| 2/19/2014 8:00:00 PM

Los 10 mejores

Estos diez senadores tuvieron actuaciones que marcaron la diferencia en un escenario legislativo conflictivo y anárquico, donde ocurrieron históricos errores como la aprobación de una reforma judicial que no resistió el examen de la Corte ni de la opinión.

1.- JUAN MARIO LASERNA
TÉCNICO Y AGUDO


A sus conocimientos técnicos atribuyen propios y extraños el éxito del debate que realizó Juan Mario Laserna, al lado del senador Jorge Robledo, sobre la posición dominante que le costó una millonaria multa a la multinacional Claro. Experto en el tema fiscal, puso ojo avizor sobre el régimen de regalías y fue uno de los principales críticos del proyecto de exploración La Colosa en el departamento del Tolima.

Llenó parte del vacío dejado en el Congreso por la ausencia de conocedores de los temas económicos como Hugo Serrano Gómez, Víctor Renán Barco y Luis Guillermo Vélez Urreta.

Más allá de la simple prolijidad, en sus iniciativas se advirtió siempre una concepción estratégica. Así lo muestran proyectos como aquel que buscó estructurar una política industrial que tendría como pivotes la competitividad, la innovación y la generación de empleos calificados.

Su propuesta de incorporar al Emisor al sistema regido por el Banco de Pagos Internacionales, fuente de cooperación monetaria y financiera entre bancos centrales, se perdió injustamente frente a las prioridades definidas por la Secretaría, que seguía orientaciones del Gobierno y las bancadas mayoritarias.

Es probable que el sistema de bancadas y vocerías únicas haya limitado su trabajo, pero es seguro que él supo hacerle esguince a la “disciplina para perros” y asumir posiciones independientes. Prueba de ello es que integró un tándem con senadores que están en orilla distinta a la suya –Jorge Robledo y Alexander López– para tratar a fondo el problema de los monopolios.

2.- JUAN MANUEL GALÁN
EL COMBATIVO


Su condición de presidente de la Comisión Primera del Senado, la más congestionada del Congreso, no inhibió su ejercicio integral como parlamentario. En los debates no se encasilló solo en temas relacionados con su formación jurídica, sino que abarcó un espectro amplio que incluye temas como la seguridad aérea y el tratamiento terapéutico para adictos a sustancias psicoactivas.

Se ocupó también de la suerte de las entidades territoriales en relación con el régimen de regalías. Quizás no tiene el garbo dialéctico de su padre, pero algo es cierto: ha tenido una propuesta legislativa diversa. Así lo atestigua el contenido de los cuatro proyectos en los que actuó como ponente y los dos de su autoría. Uno de ellos servirá para dinamizar las reglas en los procesos de extinción de dominio, otro para regular la actividad de la pesca y la acuicultura, y uno más para prevenir el prevaricato en la toma de decisiones por parte de servidores públicos. Figuras como la de Horacio Serpa no van a opacar su nombre dentro de la lista del Partido Liberal.

3.- RODRIGO VILLALBA
LA CAUSA AGRARIA


No solo habilidad política, sino también su conocimiento del sector agropecuario, permitieron que este exministro de Agricultura asumiera la vocería en el Congreso de la causa cafetera. Entre sus seis debates de fondo, más otros en los que no era el citante principal, desnudó las debilidades de la política agraria.

Sus argumentos lo habilitaron para pedir el establecimiento de un precio mínimo al productor del grano y la exclusión del régimen tributario de gravámenes sobre insumos agrícolas. Su partido, el Liberal, encabezó con ese debate una selección de las mejores intervenciones de su bancada en el Congreso.

En la recta final de la última legislatura fue designado por méritos como ponente del proyecto de mantener dos puntos del impuesto del 4 x 1.000 para atender necesidades apremiantes del sector agrario. Es universal en el manejo de los temas y juicioso en su estudio. Así lo ha demostrado desde los años 90, cuando debutó en la Cámara.

4.- JORGE ENRIQUE ROBLEDO
EL BELIGERANTE


Sus críticos lo llaman “el doctor No” y creen que su escepticismo es calculado y representa su mejor arma política. Para ellos, a este congresista nada le sirve: ni el programa de viviendas gratis, ni los programas de restitución de tierras, ni nada de nada. Sin embargo, nadie puede negar la calidad de sus debates, normalmente fundados en evidencias y aderezados con argumentos que suscitan reflexiones de fondo.

Pero de la misma manera como estuvo presente en grandes temas de la agenda, brilló por su ausencia en las discusiones sobre el mayor descalabro en la historia reciente de Bogotá: el carrusel de la contratación de los hermanos Samuel e Iván Moreno Rojas, sus copartidarios. Este hecho necesariamente le bajó puntaje en la categoría de control político, donde estadísticamente es el campeón: once debates, todos de fondo y de primera línea.

