante, los retos estratégicos del grupo son también de gran escala. Al tiempo que avanza en su expansión internacional, el GEA tendrá que prepararse para un eventual cambio de las condiciones de la economía global, porque se elevarán las tasas de interés, lo que pondrá presión sobre sus indicadores de endeudamiento, y donde los países latinoamericanos (los mercados en los que se ha realizado la expansión) podrían entrar como grupo en una fase de menor crecimiento. La mayor presión financiera y el menor dinamismo de la demanda podrían llegar a generar problemas en el futuro. Por ahora, sin embargo, ese es solo un escenario en la prospectiva. Este es tiempo de cosecha y satisfacciones para las empresas del Grupo Empresarial Antioqueño.

Favoritas en la bolsa

Los precios de las acciones de las empresas del GEA vienen en ascenso y su capitalización bursátil se acerca a los $104 billones (unos US$54.000 millones). Según César Cuervo, analista jefe de renta variable de Credicorp Capital, “hacen parte del grupo de las 20 acciones más líquidas del mercado colombiano y tienen participación importante en la composición del Colcap: la acción preferencial de Bancolombia pesa 14% en el Colcap, Grupo Sura se acerca a 14%, Argos es casi 11%, Nutresa 7%, Cementos Argos es 6,5% del índice y Celsia 2,32%. El conjunto hace el 54,5% del índice”. Hasta hace unos años, el mercado de valores de Colombia era “Ecopetrol-dependiente”. Ahora, las protagonistas son las compañías del GEA.

Los resultados del primer semestre de este año ratifican este cambio. Mientras la acción de Ecopetrol cayó hasta agosto 15,2% (ver gráfico pág. 61), la de Bancolombia se ha valorizado 25,8% y si, como se espera, su tendencia se mantiene, el aumento en la cotización podría llegar a 51% a finales de este año. Lo mismo sucede con la acción del Sura, que lleva un crecimiento de 24% (anualizado, alcanza 47,37%) y Grupo Argos, con crecimiento de 21,33% (anualizado es 33,40%). La mayor parte de las acciones del Grupo han tocado sus máximos históricos: Sura, $43.900; Argos, $23.700; Bancolombia, $30.000; Celsia, $6.350.

El presidente del Grupo Argos, José Alberto Vélez, explica que la causa de este desempeño está en que han respetado el plan estratégico y se han concentrado en sus nichos de negocio. “Nos enfocamos. Esta compañía hace diez años no estaba enfocada y tenía inversiones en muchos sectores: hoteles, comercio, acero. Una de las decisiones clave fue que Argos se enfocara. El segundo aspecto es expandirse internacionalmente. Las empresas se expanden afuera porque en Colombia se llega a una capacidad que no puede crecer más. El común denominador ha sido crecer en Colombia y paralelamente en otros mercados, como Centroamérica y Estados Unidos”.

La combinación de expansión internacional y ampliación del acceso a inversionistas se logra a través de un principio simple y muy poderoso. Cuando una empresa entra en esta dinámica está obligada a lograr que “lo que anuncia, se cumpla”, afirma Vélez. “Si eso se da, el mercado paga por ello y te premia”.

Vélez explica cómo se construye ese respaldo de los inversionistas con el caso de Cementos Argos: “Salió con una emisión de US$880 millones en acciones preferentes en el exterior. Hizo visitas a potenciales inversionistas en Estados Unidos, Europa y Colombia. ¿Qué les dijo?: ‘Nuestras cifras son muy buenas, hemos crecido en esta región y con este dinero queremos expandirnos’. Al término del año, Argos le dijo al mercado: ‘Compré una planta de cemento y concreto en Honduras por US$300 millones, otra en la Florida por US$720 millones y otra en Guyana por US$80 millones’. Argos invirtió US$1.100 millones con los recursos de los inversionistas y su capacidad de apalancamiento, para hacerse a negocios en marcha en mercados emergentes y desarrollados y con potencial de crecimiento. Entonces, el mercado se queda con el mensaje: ‘Argos cumple lo que dice’”.

El caso de Bancolombia, que es además una de las más importantes inversiones del Grupo Sura, muestra también la fuerte conexión que se ha construido con los inversionistas a partir de los resultados. Carlos Raúl Yepes, presidente del Bancolombia, afirma que los indicadores vienen mostrando buen ritmo: crecimiento en cartera, aumento en los ingresos por comisión, control del gasto y disciplina en el cumplimiento de la visión estratégica. La entidad hizo una emisión en febrero de este año por $2,6 billones, la cual, según analistas, tuvo muy buen precio para los inversionistas. Yepes afirma que en los últimos tres años Bancolombia ha hecho emisiones exitosas en los mercados internacionales por más de US$7.000 millones.

