| 9/15/2016 12:00:00 AM

Las pymes que están revolucionando la industria colombiana

Estas son algunas de las mil pymes de mayor facturación en la industria colombiana y con más posibilidades de dar el salto hacia las grandes ligas.

Proplas

Más mercadeo

Dejar de ser una compañía netamente manufacturera para convertirse en una dedicada al mercadeo, con altos niveles de innovación, es el principal objetivo de Proplas, empresa paisa que transforma envases plásticos para la industria cosmética, farmacéutica y de aseo personal.

La empresa, que tiene entre sus principales clientes a multinacionales como Johnson & Johnson, Avon, Prebel, Henkel, Tecnoquímicas, Yanbal y Quala, entre otros, logró superar una difícil coyuntura que en 2003 la obligó a acogerse a un proceso de reorganización bajo la Ley 550, de la cual salió avante en 2009, luego de pagar deudas por más de $13.000 millones.

Hoy la historia es otra y, con sus finanzas saneadas, se ha fortalecido con miras a ofrecer productos con mayor valor agregado. En este propósito, desde hace un año puso en funcionamiento una planta para la producción de botellas PET con la que se propone llegar al mercado de alimentos y bebidas, inicialmente con botellas para envasar agua.

Particularmente en esta línea de negocio –que ya representa 12% de sus ventas totales–, y en 2015 alcanzaron $20.727 millones según datos de la Superintendencia de Sociedades, ha comenzado a trabajar específicamente con cadenas de comercio.

Uno de sus clientes es D1, pues en sus botellas se envasa una parte del agua OMI, marca propia de las tiendas propiedad del Grupo Santo Domingo.

De igual forma, adelanta una negociación con otra gran superficie a la cual le proveerá envases plásticos con diseños exclusivos.

La firma –que genera 310 puestos de trabajo directos– cuenta con una zona blanca certificada por el Invima para la producción de este tipo de empaques. De igual forma, tiene una cabina limpia esterilizada en la que produce envases para Laboratorios Baxter, para tratamientos renales.

Estas áreas se suman a las tradicionales plantas de inyección y de soplado con las que trabaja desde hace años y que están dirigidas a la industria farmacéutica y de cosméticos.

Lea también: Tras las Pymes que venden más de $3.000 millones al año

A través de Yanbal y Prebel, exporta a mercados como Ecuador y Perú, en donde los planes son fortalecer su presencia. De igual forma, en el segmento farmacéutico tiene planes de llegar a Centroamérica y El Caribe. Allí, dice su gerente Gustavo De Greiff, ya han comenzado a “tocar puertas”.

Para De Greiff, el gran motor del fortalecimiento y consolidación de Proplas ha sido el equipo humano que, tanto en los momentos de “vacas flacas” como de crecimiento, ha aportado no solo su conocimiento sino toda su dedicación.

La compañía está catalogada por Colciencias como una empresa altamente innovadora.

Foto: Jose Luis Silva, Socio fundador de CHP Materiales para construcción

CHP Materiales para construcción

Todo en familia

El negocio de materiales para la construcción ha sido parte de la vida de José Luis Silva. Desde niño ayudaba a diario a su padre en la ferretería familiar de su natal Ocaña, a su regreso del colegio. Por eso, después de graduarse como administrador de empresas en Barranquilla, volvió para ayudar a su padre en el negocio familiar, comenzando como un operario más –asegura– pues su padre no quería que tuviera ningún privilegio frente a los demás empleados.

Esto le ayudó a José Luis a templar su carácter, esforzarse el doble y aprender rápido las labores administrativas, al punto que, tras un retiro temporal de su padre por razones de salud, asumió con éxito las riendas del negocio. Las dificultades de seguridad lo obligaron en 1994 a desplazarse hacia Bucaramanga, buscando nuevos horizontes, y allí abrió una operación en un tradicional sector de ferreterías, donde afinó sus estrategias para convertirse en uno de los operadores más importantes del negocio de materiales para la construcción del departamento.

Hoy su compañía familiar –sus dos hermanas son socias– cuenta con 150 empleados, cinco puntos de venta –tres de ellos al por mayor– y atiende más de una veintena de municipios de los departamentos de Santander, Norte de Santander y Cesar. Su meta es abrir dos operaciones más el próximo año, y continuar la expansión, ahora de la mano de sus dos hijos, que tras estudiar negocios internacionales y administración de empresas, entraron a la compañía para continuar la tradición familiar.

Lea también: Pymes se debaten entre desaceleración e incertidumbre en Colombia

Foto: Gustavo Orozco, Gerente de Producción Cartones y Plásticos La Dolores

Cartones y plásticos La Dolores

¡Qué rollo!

