| 5/23/2012 6:00:00 PM

Los embajadores criollos

Estos son los colombianos que lideran en el exterior las operaciones de las más importantes compañías nacionales. Sus increíbles historias.

Hace apenas un lustro, las expectativas de las empresas colombianas en el exterior no eran muy altas. Eran tiempos difíciles, pues mercados tradicionales como el de Venezuela se cerraban y nadie daba un peso por el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

El llamado del Gobierno fue tajante: “salgan a conquistar nuevos mercados”. Y a fe que lo han logrado. No solo el volumen de las exportaciones nacionales obtuvo en 2011 una cifra récord, sino que la inversión directa de Colombia en el extranjero se disparó a US$6.500 millones, desde menos de US$1.000 millones registrada en 2007, según el Banco de la República.

En los últimos años, las empresas colombianas han remontado su mercado local, traspasado las fronteras y aprovechado las ventanas de oportunidad abiertas por la crisis. Así, una compañía como EPM logró quedarse con negocios de energía en Centroamérica, el Grupo Sura realizó una de las movidas más grandes de empresas latinoamericanas al adquirir los activos de ING en la región y Argos compró plantas en Estados Unidos, entre otras operaciones. 

Además, ISA siguió con su plan de expansión y desarrolló nuevos negocios como las concesiones viales y las telecomunicaciones, el Grupo Familia ha venido colonizando la región y las empresas de ingeniería también se están quedando con proyectos de infraestructura en otros países.

En la actualidad, buena parte de los negocios más grandes en el continente tienen sello colombiano. Pero ahora la meta es cruzar el Atlántico –o el Pacífico– y seguir viendo oportunidades donde otros ven crisis y caos.

Al frente de estas operaciones, en muchos casos, están colombianos que se han convertido en embajadores del talento y la capacidad de trabajo nacionales. Estos son algunos de ellos.

ESTADOS UNIDOS
EN LA CAPITAL PETROLERA DEL MUNDO

Hace 20 años, cuando terminó su posgrado y regresó al país para comenzar una exitosa carrera en Ecopetrol, Gabriel Osorio no se imaginó volver a vivir en Estados Unidos: “No me mataba la idea”, señala. Pero hace dos años cambió de opinión debido a que le propusieron montar en Houston, la capital petrolera del mundo, las oficinas de Ecopetrol América, filial que maneja las operaciones en el Golfo de México. “Tuvimos que llegar a buscar casa, colegio y universidad. Mi esposa renunció a su trabajo porque consideramos que esta era una muy buena oportunidad”, dice Osorio, quien antes era vicepresidente de producción de Ecopetrol y suspendió su contrato.

Está orgulloso de haber arrancado una oficina de cero y buscar el personal con cazatalentos, pues tiene personas muy calificadas a las que debió remunerar por encima del promedio para traerlos a trabajar en una petrolera no tan conocida como sus competidores. “Hoy son ellos los que nos llaman”.
De Houston destaca su vida cultural, los restaurantes, el coleo y la Nasa y admite que allá, paradójicamente, ha tenido más oportunidades de ir a conciertos para ver a artistas como Juanes y Shakira.

CHINA
CHINA, CUESTIÓN DE PACIENCIA


Aunque Juan Diego Villegas vivió en China entre 2005 y 2007, cuando estuvo aprendiendo mandarín estaba seguro de que a su regreso en 2011 encontraría un país radicalmente diferente al que recordaba. “En esos cinco años, el país logró convertirse en la segunda potencia mundial, desarrolló enormemente su infraestructura y, más importante aún, modificó las formas laborales de sus habitantes que hoy reconocen con mayor fuerza su posición en el mundo”, dice. Este representante de la empresa colombiana Ennovva asegura que la clave del éxito en ese país radica en conocer cuidadosamente el sector al que se quiere llegar, la perseverancia, la paciencia y el tiempo para alcanzar logros. “En China, dice, las labores comerciales exitosas son aquellas que tienen una meta definida y un plan a seguir riguroso y delicadamente trazado, casi como un reflejo de la planificación a largo plazo del gobierno chino”.

JAPÓN
HACIA ASIA

Santiago Pardo
es el director para Asia de Federacafé. Llegó a Tokio en agosto de 2011. Lo primero que le impresionó al llegar a ese país fue la gran capacidad que tuvo el Estado, y en particular los japoneses, para recuperarse del desastre que ocasionó el terremoto y posterior tsunami durante febrero de ese año. Para él, Tokio es una gran ciudad en todo el sentido de la palabra, y tiene un encanto especial por la mezcla que existe entre la tradición de la cultura japonesa y metrópoli tecnológica, que realmente es para admirar. “Los colombianos somos muy bien recibidos en este país, y la Federación Nacional de Cafeteros es una institución muy respetada en Japón, pues este año la oficina cumple 50 años de estar aquí. En este país, y en general en la cultura asiática, valores como el compromiso de largo plazo y la tradición son dos temas muy apreciados. El café y la FNC son todo un símbolo de Colombia en el Japón”, puntualiza.

