| 9/15/2016 12:00:00 AM

Las pymes que se ganaron un espacio en el hogar de los colombianos

Estas son algunas de las mil pymes de mayor facturación en productos para el hogar y con más posibilidades de dar el salto hacia las grandes ligas.

Algamar

Una buena vitrina

Algamar S.A. es una empresa que fabrica muebles para exhibir mercancías en espacios comerciales. Fue fundada hace un poco más de cuarenta años por Conrado Zapata y Alfredo, Rodrigo y Hernán Hoyos. Sus actuales propietarios son los herederos de los socios fundadores, pero la producción, la administración y la operación de la firma funcionan de manera independiente.

La empresa tiene 320 empleados, de los cuales 240 hacen parte de la planta productiva y el resto son cuadros administrativos, el equipo de diseño y el personal de ventas.

La firma produce muebles estándar y a la medida para exhibir y para almacenar la mercancía que venden las grandes superficies y las tiendas de cercanías. Entre sus clientes se encuentran reconocidas marcas, como Éxito, Cencosud, Olímpica, Fruver, Justo y Bueno y D 1. También fabrica góndolas vestidas para marcas de productos de belleza, o de otro tipo, que se colocan con frecuencia en los almacenes de las grandes superficies y en los centros comerciales.

La mayor parte de sus ventas se dirige al mercado doméstico, pero han exportado de manera esporádica a Centroamérica. Dentro de sus planes de expansión consideran prolongar de una manera sistemática las ventas a este mercado y al Caribe. Su plan de ventas tiene como meta facturar más de $50.000 millones en 2019.

Lea también: Tras las Pymes que venden más de $3.000 millones al año

Foto: Martha C. García, Gerente Comercial de Industrias Dormiluna

Industrias Dormiluna

Sueños cumplidos

Ver las crisis como oportunidades es una de las características de los empresarios exitosos y es el caso de Industrias Dormiluna. Esta compañía familiar en 1991 detectó que el mercado de los colchones no estaba atendiendo bien a los hogares de estratos económicos medios y bajos, los cuales, por los altos precios del producto, muchas veces debían conformarse con colchones que no cumplían con las condiciones mínimas de salubridad e higiene.

Así comenzaron la producción de colchones de buena calidad, pero a menor precio, primero en una casa y luego montando una planta con tecnología de punta. Así, para 2006, Dormiluna ya había abierto 7 puntos de venta propios en Cali, Buga y Bogotá, además de contar con 20 distribuidores en diferentes poblaciones del país. En 2013 registraron otro cambio importante con el ingreso del fondo de capital privado Teka, que entró como socio e impulsó un desarrollo más acelerado de Dormiluna.

Hoy ya tienen 30 puntos propios, emplean a 170 personas y han aumentado sus ventas en las grandes superficies, tanto con su marca como fabricando la marca propia de los almacenes. Otro de sus clientes claves es el sector hotelero.

Martha Cecilia García, gerente comercial de la empresa, dice que la meta para los próximos cuatro años es duplicar las ventas actuales.

Lea también: Pymes se debaten entre desaceleración e incertidumbre en Colombia

Foto: Carlos Arcia, gerente de Boccherini

Boccherini

Un Baño de innovación

Hace 27 años y con apenas 4 empleados, don Diego Arcia empezó a fabricar las duchas Boccherini. Su apuesta inicial era competir de igual a igual con otras marcas internacionales con amplia trayectoria en el país en ese entonces. Hoy, los resultados de esta arriesgada apuesta son más que evidentes.

La compañía –cuyo nombre se debe a la admiración de don Diego por el cantante italiano Luigi Boccherini– fabrica y vende cada año unas 600.000 duchas eléctricas, lo que la convierte en líder, no solo en su mercado natural, Colombia, sino en otros destinos importantes a donde son enviados sus productos, como México, Guatemala, Costa Rica, Bolivia y Perú. De hecho, en este último país la compañía tiene previsto abrir una oficina comercial, debido al potencial y crecimiento económico registrado en los últimos años.

Los planes son ambiciosos. “En el mediano plazo queremos convertirnos en la compañía número uno en ventas de duchas eléctricas en América. Para ello, nos hemos venido preparando con certificaciones de calidad e innovación”, dice el gerente general de la empresa e hijo del fundador, Carlos Alberto Arcia Sierra.

En un edificio con un área de 4.300 m2 ubicado en la Av. Boyacá con calle 22 de Bogotá, Boccherini fabrica desde el plástico hasta las piezas más pequeñas de sus duchas. Según el gerente, el éxito de este producto radica en la calidad de sus materiales y en el mecanismo de paso de agua que permite una vida útil del producto de 8 a 10 años. “Otras duchas de similar precio duran solo entre 12 y 24 meses”, explica Arcia. De la misma manera, este tipo de aparatos cuenta con un servicio de garantía posventa único. En caso de que algún producto falle, un técnico de la empresa es enviado al domicilio para atender el problema. “Y lo mejor de todo es que eso se hace de manera gratuita”, afirma el gerente.

La compañía también diversificó su portafolio de productos. Ahora vende y comercializa herramientas, grifería, accesorios para baño y hasta pinturas en aerosol. Esta Pyme se destaca entre otras por aumentar progresivamente sus volúmenes de venta, lograr exportaciones y baja deuda financiera.

Lea también: Mipymes generan alrededor del 67% del empleo en Colombia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?