| 6/9/2016 12:00:00 AM

Bocatto di Cardenale: Los aplausos para Nutresa por las Niif

El informe contable y financiero presentado bajo Niif por el equipo de Servicios Nutresa recibió felicitaciones públicas de varias bancas de inversión de EE.UU. y Suramérica.

Dicen que al que madruga, Dios le ayuda. Y siguiendo esta máxima, desde 2006, cuando el gobierno insistía en la necesidad de lograr que las compañías colombianas hicieran sus reportes siguiente los parámetros internacionales, los directivos de Grupo Nutresa decidieron apostarle a preparar sus equipos contables y financieros para adaptarse al cambio.

Para esa época, la compañía avanzaba en un ambicioso proceso de expansión internacional, y ya veía la importancia de adoptar las Niif en su operación colombiana para armonizarla con la que ya debía realizar en el exterior.

De hecho, aunque la compañía empezó desde 2014 a llevar en paralelo la contabilidad bajo la norma colombiana y la Niif –que en 2015 fue la exigida para el reporte final–, lo cierto es que desde hace más de una década está familiarizada con este sistema pues así lleva sus operaciones en Estados Unidos, Chile, Centroamérica y México. Por eso, la adopción obligatoria en Colombia no tomó por sorpresa a la mayor compañía de alimentos procesados del país.

Lea también: ¿Cómo se han adaptado las empresas Colombianas a las nuevas normas contables?

Jaime León Montoya, gerente de planeación financiera de Servicios Nutresa, explica que desde 2006 “empezaron a prepararse los equipos contables y financieros para conocer y manejar las Niif”. Pero fue en 2008, cuando el grupo hizo una ambiciosa adaptación tecnológica, que empezó a trabajarse en los lineamientos para prepararse para las Niif con temas como los lineamientos sobre el plan de cuentas, la definición de políticas y la capacitación de los equipos financieros y contables.

“En ese momento había dos ideas frente a la formación de los equipos contables: o se conseguía un recurso experto en Niif o se capacitaba al existente, y se optó por capacitar al equipo, en ese momento integrado por unas 20 personas”, explica el gerente de planeación financiera.

Este proceso implicó contratar diplomados para algunos integrantes del equipo en universidades como Eafit, la de Antioquia y la de Medellín. También se organizaron charlas y capacitaciones con expertos de E&Y, que se encargaron de mejorar la preparación del equipo contable y financiero.

Por eso, cuando el primero de enero de 2015 entraron de lleno las Niif y debían comenzar a desarrollarse los procesos de contabilidad bajo la nueva norma, ya el equipo de Nutresa estaba totalmente preparado y no tuvieron mayores complicaciones con los reportes diarios o trimestrales.

Montoya explica que, aunque algunos de sus colegas de otras compañías se quejan del aumento en el número de reportes trimestrales que implica la adopción de la norma internacional, desde su equipo lo ven como una verdadera oportunidad para que, tanto la alta dirección como los inversionistas de la compañía puedan conocer con mayor grado de detalle lo que ocurre tanto en el balance general como en el estado de resultados.

Si bien bajo la norma colombiana también se debían elaborar informes trimestrales, estos eran relativamente más sencillos, y ahora bajo Niif tienen un mayor grado de elaboración. “Hoy se hace una mini cartilla para cada informe trimestral, con mayor detalle, lo que implica para el equipo desarrollar una mayor velocidad en los cierres de información. Hoy estamos consolidando 83 compañías, y esto implica tener un equipo más capacitado y una tecnología muy buena, lo cual explica que nos haya ido tan bien en el proceso”, asegura el directivo.

Pero ¿cuáles son los principales cambios que ha tenido para la compañía el nuevo esquema de reporte? Para Jaime León Montoya, en términos generales no hubo mayor ‘castigo’ con la nueva forma de llevar la contabilidad, aunque sí hubo necesidad de revelar mayores obligaciones y se aumentaron los pasivos. Pero, contrario a lo que ocurrió en muchas empresas, el cambio en el patrimonio fue mínimo.

En el tema de mayores obligaciones, dos cuentas implicaron mayores cambios: por un lado, la forma de calcular el impuesto diferido en Colombia y, por el otro, los beneficios que otorga la compañía a sus empleados.

En el caso de los impuestos, porque el tratamiento ahora es distinto y se debe dar información más detallada sobre impuestos a favor o en contra, porque según el directivo, “la contabilidad tributaria y financiera son distintas, y ahora, bajo Niif, se requiere un mayor análisis financiero pues cada fisco tiene unas particularidades y la norma internacional dice que se deben calcular esas diferencias”.

En el caso de beneficios a empleados, hubo un cambio sustancial frente a la norma colombiana vigente, que antes los registraba como una obligación en el corto plazo, y con el cambio a Niif ahora se deben calcular como obligaciones futuras de la compañía.

Para el gerente de planeación financiera de Servicios Nutresa, los buenos resultados del proceso contable y financiero de 2015 obedecen a una buena planeación y ejecución de la estrategia que diseñó la compañía para adaptarse a las Niif.

Su mayor satisfacción es que, además de que el equipo cumplió con lujo de detalles, los informes presentados recibieron felicitaciones de varias bancas de inversión de Estados Unidos y Suramérica que, después de leerlos, decidieron hacer un reconocimiento a la calidad de la información.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?