ARGENTINA
EN BUENOS AIRES TODO ES FÚTBOL


Juan Enrique Navarro está trabajando con el Grupo Familia desde 1999. “Tengo una larga experiencia en mercadeo, ventas y en el área comercial. En 2009 la compañía adquirió una empresa de protección femenina (toallas higiénicas), pañales para adulto y para bebé con participación importante en el mercado argentino. Es la planta que abastece Mercosur”, dice este hincha del Nacional.

La compañía que dirige Navarro se llama Algodonera Concahua y es conocida con el nombre de Grupo Familia Argentina. Esta firma tiene 22% de participación en el mercado de protección  femenina y 15% en incontinencia adulta. Igualmente, participa en el negocio de pañales con el 4% del mercado. Aunque extraña la tradicional frijolada de los sábados en casa, destaca que en ese país se come bien. Además, su pasión por el fútbol lo ha llevado a visitar diferentes estadios como los de Boca, River, Independiente y Racing. Para él, el mundo de los negocios en Argentina está muy agitado, pues hoy “el país es lo más cercano a Venezuela que hay en este momento en el continente”.

BOLIVIA
CON ALTURA


Para conquistar el mercado boliviano, ISA le encomendó en septiembre 2011 a Juan Manuel Domínguez la gerencia en ese país. “Tienes que estar a la ‘altura’”, le decían con mofa sus amigos. Hoy la firma colombiana es el segundo transportador de energía de ese país y con planes de seguir creciendo. “La experiencia de vivir en otro país latinoamericano enriquece mucho a empresas internacionales como ISA, dado que nos permite tener mayor capacidad de adaptación a nuevos mercados y culturas, incluso fuera del contexto latinoamericano”, afirma Domínguez, quien aprovecha los pocos momentos libres para visitar el fuerte Inca de Samaipata, un satélite de Machu Pichu, los viñedos de altura (a 1800 metros sobre el nivel del mar), el salar de Uyuni, con la mayor reserva de litio del mundo, y el lago Titicaca.

MÉXICO
POR ENTRE UN TUBO

Después de varios años como gerente financiero, en septiembre de 2010 el Grupo Mundial le dio la oportunidad a Andrés Echavarría Vargas de ir a México como director regional de O-Tek –la compañía más joven del grupo, del sector de aguas–, con sede en la ciudad de Aguascalientes.

Esta experiencia ha sido retadora y satisfactoria. Le ha permitido acompañar a un equipo humano que tenía ya varios años operando, compartir sus experiencias y aprender de su cultura. Igualmente, hacer una interesante transición, pues la empresa llevaba 9 años como comercializadora y solo uno con operaciones de planta. “Como vengo de una nación donde el agua abunda, me impactó llegar a un sitio donde cada gota de agua tiene gran valor porque escasea. Me llama la atención el idioma, pues aunque compartimos el castellano, existen palabras y nuevas acepciones que todos los días aprendo. Esta experiencia me ha dado la oportunidad de estar con mi esposa y mis dos hijos muy intensamente y disfrutamos vivir en un país con una cultura muy arraigada y una ciudad donde aún le dan gran trascendencia y valor a la familia”, señala.

BRASIL
A LA CONQUISTA DE UN GIGANTE

Con los brazos abiertos recibió Brasil a Andrés Roberto Gómez Zuluaga, el gerente de Carvajal Información. Es un país tan grande que será difícil que con el poco tiempo que le queda a este ejecutivo pueda conocer todas sus regiones y atractivos. “Trabajar en Brasil hace que la experiencia profesional sea absolutamente rica, entre otras cosas porque se trata de un país con una inmensa diversidad de culturas y hábitos de consumo generado por su tamaño continental que, sumado al creciente desarrollo económico y tecnológico, exige flexibilidad y velocidad en la toma de decisiones para ser competitivo en este exigente mercado que ofrece grandes oportunidades de crecimiento para la empresa”, cuenta.

Gómez Zuluaga cree que esta oportunidad en el extranjero es una oportunidad fantástica, pues se trata de un país con una belleza incuestionable y su gente se parece a la colombiana en su forma de acoger al extranjero y el estilo de vida alegre. “Brasil te ofrece gran cantidad de opciones gastronómicas y culturales, sumado a la oportunidad de aprender un idioma muy lindo, cualquiera se amaña”, asegura.

