| 2/16/2012 10:00:00 AM

Los American Idols

Tras la exitosa emisión de acciones de Bancolombia en Nueva York, Davivienda y Aval se preparan para entrar a ese mercado este año. Con ellas ya serían 12 las compañías colombianas en Wall Street.

Bancolombia arrancó el año lanzando una apetecida emisión de acciones por $1,63 billones, de los cuales casi la tercera parte se obtuvo a través de American Depositary Receipts (ADR, certificados que se transan en la Bolsa de Nueva York). Este éxito en Wall Street es una señal positiva sobre lo que espera a los emisores latinoamericanos en 2012. En medio de la incertidumbre global, los papeles de latinos aparecen entre los más atractivos para los inversionistas, que no tienen muchas alternativas rentables. ¿Será este el momento para que más empresas colombianas salgan al ruedo en la Gran Manzana?

Colombia es hoy un emisor estrella. En 2011, la bolsa colombiana realizó emisiones por cerca de $13 billones y el Financial Times destaca que durante el segundo semestre del año anterior, el mercado de valores colombiano generó un volumen de nuevas emisiones superior al de Brasil.

Además, el país es visto como uno de los focos de crecimiento en el mundo, con defensas para soportar un contexto de crisis global. La consultora Control Risks señala a Colombia como uno de los mejores refugios para sobreaguar una profundización de la crisis internacional, debido a su mezcla afortunada de factores políticos y económicos.

Al mismo tiempo, existe la necesidad de generar estrategias frente a la oleada de adquisiciones que se espera en América Latina. A las compañías colombianas les conviene capitalizarse a fondo para adquirir activos en sus planes de internacionalización, pues ya existe una competencia intensa por compras en la región.

Si bien los mercados de consumo de los países desarrollados están estancados, muchas grandes empresas y fondos en esos países cuentan hoy con billones de dólares en liquidez, ya que no tienen buenas alternativas de inversión y se espera que aceleren pronto sus compras en América Latina, región que les ofrece mercados en expansión, algo invaluable en el mundo actual.

Si las empresas colombianas aspiran a consolidarse como jugadores de peso en la región, no pueden tener una actitud pasiva frente a este fenómeno. Tienen que levantar capital y la plaza para conseguir esa plata se llama Nueva York.

Bancos, en primera fila

No es casual que los bancos colombianos sean protagonistas en la tendencia. La banca nacional entiende bien que su tamaño actual es pequeño frente al potencial. El mandato de crecimiento externo está en la agenda.

Bancolombia es el emisor colombiano que tiene mayor tradición en Nueva York, pues está allí desde los años 90. Su actividad en ADR siempre ha sido seguida por una adquisición de gran magnitud. En 1995, el Banco Industrial Colombiano (BIC) listó sus acciones en Nueva York y dos años después consiguió US$48,9 millones que le permitieron fusionarse con el Banco de Colombia. En 2000, Bancolombia volvió a emitir y los recursos le sirvieron para salir fortalecido de la crisis financiera. Siete años después, tocó las puertas de Wall Street para levantar US$480 millones que empleó en la compra del salvadoreño Banagrícola.

La emisión de 2012 y, en particular, los US$306 millones que se obtuvieron en ADRs han sido interpretados como señales de que el banco va de nuevo por este camino. Bancolombia preparó cuidadosamente esta emisión y duró tres meses ‘maleteando’ la venta en road shows internacionales.

Aunque Carlos Raúl Yepes, presidente de Bancolombia, insiste en que los millonarios recursos son para acompañar el crecimiento de la cartera de crédito en nuestro país –que se espera aumente este año entre 15% y 20%– y para preparase ante las nuevas exigencias de capital que vienen con Basilea III, muchos analistas creen que se estaría cocinando una adquisición importante.

Yepes afirma que, si bien una entidad como la que él dirige siempre busca oportunidades para tomar posiciones de liderazgo en países con reglas claras y buenas perspectivas de crecimiento, “hoy no se encuentran muchos que quieran vender y los que están a la venta están muy caros”.

Por su parte, el Grupo Aval, el conglomerado financiero más grande del país, con una fuerte presencia en Centroamérica a través del BAC Credomatic, está preparado para ingresar a Wall Street. “En los últimos años, nos hemos estado preparando para eso: registrándonos en la SEC (regulador del mercado de valores estadounidense), reconciliando nuestra contabilidad a estándares contables US GAAP (Generally Accepted Accounting Principles), preparando toda la organización para cumplir con temas de controles y de gobierno corporativo de acuerdo a lo dictado por la Ley Sarbanes-Oxley, obteniendo la calificación internacional de grado de inversión y efectuando una emisión global de papeles de renta fija”, afirma Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, presidente del Grupo Aval. “Si bien son procesos que toman tiempo, ya hemos hecho lo más complicado”, agrega. En su reciente emisión de bonos Aval consiguió US$600 millones y fue sobredemandada diez veces.

Davivienda, por su parte, planea salir con ADR a finales de este año, que estarían antecedidos por una emisión de bonos por US$500 millones que ocurrirá entre el segundo y el tercer trimestre. Efraín Forero, presidente del banco, ha dicho que arrancaría con el nivel más básico de ADR, donde las transacciones se hacen en el mercado de mostrador. Forero afirma que, si bien acaba de hacer una gran compra, la institución cuenta con recursos suficientes para financiarla. Sin embargo, no descarta que, en caso de ser necesario, saldría a buscar el dinero que le haga falta.

