| 8/18/2016 12:00:00 AM

Estas serán las megaempresas colombianas del futuro

Los cambios en el ranking empresarial de las dos últimas décadas demuestran que las buenas ideas bien ejecutadas pueden convertirse en grandes negocios. Futurología.

En las dos décadas pasadas las empresas de petróleo, vehículos, comercio, bebidas, televisión, banca y telecomunicaciones fueron las grandes generadoras de riqueza y empleo en el país. Pero nada garantiza que estas mismas sigan liderando el ranking en los próximos 20 años.

Por eso, un creciente número de emprendedores que ha venido apareciendo en los últimos años en el mapa productivo colombiano se ha enfocado en nuevos sectores y, con apuestas innovadoras, planean convertirse en los grandes negocios del futuro. ¿Quiénes están en esta categoría?

Dinero consultó con expertos en temas de emprendimiento como la Corporación Ventures y Endeavor, y con los exgerentes de iNNpulsa Colombia, Catalina Ortiz y Daniel Quintero, sobre las empresas con mayor potencial hacia futuro, quienes sugirieron un grupo importante de estos negocios. Enfocadas en tecnología, educación, salud, alimentos saludables, servicios financieros y de medio ambiente, este nuevo grupo de compañías busca convertirse en las nuevas megaempresas de futuro. Estas son sus historias.

PayU

La necesidad que tenía un amigo común de recibir pagos con tarjetas de crédito en las ventas de productos a través de MercadoLibre y DeRemate les dio la idea a José Fernando Vélez, Santiago Espinel y Martín Schrimpff de incursionar con una empresa que ofreciera este servicio. Así nació en Bogotá PagosOnline en 2004, cuya exitosa trayectoria llamó la atención de la multinacional Naspers.com, que en 2011 adquirió la mayoría accionaria.

Hace tres años cambió su nombre a PayU y, tras comprar y fusionar hace un par de años a DineroMail y BCash, hoy factura 50 veces más que en 2011, está en el top de las cinco más grandes de América Latina en el negocio de pagos por internet, según José Fernando  Vélez, socio fundador.

CoSchool

Luego de trabajar en colegios públicos y privados, dos profesores, el colombiano Carlos Echeverry y el inglés Henry May, crearon en 2013 una compañía para fortalecer habilidades socioemocionales o no cognitivas en estudiantes de educación básica-media –de 10 a 18 años–, necesarias para lograr éxito a nivel académico y profesional. La metodología incluye talleres de 1 día, 1 a 2 semanas, 4 meses y el de formación de profesores. Según May, el objetivo es permitir que los jóvenes descubran y desarrollen sus pasiones y habilidades a través de experiencias reales en las cuales se vuelven agentes de cambio en sus comunidades.

En tres años han trabajado con 4.000 jóvenes –60% de bajos recursos– en 30 colegios de Bogotá, Cali y Chocó. La empresa vendió $310 millones el año pasado y este año planea facturar $800 millones. Ha logrado reconocimiento nacional de entidades como Ventures, en Colombia, y Unreasonable Institute de Estados Unidos.

Aktiva

Después de trabajar durante más de 20 años en el sector financiero, Pablo Santos y Álvaro Lobo habían acumulado gran experiencia y sabían las dificultades que tenían las Pymes para acceder a la financiación. Con la idea de solucionar estos problemas, crearon en Medellín Aktiva, que Santos define como “desarrollador de soluciones de financiación inteligente para el crecimiento empresarial”.

La firma utiliza un modelo de negocio innovador para canalizar recursos del sector financiero y el mercado de capitales a la financiación estructurada y a la medida a las empresas con alto potencial de crecimiento. Esto implica que los planes de pago son personalizados y flexibles. En cinco años, ya cuenta con tres filiales. La meta es lograr en los siguientes 5 años una cartera acumulada de $500.000 millones.