Focalización y diversificación

La estrategia de focalización e internacionalización ha sido llevada a cabo en gran escala. Si se consideran las más importantes adquisiciones en el exterior, las empresas del GEA han comprado activos internacionales por más de US$11.000 millones en la última década, en mercados como Centroamérica, México, Estados Unidos, Suramérica e incluso Asia (ver línea de tiempo). Según el Banco de la República, desde 2004 Colombia ha aumentado sus inversiones directas en otros países en US$33.875 millones. Las inversiones del GEA serían equivalentes a la tercera parte de ese incremento.

Para el Grupo Sura, 46% de sus ingresos proviene del exterior y es hoy la empresa número uno en fondos de pensiones en América Latina, con 17,1 millones de clientes y US$123.000 millones en activos bajo su administración. Por su parte, para Nutresa las ventas internacionales representan 38,5% del total de ingresos. Para Argos, la operación internacional pesa más de 60%.

Este proceso de expansión internacional no solamente se destaca por las cifras sino por la capacidad de las compañías para generar soluciones apropiadas en los diferentes negocios y mercados. Las empresas del GEA se caracterizan por estar en negocios donde los jugadores deben mostrar una gran flexibilidad para adaptarse a las condiciones locales y competir contra marcas domésticas fuertes. Además, han aprendido a ser flexibles en sus procesos de internacionalización. Por ejemplo, Nutresa ha sido cuidadosa al respetar las marcas locales adquiridas, manteniendo así una continuidad a los ojos de los consumidores, pero al mismo tiempo ha creado una poderosa red de logística y distribución internacional que le ha dado ventajas frente a sus competidores.

La diversificación geográfica es pieza fundamental del atractivo que generan estas empresas para los inversionistas.

Los efectos positivos de la estrategia son evidentes. La combinación de mercados permite que el crecimiento de unos compense la pérdida de dinamismo en otros. Por ejemplo, las inversiones de Argos en Estados Unidos seguramente demostrarán su valor estratégico cuando la dinámica de la demanda en ese país se recupere. La operación de la unidad de Estados Unidos ya está rindiendo frutos, pues mientras mostró un Ebitda negativo hasta finales del año pasado, en 2014 está logrando un resultado positivo en este indicador. Las posibilidades de Argos allí son enormes, pues uno de los sectores que debería jalonar la recuperación norteamericana es la construcción y la vivienda.

Por su parte, la focalización en negocios estratégicos ha llevado a desarrollar capacidades y fortalezas que han permitido aprovechar las buenas oportunidades. Celsia, por ejemplo, ha creado una sólida base de generación de energía a partir de la mezcla de hidráulica y térmica. Según Andrés Sánchez, analista senior de valoración de CorpBanca Asset Management, Celsia logró un resultado muy favorable a partir del verano que ha venido golpeando al país. Durante el primer semestre, cuando fue necesario encender las generadoras térmicas, pudo vender energía a muy buenos precios. El precio promedio durante este periodo fue de $350 por kw, mientras que antes de la sequía fue de $150 por kw. Esto le permitió fortalecer la caja con un flujo positivo entre $500.000 millones y $700.000 millones; sin duda eso fue clave para capitalizar la oportunidad de comprar activos en Panamá y Costa Rica por US$840 millones.

El futuro

Hacia adelante, el GEA tiene un amplio panorama de posibilidades a partir de su plataforma internacional.

Una posibilidad evidente es llevar a la bolsa de Nueva York las acciones de algunas de las empresas que aún no se transan en esa plaza, como Cementos Argos o Celsia. “Es una consideración que estamos analizando desde hace varios años”, afirma Vélez, de Grupo Argos. “No hemos tomado ninguna decisión al respecto, pero es un camino que debemos explorar con interés y con entusiasmo, porque son mercados más grandes. El mercado colombiano nos valora, pero para hacer una emisión grande hay que buscar mercados grandes. En esa estrategia de crecimiento, no me cabe la menor duda de que uno de los elementos que debemos llegar a considerar es buscar bolsas internacionales, como el caso de Nueva York. Es una visión de mediano y largo plazo que evidentemente debe tener espacio”.

Vélez es entusiasta respecto a esta posibilidad. “El apetito internacional por compañías operativas es muy fuerte. Cementos Argos ya no tiene nada que no sea operativo, tiene presencia en mercados internacionales –como Estados Unidos, el Caribe, Centroamérica, Colombia–, tiene parte de sus ingresos en mercados emergentes y parte en mercados desarrollados y perspectivas muy sólidas. Es un buen objetivo para esos mercados internacionales”, agrega.

En el caso de las holdings, como el Grupo Argos, también sería posible llevarlas a escenarios internacionales, pero –como dice Vélez– “hay que presentarlas bien. La ventaja de Argos es su foco claro en infraestructura”, agrega.

Es necesario también considerar riesgos futuros. Uno de ellos es la posibilidad de que muchos inversionistas internacionales de capital que han llegado a Colombia en los últimos tiempos sean realmente capitales golondrina, que buscan oportunidades de corto plazo cuando le va bien a un país y levantan vuelo a la menor señal de cambio en sus perspectivas.