Por su parte, Interbolsa entró al mercado de los ADR en Nueva York en 2010, en el nivel más básico. Por ahora no planea avanzar a un nivel más alto, pues, según su presidente, Rodrigo Jaramillo, la meta es sacarle jugo al enorme ‘vitrinazo’ que ofrece la mayor plaza del mundo.

¿Y los demás?

La posibilidad de alcanzar recursos en bolsas del exterior y tener una mayor visibilidad de los inversionistas mundiales ha llevado a empresas de otros sectores a mirar hacia Nueva York. Ecopetrol, Grupo Sura, Nutresa, Argos, ISA, Éxito e Isagen ya están en Wall Street. Si Aval y Davivienda entran, al final de este año habría 12 empresas colombianas con ADR en Nueva York.

Hay una tendencia internacional en marcha: el creciente interés de las empresas latinoamericanas por emitir en Nueva York y se espera que 2012 sea un año de gran actividad. La cementera peruana Pacasmayo –del grupo Hochschild–, el grupo Adecoagro y Arcos Dorados Holdings (Mc Donald’s en América Latina) son algunas de las empresas de la región que se han listado en el último año en el mercado neoyorquino.

El Wall Street Journal señala que se espera más de una docena de nuevas emisiones de ADR latinos en 2012 en Nueva York, y también es posible que se emitan papeles similares en las bolsas de Londres, Madrid y Hong Kong. Según este diario, los movimientos de los papeles de empresas latinoamericanas aportan cerca de US$3.500 millones diariamente a la liquidez del mercado.

La pregunta es si las empresas colombianas lanzarán pronto nuevas emisiones y buscarán elevar la categoría de sus papeles. La mayoría de ellas tienen ADR nivel 1, mientras que el máximo es el Nivel 3.

Voceros del Grupo Éxito confirman que su ADR, les ha dado trayectoria y credibilidad internacional, que se reflejó en la emisión de acciones del año pasado. Si bien se hizo en Colombia, tuvo muchos compradores externos, al punto que estos pasaron de tener 5% de la compañía 10%.

Isagen cerró 2011 con su acción inscrita en Nueva York con el ADR nivel 1 y espera en el corto o mediano plazo subir al nivel 3. “No sabría si este año se da, porque depende de la velocidad con que tengamos que invertir y si necesitamos recursos o no. En la última subasta de energía presentamos un proyecto de generación cuya inversión se acerca a los US$4.800 millones. Aunque no quedó, hay que estar listos para las próximas subastas. Ahí aparecería la necesidad de recursos y se aceleraría una búsqueda de estos en la Bolsa de Nueva York”, afirma Luis Fernando Rico, presidente de la firma.

En ISA, Nutresa, Grupo Éxito y Cementos Argos no tienen en sus planes de corto plazo cambiar su nivel de ADR, pero tampoco lo descartan a futuro.

“Por ahora no tenemos planes de emitir ADR Nivel 3. Pero sí está entre las posibilidades a futuro, si tuviéramos necesidades mayores de capital para financiar algunas adquisiciones”, afirma Carlos Enrique Piedrahita, presidente de Nutresa. “Seguimos en el proceso de búsqueda de adquisiciones, que estimamos poder financiar en el futuro previsible con el flujo de caja propio y la capacidad de endeudamiento ampliada después de la exitosa emisión de acciones de 2011. Nuestra capacidad de inversión actual es de US$1.000 millones”.

Ecopetrol, que es la única colombiana en ADR nivel 2, tampoco ve una necesidad inmediata de nuevos recursos, gracias a los altos precios del petróleo. No obstante, su ambicioso plan de inversiones hace que la venta de acciones en Wall Street no sea lejana. La petrolera ya cumplió con los requisitos de ley para dar ese paso, al haber realizado dos emisiones en Colombia.

En el Grupo Sura podría ocurrir algo similar. Su presidente, David Bojanini, dice que avanzar del nivel 1 de ADR al 3 para efectivamente transar sus acciones en Nueva York es una iniciativa interesante, pero no tienen un proyecto específico en ese frente. Sin embargo, el proceso de expansión de Sura, tras la compra de los activos de pensiones de ING en América Latina, implica retos que podrían empujarla a emitir en Wall Street.

La coyuntura actual es positiva y parecería difícil de repetir. Según el Bank of New York Mellon, el mayor custodio de ADR del mundo, el año pasado 51 emisores consiguieron US$14.800 millones. De ellos, 13 fueron latinoamericanos.

La expectativa de nuevas fusiones y adquisiciones es el motor de la tendencia. Y, aunque existe el temor a la profundización de la crisis, las empresas saben que no pueden quedarse dormidas.

Se espera que cerca de 50% del PIB mundial se genere en los países emergentes para 2014, mientras en 2004 ese porcentaje era 25%. América Latina está en el centro de esta tendencia. Una encuesta de las firmas IntraLinks y MergerMarket entre especialistas en adquisiciones en el mundo encontró que 70% de ellos espera una aceleración de las adquisiciones en América Latina en 2012, la más alta del mundo.

Valdría la pena aprovechar el momento, pues son circunstancias que no se repetirán fácilmente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?