| 8/18/2016 12:00:00 AM

Las cinco empresas tecnológicas que revolucionaron el mundo

Las empresas tecnológicas no solo cambiaron la forma de hacer negocios, también transformaron la vida de los usuarios. Estas cinco organizaciones revolucionaron el mundo.

La tecnología ya no es lo que era antes. En dos décadas, además de evolucionar ha revolucionado el mundo de los negocios. Cinco empresas han sido protagonistas de buena parte de esos cambios: Apple, Google, Microsoft, Facebook y Amazon, cuyos productos y servicios han modificado la forma como se crea y genera valor.

Desde posiciones diferentes, estas empresas han facilitado la forma de trabajar y eliminado fronteras, agilizado el acceso a los mercados y modificado los modelos de negocio. Incluso, cambiando la forma de comunicarse.

El trabajo desarrollado en estas dos décadas hoy las tiene en la cúspide de las empresas más reconocidas y valoradas del mundo. El ranking BrandZ, que realiza Millward Brown y que fue divulgado el pasado mes de junio, ubica a Google en el primer lugar, superando a Apple, que el año pasado lideraba la medición. Esta marca está valorada en US$229.000 millones.

Apple se ubica en segundo lugar con un valor de US$228.000 millones, seguida de Microsoft, con US$122.000 millones. Facebook es quinta en el listado con una valoración de US$102.551 millones y Amazon se ubica en el puesto 7, con US$98.988 millones.

¿Cómo lo hacen? La creatividad, innovación y desarrollos a partir del ensayo y error se han convertido en el común denominador de estas organizaciones.

De Apple, por ejemplo, se empezó a hablar mucho antes de las pantallas táctiles y las aplicaciones móviles para el iPhone o el iPad. Creada en 1974 por Steve Jobs, Stephen Wozniak y Ronald Wayne –quien vendió sus acciones solo unos días después de crear la empresa–. La primera revolución de esta compañía en el mundo de los negocios fue en 1984, cuando inventó la computadora Macintosh.

Aunque este fue uno de los productos más acogidos, el boom de la marca se dio a partir del nuevo siglo. La creación de un reproductor portátil de música iPod en 2001, y seis años después el lanzamiento al mercado del iPhone –un teléfono inteligente que llevó la comunicación móvil a otro nivel– fue clave en el desarrollo del mercado de los smartphones y sigue siendo un referente de esta industria. En 2010 la compañía continuó su racha innovadora con el lanzamiento del iPad, que dio inicio al boom del mercado de las tabletas y más recientemente incursionó en el negocio de los relojes inteligentes.

Con la estética, la facilidad de uso y la funcionalidad de sus productos, Apple creó una comunidad de fans que una vez conquistados difícilmente se alejan de ese ecosistema. Hoy es una empresa con ingresos de US$42.360 millones.

Microsoft es otra de las empresas que ha propiciado grandes transformaciones. Su sistema operativo Windows sigue siendo el rey en materia de software, pese a que compite con otros gratuitos. Su constante interés por innovar llevó a esta compañía a centrar su energía en desarrollar tecnologías en la nube, línea de negocios que incluye los servicios de computación para empresas bajo la marca Windows Azure, que registra ingresos por US$ 6.710 millones.

Esta empresa tecnológica –creada por Bill Gates y Paul Allen– también adquirió la red de contactos profesionales LinkedIn para reforzar su cartera en el ámbito de los negocios y atraer nuevos clientes hacia el servicio Office 365. La operación está valorada en US$26.000 millones. La estrategia de la nube es, sin duda, su gran apuesta.

Los avances de internet

En el tema de internet, Google, Facebook y Amazon son protagonistas. La primera ha marcado la forma de vida de millones de personas al facilitar el acceso a la información almacenada en la web.

Desde su creación, el buscador desarrollado por Larry Page y Sergey Brin se ha convertido en una de las organizaciones más innovadoras con productos como Google Maps y Google Earth, el sitio de videos YouTube y el sistema operativo Android.

Con más de un millón de servidores y centros de datos en todo el mundo, esta compañía –que en el segundo trimestre del año registró ingresos por US$21.315 millones– es capaz de procesar más de 1.000 millones de peticiones de búsqueda diarias.

Facebook, por su parte, tiene más de 1.710 millones de usuarios, contabilizados al cierre del segundo trimestre de este año, e ingresos por US$6.239 millones.

Luego de su nacimiento hace 12 años en un dormitorio de estudiantes de la Universidad de Harvard, Facebook no ha parado de crecer. La red social fue fundada por Mark Zuckerberg y algunos de sus condiscípulos: Chris Hughes, Adrew McCollum, Eduardo Saverin y Dustin Moskovits.

Mientras en 2004 esta red social alcanzaba un millón de usuarios, en 2009 ya tenía 250 millones y en 2012 sumó a su oferta Instagram, una compra que realizó por US$1.000 millones. Ese año también incursionó en Wall Street, inicialmente sin los resultados esperados, pero con la convicción de que el crecimiento no pararía. Y eso lo demuestran hoy las cifras de usuarios.

Amazon, entre tanto, se consolida como el gigante de las compras por internet. La compañía creada por Jeff Bezos se encargó de darle la vuelta al mundo del e-commerce. Realizar una compra ágilmente, recibir las mercancías a domicilio y tener todo un universo de productos a un clic, han hecho de esta organización una de las de mayor crecimiento. Sus ventas alcanzan US$30.400 millones.

Desde hace varios años dejó de ser una gran tienda para convertirse en una plataforma que incluye retail (Amazon, Marketplace, BuyVIP, Zappos), contenidos (Kindle, Fire, Fire TV, Game Studio), servicios para empresas (Amazon Web Services) o publicidad (Amazon Media Group).

Sin duda estas organizaciones han jugado un papel clave en la forma de enfrentarse a una nueva realidad tecnológica y les han dado a los hombres de negocios herramientas para defenderse en un mundo cada vez más competido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?