Brand Solutions

El consumo sostenible y la creación de conciencia ecológica ambiental es lo suyo. Esta compañía, creada en marzo de 2008 en Bogotá, tiene tres líneas: una de ecobolsas reutilizables –que vende en grandes superficies como Homecenter, Makro, Alkosto y Olímpica–; otra de artículos promocionales ecológicos, y una más que busca dar acceso a energía a comunidades en zonas apartadas por medio de lámparas solares que se distribuyen a través de una red de mujeres emprendedoras. Santiago Aparicio, uno de los fundadores, asegura que en la próxima década ve a su empresa liderando la promoción del consumo sostenible y la conciencia ecológica y ambiental del país y ayudando en procesos de sensibilización sobre educación ambiental.

Sequoia Space

Primero vendieron partes para satélites, luego se enfocaron en vender misiones satelitales completas y desde hace un par de años, a través de un spin-off, proveen servicios de monitoreo y analítica avanzada a partir de imágenes satelitales de la tierra. Así describe Iván Luna, su fundador, el trasegar de este emprendimiento, que hoy está dedicado a capturar información con una constelación de satélites pequeños de observación de la tierra, que luego se procesa en una plataforma de analítica para enviar a los usuarios finales información que van desde agricultores hasta encargados de conservación ambiental, prevención y atención de desastres, logística, infraestructura, petróleo y gas, entre otros. La empresa planea crear a futuro un ecosistema regional aeroespacial que permita el acceso al espacio para todos.

Alcagüete

En 2013, una conversación informal de tres amigos terminó en la creación de una empresa. Pedro Mejía recuerda que desde la época de colegio soñaban tener un emprendimiento social. Así nació Alcagüete, como una empresa con sentido social, sostenible para la sociedad y que busca trascender. Su producto central son cajitas de snacks saludables para compartir, cuyas ventas permiten financiar refrigerios para niños de escasos recursos. La firma comenzó en 2014 con 1.000 productos en tres referencias y a finales de este año  venderá 250.000 en 8 referencias que producen en dos plantas. Están presentes en 350 puntos de venta y ya han donado 180.000 refrigerios a niños de todo el país. Para Mejía, el modelo de negocio tiene mucho potencial y ya están trabajando con un cliente potencial en Panamá y planean ingresan a Estados Unidos. El nuevo sueño de estos emprendedores de aquí a 10 años es que Alcagüete sea una compañía referente para compartir y se utilice el verbo ‘alcagüetear’ para hacer actos de bien.

Wiesner Healthcare

Un pequeño dispositivo utilizado por los hombres que sufren de incontinencia –no permite filtraciones de orina– está causando furor en Amazon y en eBay. Con la promesa de dar ‘confianza y comodidad durante todo el día’ a sus usuarios, este dispositivo creado por la empresa colombiana Wiesner Healthcare Innovation ha logrado un crecimiento mensual en sus ventas de 10%, desde su lanzamiento en 2014.

Juan Felipe Vélez Wiesner, el emprendedor detrás de la compañía, explica que el diseño se basó en sistemas de impresión 3D, que permitió desarrollar un producto ágil y hoy es el producto de su categoría con mayor aceptación en los canales online de Estados Unidos. En 2014 alcanzó ventas por US$50.000, el año pasado de US$120.000 y este año podría llegar a US$250.000. La compañía trabaja en otros productos para brindar calidad de vida a través de la medicina, la tecnología y el diseño, dice Vélez Wiesner.

iData

Una empresa paisa sueña con convertirse en líder en el negocio de Big Data Analytics. Creada por Víctor Hoyos y Bayron Quintero, un estadístico y un economista que se conocieron trabajando con datos para identificar riesgos de crédito en una entidad financiera decidieron en 2012 crear una compañía enfocada en el diseño de modelos predictivos soportados en datos para guiar la toma de decisiones empresariales.