5. LUIS CARLOS AVELLANEDA
EL FISCALIZADOR


Su partido de origen, el Polo Democrático, intentó arrebatarle la curul vía tutela. Luis Carlos Avellaneda ganó la batalla legal y se mantuvo fiel a unas ideas que hizo valer en los debates de control político. En contravía de las corrientes mayoritarias, insistió en que era necesario abolir los incentivos económicos por parte de las EPS y las IPS y moderar el concepto de rentabilidad para la prestadores del servicio de salud. “La salud es un servicio y no un negocio, así que el concepto de pérdidas y ganancias se hace relativo”, repetía mientras decía estar a tono con la jurisprudencia de la Corte Constitucional.

Sus debates reflejaron un sentido de fiscalización de los recursos de la salud, mucho antes de que el Gobierno y los organismos de control tomaran decisiones de fondo como la intervención de Saludcoop.
Si bien varias veces fue derrotado, mantuvo posturas firmes.

6.- MARITZA MARTÍNEZ
APORTE AL DEBATE


Después de la desaparición de Gilma Jiménez, la más aguerrida de las mujeres en el Congreso, no ha surgido una líder con sus calidades. Sin embargo, a juzgar por el tono y la calidad de sus debates, el nombre de esta senadora llanera se destaca en el horizonte de la bancada femenina.

La parlamentaria encontró en los derechos de las entidades territoriales la prioridad de su agenda, después de intentar con poco acierto una fiscalización política sobre Ecopetrol.

Hay que abonarle que venció los prejuicios que existían a su alrededor cuando llegó al Congreso. Miembros de su vertiente política, incluido su esposo, afrontaron antes de su elección serios problemas con la justicia por una presunta vinculación con grupos armados ilegales. Contra ella no obra proceso alguno. Además, está entre los 24 congresistas que diligenciaron con claridad el libro de registro público de intereses y ha hecho transparencia sobre el monto y origen de su patrimonio.

7.- LUIS FERNANDO VELASCO
EL ESPECIALISTA


La creación de un régimen racional y estable de precios para la gasolina ha sido uno de sus caballos de batalla. Su voz ha sido escuchada por el Gobierno a la hora de los ajustes en la política de hidrocarburos. Sin embargo, su posición también ha sido criticada por expertos en combustibles, por los costos que generaría una reducción del precio de la gasolina.

Este dirigente liberal caucano ha conseguido, a juzgar por el impacto y las consecuencias de sus debates, construir un nicho en el campo de la defensa de los derechos del consumidor. Allí se ha opuesto, en medio de rayos y centellas, a normas reglamentarias del habeas data que, a su juicio, limitan la aplicación de la figura en beneficio de los intereses de entidades financieras. Desde el legislativo hizo equipo con productores de textiles para conseguir la expedición de un decreto que subió los aranceles para los productos provenientes de China.

8.- HERNÁN ANDRADE
EL VEHEMENTE


Desde el comienzo de las legislaturas y hasta diciembre pasado, este expresidente del Congreso había impulsado diez debates de control político. La agenda bilateral con Venezuela y la carrera armamentista que le imputó al país vecino desde los tiempos de Hugo Chávez están entre sus materias favoritas.

Su capacidad dialéctica lo ha mostrado como defensor vehemente de varias causas afines a la lucha contra la corrupción, aunque los opositores lo acusan de no mirar la viga en el ojo propio cuando denunció la crisis de la Caja Nacional de Previsión, dado que la entidad –convertida en monumento a la venalidad en el manejo de la administración– ha hecho parte de las cuotas con las que se gratificaba su colaboración con el Gobierno.

Algunos colegas le cuestionaron su ausencia en varias plenarias, de las que se fue poco después de contestar a lista.

9.- EUGENIO PRIETO
EL TECNOLÓGICO


Desde su curul en la Comisión Sexta, Eugenio Prieto puso en el primer punto de la agenda para el debate político los temas de tecnología, desde una doble perspectiva: los derechos de los usuarios y la garantía de la competencia en igualdad de condiciones para los operadores. Contribuyó al desmonte de la cláusula de permanencia mínima para los suscriptores de telefonía móvil y la abolición de las tarifas off net, es decir, los sobrecostos que se generaban por las llamadas entre distintos operadores.

Promovió la iniciativa para establecer un mínimo vital al fijar las tarifas de consumo de agua, electricidad y gas. Consiguió que en la última reforma tributaria quedara reservado un punto del impuesto a la equidad para la educación. De allí saldrán $1,6 billones para la ampliación de cupos y mejora de la calidad.

10.- JOSÉ DARÍO SALAZAR
EL CONSERVADOR


No ocultó ni matizó su enfoque ultraconservador en sus intervenciones y proyectos. En ese sentido fue el vocero más genuino del partido azul en el Congreso. Estuvo al lado del Procurador en sus conceptos sobre las uniones gay, el aborto y se declaró partidario de restringir el régimen de libertades públicas en asuntos que, en su sentir, reñían con la moral y la fe católica. Y actuó consecuencia. Así lo demuestra uno de sus proyectos de ley que se oponía a los criterios a de la Corte Constitucional sobre aquellos casos en que el aborto no puede ser penalizado. Defensor de la objeción de conciencia, propuso ampliar la protección estatal a la mujer gestante.

Lo más destacable en él es que acudió con disciplina y juicio a defender sus ideas. Tuvo una presencia activa en los debates, registra 26 de fondo.

VOLVER AL ARTÍCULO PRINCIPAL
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?