| 3/16/2017 12:00:00 AM

Las juntas directivas colombianas 'se rajan' con los honorarios

A pesar de sus responsabilidades, los miembros de juntas en Colombia ganan hasta 40% menos que sus pares de la región. ¿Viraje en esquemas de compensación?

En el escenario empresarial, hoy más que nunca los reflectores apuntan a los miembros de las juntas directivas, quienes, a pesar de que cada vez más juegan un papel protagónico en las decisiones, no son compensados de manera acorde a su enorme responsabilidad.

El valor promedio de remuneración de juntas en Colombia llega a ser hasta 40% inferior al promedio de otros países de América Latina, revela un estudio de la firma Governance Consultants, que incluye una muestra de 74 empresas relevantes de Brasil, Chile, Costa Rica, El Salvador, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Colombia.

Según el estudio, en Colombia las juntas directivas de empresas listadas se están remunerando de dos maneras: por sesión, o mediante un pago fijo mensual. En el primer caso, el promedio se ubica en $3,5 millones y en el segundo en $6 millones. Algunos miembros ‘se cuadran’ con la participación en los comités de junta, que también se compensan.

En otras economías es popular la remuneración variable, dependiendo de los resultados de la compañía. En Colombia esta práctica es poco usual, considerando que casi la totalidad de las compañías colombianas son de capital cerrado, según un estudio de la Superintendencia de Sociedades.

Lea también: Isagén presentó los cambios de su Junta Directiva

Los expertos en el tema afirman que los ajustes en términos de remuneración deben tener en cuenta la estructura salarial de la empresa, partiendo de la premisa de que una mejor remuneración debe conducir a la atracción de miembros más idóneos, con mayores niveles de compromiso y tiempo y, por lo tanto, un mejor gobierno corporativo. Pero en la práctica esto no sucede.

“La forma como se remuneran los honorarios en muchas ocasiones es simbólica y no económica. No hay una regla común dentro del mercado y esto depende del rol que juega cada uno de los integrantes de la junta”, comenta Jorge Matiz, socio de Talengo, quien afirma que algunos de los miembros de junta actuales juegan un rol más ejecutivo y esto genera un esquema de compensación diferente.

Si bien el presidente de junta es igual que los demás miembros del directorio, tiene mayores funciones: debe contar con suficiente tiempo para responder a las exigencias de su misión, es mediador entre los diferentes grupos de interés, así como vocero que representa a la compañía en momentos específicos. En ese sentido, en el ‘deber ser’ sus ingresos son mayores.

Algunas empresas listadas incentivan más a quienes están al frente de la junta por recomendación de la encuesta Código País de la Superfinanciera. Incluso, las que no lo son también lo hacen. De acuerdo con los estudiosos del tema, suele ser 1,5 veces más de lo que gana un miembro normal.

“Ahora el presidente de junta tiene un rol más activo. Antes era más protocolario, pues solo firmaba el acta y leía el orden del día. Debe ser el interlocutor entre la administración y la junta”, dice Eulalia Sanín, de A.T Kearney.

Lo cierto es que, sin importar si se trata de una empresa pequeña o de gran tamaño, la remuneración de miembros de junta no es asunto que se deba tomar a la ligera: se trata de una inversión en beneficio de la empresa.

Recomendado: Este mes vence el plazo para implementar planes antisoborno

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.