Bayron Quintero señala que iniciaron con un cliente en el servicio denominado ‘Analytics as a service’ y en este momento cuentan con más de 30 clientes. De ventas por $8 millones hace cuatro años, este año planean facturar $1.600 millones y, con el apoyo de ProColombia, están avanzando para conquistar clientes de Chile, Perú y Argentina.

Ubidots

En cinco años, más de 20.000 millones de nuevos dispositivos estarán conectados a la red a través del Internet de las Cosas (IoT, por su sigla en inglés), midiendo cuánto caminamos, cuánta energía consumimos o qué lugares frecuentamos, entre otros temas. Esto motivó al ingeniero electrónico Agustín Peláez –recién llegado en 2012 de Alemania y Francia, donde trabajó para Airbus Space– a unirse con los socios de Ubidots para desarrollar una plataforma de telemetría que permite entender los datos generados por millones de sensores y logra que las empresas o ciudades puedan convertirlos en inteligencia de negocio y tomar mejores decisiones, dice Peláez.

Después de pasar por la aceleradora MassChallenge de Boston, comenzaron a vender servicios locales a la media y consolidaron un producto que ya se vende en Colombia, Estados Unidos, Brasil y Chile y permite, entre otras cosas, ahorrar agua en cultivos de vino, optimizar las rutas de ambulancias y monitorear energía generada por paneles solares. Planean lograr 200 clientes en 2017 y que en 10 años uno de cada 10 dispositivos de IoT esté conectado a través de Ubidots.

Groncol

Un equipo interdisciplinario que incluye biólogos, ingenieros y arquitectos se ha convertido en la mezcla perfecta para una compañía dedicada a desarrollar proyectos sostenibles para la construcción. Los proyectos de esta empresa, creada en 2009 por los ingenieros Mario España, Juan Carlos Rebolledo y el arquitecto Nicolás Borda, tienen cuatro características: un impacto ambiental significativo; precios razonables, mejora en la calidad de vida de las personas y ser técnicamente viables. Hasta el momento la compañía ha construido más de 180 proyectos con infraestructura vegetada.

Pablo Atuesta, uno de los socios, asegura que el sueño es “literalmente forrar de verde las ciudades de Colombia”. Ya en Bogotá han instalado 150.000 m2 de zonas verdes y la meta es seguir creciendo en el país. El año pasado alcanzaron ventas por $10.600 millones y un crecimiento de 88%, explica.

Grability

Un reencuentro en Nueva York de dos amigos caleños, Sebastián Mejía y Simón Borrero, dio origen en 2013 a una de las empresas de mayor crecimiento en los últimos años, especializada en mejorar la experiencia de compra a través de la telefonía móvil por su software más intuitivo y visual. Dos meses después de creada ya tenía como cliente al Corte Inglés de España y con el ingreso de dos inversores, Chris Burch –cofundador de Tory Burch– y Marcello Bottoli –ex CEO de LVMH– comenzó la expansión. Sebastián Mejía dice que hoy tienen presencia en los cinco continentes, 90 colaboradores y atiende ocho grandes compañías, entre ellas Walmart. En Colombia impulsan Rappi, empresa que tiene  un crecimiento vertiginoso en el mercado latino.

Widetech

Tras perder su trabajo por el cierre de la empresa en que laboraba, en 2009 Jaime Arbeláez decidió hacer empresa por cuenta propia dedicada a la tecnología de posicionamiento satelital, que incluye el servicio de monitoreo vehicular. La compañía inició con un colaborador y en seis años genera 120 empleos en Colombia y México, y cuenta con 750 colaboradores indirectos en América Latina a través de 160 franquicias.

Las ventas, según Arbeláez, alcanzan un crecimiento de 35% anual y actualmente cuentan con 85.000 dispositivos monitoreados –instalan 2.500 nuevos cada mes–. Para 2017 planean abrir operaciones en Brasil y en 10 años esperan tener más de 3 millones de dispositivos activados y contar con una plataforma orientada al internet de las cosas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?