El próximo 23 de septiembre, Cartones y Plásticos La Dolores cumple 23 años de existencia. Nació produciendo papeles y agregó, a comienzos de este siglo, una línea de plásticos, lo que impulsó aún más sus ritmos de crecimiento. Las cifras ratifican la tendencia: según la Superintendencia de Sociedades, el año pasado la firma vendió $21.336 millones, un crecimiento de 29,49% frente a 2014; de otra parte, sus activos sumaron $33.436 millones y obtuvo utilidades por $1.414 millones, con un aumento de 125,7%.

Julio César Aristizábal, uno de los socios fundadores, aseguró que la compañía nació como Fadepal y luego, cuando se le incorporó la nueva línea de plástico, pasó a llamarse Cartones y Plásticos La Dolores. Producen papel higiénico, servilletas y empaques de plástico.

Se trata de un grupo de comerciantes oriundos de Granada, Antioquia, y que llegó al Valle como representantes de la distribución de la Industria de Licores del Valle.

“La competencia es muy dura”, señala Aristizábal, aludiendo que su compañía tiene que vérselas en el mercado con grandes multinacionales del sector, como Kimberly y Familia. Sus marcas más reconocidas son Señorial y Tentación y asegura que distribuye sus productos en todas las regiones del país, gracias a que están presentes en la mayor parte de las grandes cadenas de comercio, como Éxito y Olímpica.

La devaluación los ha golpeado, pues las materias primas importadas como la pulpa y los polietilenos aumentaron de precio al mismo ritmo del dólar.

Actualmente en sus plantas cuentan con tecnología estadounidense, alemana e italiana.

El objetivo en los próximos años es seguir aumentando la capacidad de la planta ubicada en Palmira.

Lea también: Mipymes generan alrededor del 67% del empleo en Colombia

Foto: Olimpo Salazar, representante de Central Ltda.

Central LTDA.

Pozos profundos

Para la industria petrolera estos son tiempos difíciles. No solo para las grandes productoras sino también para muchas que prestan servicios a este sector.

En ese campo, la Compañía Energética de Transporte (Central Ltda.) tiene una historia que contar. Surgió hace más de 35 años como una firma de servicios que alquilaba vehículos y hacía transporte de equipos para las petroleras. Pero luego empezó a incursionar en uno de los temas más complejos para la industria: mover taladros de perforación de pozos, pues no se trataba solo del desplazamiento sino de desarmarlos, transportarlos y volver a armarlos en los campos. Además de la seguridad en la movilización, es fundamental en el proceso que no haya daños en los equipos que puedan afectar la operación de los campos, pues la rotura de una pieza o un problema no solo genera grandes impactos económicos sino también retrasos en los cronogramas de exploración.

Olimpo Salazar, representante de la firma, asegura que cuentan con todas las certificaciones y que, aunque hoy el precio es una variable crítica, también lo es la experiencia y el conocimiento moviendo equipos.

Para él, el año más duro fue el pasado, cuando sus ventas superaron los $21.000 millones. Este empieza a repuntar y sus negocios con Parex Resources, Tuscani South Colombia, Petrex y Equión, entre otros, le han permitido mantener la dinámica del negocio. Confía en la recuperación de la industria, pues considera que el país tiene un nivel de reservas de petróleo muy bajas y es necesario reactivar la exploración para encontrar nuevos recursos. Y allí su firma estará liderando la operación.

Foto: Fernando Triana, representante de Tauroquímica

 TAUROQUÍMICA 

Sin impacto ambiental

Tauroquímica S.A. es una empresa que elabora y comercializa productos químicos para la industria del cuero, pero también genéricos y para la construcción. Además, realiza asesorías y consultorías en gestión ambiental y diseño, y montaje y operación de plantas de tratamiento de aguas residuales.

Fue fundada en 1995 por el químico industrial Fernando Triana, el ingeniero químico Jairo Reyes y el técnico en cueros John Jairo Maldonado, todos con amplia experiencia en la industria del cuero en ese momento.

Los químicos producidos y comercializados por la empresa se dirigen tanto al mercado doméstico como a los de Ecuador, Perú, Chile, Bolivia y Venezuela. La firma tiene la representación para Colombia y esos países de dos importantes compañías alemanas productoras de químicos: Basf y Awuko.

Tauroquímica tiene como principios rectores la innovación, la alta calidad de sus procesos y productos y la operación con un impacto ambiental mínimo. Por eso su planta en Bosa tiene equipos con la tecnología más avanzada y operarios con la mejor calificación.

Con base en esos principios, tiene unos ambiciosos planes de expansión en todos los mercados que atiende y en todas las ramas de su negocio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?