| 11/27/2014 12:00:00 AM

Formación en valores

El Rosario de Barrancabermeja

Con la reversión de la Concesión de Mares en 1951, no solo se creó la primera estatal petrolera, Ecopetrol; también se dio vida al primer colegio para hijos de los trabajadores de la petrolera que vivían en el puerto: el Colegio El Rosario, cuyos estudiantes obtuvieron este año un destacado resultado en el ranking de Dinero, ocupando el segundo lugar en la región para colegios Calendario A.

Desde 2001, El Rosario es administrado por Aspaen –Asociación para la Enseñanza que promueve un tipo de educación con valores y principios católicos– y en los últimos 7 años ha estado en la lista de los 50 mejores colegios del país y, en los últimos dos, entre los 10 mejores del calendario A.

Edgar García, su rector desde hace siete años, explica que el éxito académico se sustenta en dos pilares: profesores calificados y en constante capacitación –muchos cursan especializaciones o maestrías– y, por el otro, el acompañamiento permanente de la familia en el desarrollo del niño.

El proyecto educativo se basa en la excelencia “primero, en función de la persona; es decir, el niño, conocerlo bien, saber cómo es su entorno y su familia y a partir de allí se crea un proyecto de vida”, explica García, quien en estos momentos cursa una maestría en tecnología educativa que dictan el Instituto Tecnológico de Monterrey y la Unab de Bucaramanga.

El colegio cuenta en estos momentos con 710 alumnos y 53 profesores que de manera constante se capacitan en argumentos metodológicos y didácticos para lograr un aprendizaje significativo, que siguen las pautas de la educación personalizada. Con un enfoque personalizado y en valores, el colegio busca formar buenos ciudadanos.

Volver al especial Los Mejores Colegios de Colombia 2014

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?