EL SALVADOR
CON LOS BRAZOS ABIERTOS

Hernando Suárez Sorzano
es el vicepresidente de Banca Personas Banagrícola, entidad financiera que adquirió Bancolombia en 2006. Llegó hace cuatro años y tres meses a El Salvador en compañía de su esposa. Vive en la capital, San Salvador, una ciudad que califica como muy bella y fácil de recorrer.“Desde el día en que llegamos la gente ha sido muy amable, espontánea y sincera, lo que hace muy fácil adaptarse y conocer los diferentes sitios turísticos de la mano de amigos locales, que por ser llamada “El Pulgarcito de América” hace que las distancias sean muy cortas”, señala. Afirma que hay un excelente ambiente para los colombianos en El Salvador. Prueba de ello es que este ejecutivo ve cada día más compañías llegando a ese país con el propósito de invertir.

COSTA RICA
UN NEGOCIO DELICIOSO

Diego León Paz Restrepo
es el gerente de Galletas Pozuelo, la compañía que el Grupo Nutresa compró en 2005 para fortalecer sus operaciones en Centroamérica.

Costa Rica y su cultura de la paz, la educación y la preservación del medio ambiente la convierten en un país ideal para cualquier ciudadano del mundo. Allí se conserva una mezcla muy particular entre el modernismo y la tradición local; donde la convivencia de esta mezcla se convierte en su principal atractivo. “La característica de los ticos y, más que una frase, es su estilo de existencia, es su cultura, cuidan mucho el equilibrio entre la vida personal y profesional, convirtiéndolo en un valor que para ellos no es negociable. Sienten gran empatía por los colombianos, admiran nuestra capacidad de trabajo y de innovación”, dice.

Su experiencia hasta hoy ha sido positiva, logrando que esa interacción cultural genere progreso para toda la compañía. “El gran reto que tenemos los ejecutivos que trabajamos fuera de Colombia –señala– es asegurar un equilibrio permanente entre el aprender y el transferir, asegurando el crecimiento rentable de las operaciones y el progreso de nuestra gente, pilares fundamentales de la estrategia organizacional”.

JAPÓN
EN EL PAÍS DEL SOL NACIENTE

Hace 18 años, Eduardo Cárdenas decidió comenzar una empresa que exportara y comercializara alimentos procesados y frutas colombianas en el continente asiático. Así nació Naturandina, junto con su relación con Japón, donde actualmente se encuentra. “El negocio fue concebido para impulsar nuestros productos agroindustriales en Japón y otros países de Asia. En los últimos años nos hemos especializado en el suministro de productos congelados dentro del segmento institucional –formado por restaurantes, hoteles, aerolíneas y universidades–”, comenta Cárdenas.

En este momento, la empresa la conforman 43 personas y también comercializa en el lejano oriente productos que provienen de Chile, Perú, Brasil y Costa Rica, entre otros. De hecho, los alimentos colombianos representan cerca de 20% de la actividad de la compañía en la actualidad.

PANAMÁ
DOS SON MULTITUD

Jorge Vélez
es actualmente el presidente de Interbolsa en Panamá. Él está casado con Ana María Henao, colombiana también y quien se desempeña como gerente general de Colgate Palmolive en el país. Se trata de una historia que se ha vuelto común: la de parejas de ejecutivos, que logran una exitosa carrera y una ejemplar vida familiar.

“Llegué hace tres años a Panamá. Venía de México, donde trabajé con Carvajal ayudando en el montaje de la operación de Cargraphics que ofrece servicios de impresión digital. Estuve allí hasta 2010”, explica Vélez. Según él, en Colgate Palmolive le hicieron una nueva oferta a su esposa, quien era en México la gerente de nuevos productos de esa firma: el reto era hacerse cargo de la operación en Panamá. “Pensé -recuerda- en tomarme un año sabático y me vine con mi esposa a Panamá; sin embargo, no pude cumplir con mi plan porque me ofrecieron trabajo en Interbolsa”.

PERÚ
CONSTRUYENDO PUENTES

La compañía de construcción Sainc incursionó en el mercado peruano en 2010 y a la fecha cuenta con obras adjudicadas por más de US$45 millones. “Hemos participado en concesiones de cárceles, licitaciones para la construcción de hospitales, centros comerciales, vías y participamos en diversas licitaciones con el Estado dentro de las que se encuentra la concesión de una vía de 440 kilómetros al sur de Perú”, comenta Juan Carlos Velásquez Urrego, gerente de la constructora en Perú.

Uno de los mayores desafíos de esta firma fue crear un nombre, un prestigio y una posición en el mercado, pues nadie en ese país conocía a esta firma colombiana. “Sainc sucursal del Perú se convirtió en mi mayor reto personal, profesional y familiar, pues no podía ser ajeno a la responsabilidad que había delegado en mí la junta directiva de la compañía. Lógicamente, dice, no he asumido este reto solo, también lo han asumido mi esposa y mis dos hijos”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?