Sin embargo, David Bojanini, presidente del Grupo Sura, tiene confianza respecto a que ese no será el caso del GEA. “Cuando una persona o un fondo invierten en Grupo Sura, están invirtiendo en un portafolio diversificado geográficamente que incluye México, Chile, Perú, Colombia y Uruguay. El riesgo no depende únicamente de lo que pase en Colombia y eso le da más estabilidad a la presencia de estos fondos. Si en algún momento hay inversionistas que empiecen a desinvertir en Colombia, creemos que en el caso nuestro los fondos permanecerían estables y tranquilos”, explica.

Bojanini destaca que la creciente base de inversionistas internacionales muestra una fortaleza estructural y no una simple coyuntura motivada por el fenómeno JP Morgan. Actualmente, el Grupo Sura tiene entre sus inversionistas a más de 732 fondos internacionales. Vélez, del Grupo Argos, afirma que en el caso de esta acción los fondos internacionales que incluyen a la cementera en su portafolio ya llegan a 330, cuando hace unos años eran apenas 90.

Además, el interés por seguir creciendo, parece no estar apagado. Argos recibió autorización para emitir bonos por $1 billón. Los recursos podrían utilizarse en nuevas compras. Por ejemplo, la fusión de los gigantes cementeros Holcim y Lafarge creará oportunidades, pues estas empresas piensan salir de propiedades en América Latina.

Según Vélez, las posibilidades de crecer siguen vigentes. “Una vez que Cementos se enfoca, a finales de 2005 y se integran las ocho compañías, empieza un proceso de internacionalización en el cual nos concentramos en la cuenca del Caribe y toda la región. Ahora nos quedan faltando México y Brasil. Puede haber oportunidades en la fusión de Holcim y Lafarge. Le estamos dando una miradita… pero no hay nada adelantado. El territorio Argos es América. Vamos a buscar oportunidades en Canadá y Estados Unidos. Eso no quiere decir que no vayamos a tener competencia. Estamos listos y tenemos con qué”, señala.

Por su parte, hará falta ampliar el espectro de países donde se lleva a cabo la internacionalización. Nutresa, que ha sido líder dentro del grupo en el proceso de crecimiento internacional, ya abrió las puertas del mercado asiático con la compra de una participación en la compañía Dan Kaffe, en Malasia, y ha sido el socio para traer a Colombia la cadena Starbucks.

Otras empresas del grupo deberán seguir estos pasos y aventurarse en mercados que permitan compensar el riesgo latinoamericano.

En Colombia, el GEA enfrentará retos monumentales. Por ejemplo, Cemex acaba de anunciar el desarrollo de una megaplanta en Antioquia, el corazón de Cementos Argos, para competir y buscar un pedazo cada vez mayor del mercado de obras civiles, como los desarrollos de infraestructura y vivienda. Se conoció, además, que el Grupo Mexicano Lala está buscando activos en Colombia para entrar a competir en el sector de alimentos. Esta sería una competencia directa para Nutresa.

Al comenzar la primera década de este siglo, el GEA conformaba uno de los principales conglomerados de Colombia. La estrategia que ha venido ejecutando desde entonces le ha puesto en camino de convertirse en uno de los principales en América Latina, un objetivo que ya está logrando. Mucho va a depender de la forma como se desenvuelvan las economías del continente en los próximos años, pero las organizaciones del GEA están en la ruta. Su caso deja grandes lecciones para todas las empresas de este país.

***

Esto es el GEA
El Grupo Empresarial Antioqueño está conformado por tres grandes marcas: Grupo Argos, Grupo Nutresa y Grupo Sura.

En Grupo Argos están las inversiones en infraestructura, como Cementos Argos, Celsia y Epsa, y cruza propiedad con Grupo Sura, Bancolombia y Grupo Nutresa.

Por su parte, el Grupo Sura es dueño de Bancolombia, Sura Asset Management, la aseguradora Suramericana, y cruza propiedad con Grupo Argos y Grupo Nutresa.

Finalmente, el Grupo Nutresa es la cuarta compañía de alimentos de Latinoamérica. Dentro de sus marcas están Alimentos Zenú, Galletas Noel, Nacional de Chocolates, Colcafé, Meals, y Doria. En total, cuenta con 35 de las más reconocidas marcas de alimentos en Colombia y Latinoamérica.

***

En el fondo, Colombia es buena

El boom de fondos internacionales en Colombia es un hecho. Ello queda probado con la cantidad de estos vehículos de inversión que han comprado activos del GEA. En el caso del Grupo Sura, hay 732 que tienen 15,7% de acciones de esta compañía; en Grupo Argos, la presencia de fondos internacionales llega a 330 –hace cinco años no superaban los 90–, y tienen 8,67%. En Nutresa la proporción de acciones en estos fondos llega a 6,2%, para un total de 136. Según la Bolsa de Valores de Colombia, los fondos han comprado este año $7 billones en acciones y han vendido $5,38 billones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?