| 6/9/2016 12:00:00 AM

Así les va a las 5.000 empresas más grandes de Colombia

Las empresas de construcción y del agro fueron las que más aumentaron sus ventas el año pasado. El dólar les ayudó a muchas industrias y, pese a los temores frente a la implementación de las Niif, las más de mil empresas que ya hicieron el cambio contable pasaron la prueba. El turno este año será para las Pymes.

Hacer empresa nunca ha sido fácil, pero quizás 2015 fue uno de los años más retadores para los negocios colombianos. Tuvieron que hacer malabares para vender más, seguir creciendo o, al menos, para mantenerse a flote y no perder mercado.

El año pasado comenzó con la aplicación de las nuevas medidas tributarias implementadas por la reforma de 2014, lo que produjo un fuerte aumento de la carga impositiva para las empresas. A eso se sumó un dólar disparado y un precio del petróleo por el suelo, lo que no solo afectó las finanzas públicas, sino también toda la actividad privada.

Como resultado, la economía se desaceleró y dejó de avanzar por encima de 4% y el PIB se ubicó en su nivel más bajo desde 2009.

Pese a los factores en contra, las ventas de las 5.000 empresas más grandes del país crecieron en promedio 18% y sus utilidades 24%, con todo y el mal desempeño de Ecopetrol.

Gran parte del impulso del año pasado estuvo dado por el sector constructor que, de acuerdo con el ranking de Dinero, fue el que tuvo el mayor aumento en sus ingresos, con un alza promedio de 29,40%. Esto implicó que más empresas que se dedican a esta actividad alcanzaran a clasificar en este escalafón. Mientras en el ranking del año pasado entraron empresas con ventas anuales de $17.900 millones en adelante, esta vez lo hicieron quienes registraron desde $21.450 millones. En total entraron 503 constructoras y, por su nivel de ventas, sobresalió Conconcreto, que llegó a los $1,2 billones, 11,7% más que en 2015.

A esta empresa paisa que trabaja en infraestructura, edificación y vivienda, le fue adjudicada recientemente la construcción de la doble calzada de la vía Buga – Buenaventura, que tendrá una inversión $1,07 billones, al tiempo que lidera proyectos como el del Darién International Port, Golfo de Urabá, que tiene radicada la licencia ambiental y que contempla el desarrollo logístico e industrial para un puerto multipropósito en Necoclí.

Las ventas promedio de las constructoras fueron el año pasado de $88.434 millones y solo 8,3% de ellas cerraron 2015 con pérdidas.

La Concesionaria Ruta del Sol, encargada del mantenimiento y operación de la vía existente y la construcción de la doble calzada entre Puerto salgar y San Roque, se destacó como la constructora de mayores utilidades, al registrar $290.788 millones. En el polo opuesto quedó Conalvías, que perdió $151.190 millones y hoy evidencia las consecuencias, al estar en proceso de reestructuración en la Superintendencia de Sociedades.

Con su desempeño, las empresas del sector constructor demostraron que podían empujar la economía ante la desaceleración del sector petrolero. No obstante, su impulso aún no alcanza a ser suficiente para compensar el hueco dejado por la actividad de hidrocarburos, lo cual se evidencia en el hecho de que la economía cada vez avanza a paso más lento. En el tercer trimestre de 2016 el crecimiento ya no se ubicó por encima de 3%, sino en 2,5%.

Agro, unas de cal y otras…

El segundo sector que tuvo un mayor aumento de sus ventas fue el agropecuario, con un incremento promedio de 26,37%. Esa cifra tiene un responsable directo: la tasa de cambio. Al subir el precio del dólar mejoraron los ingresos de los cultivos con vocación exportadora, como es el caso del banano y la palma, cuyas ventas aumentaron más de 40% el año pasado.

No obstante, las grandes cifras las siguen reportando las empresas enfocadas en el mercado doméstico, en particular las avícolas, pues Avidesa Mac Pollo y Pollos el Bucanero se ratifican como las empresas agropecuarias con mayor facturación, con $843.397 millones y $531.416 millones, respectivamente.

En lo que respecta las utilidades, el liderato lo lleva la firma cartagenera Seatech International Inc., que ganó $72.784 millones, 500% más que en 2014. Esa compañía es la que produce el atún de marca Van Camps.

Pese a tener el precio del dólar a favor, la actividad agropecuaria también consume muchos importados, lo que sumado al impacto del Fenómeno de El Niño está haciendo que hoy sea el sector económico del país de menor crecimiento. Al menos así lo muestran las cifras de Dane, pues en el primer trimestre de 2016 dicho sector apenas creció 0,7%, superando únicamente al sector de explotación de minas y canteras, que decreció 4,6%.

Al analizar el comportamiento de la actividad de hidrocarburos en el ranking de las 5.000 empresas más grandes del país, se ven también contradicciones, pues a pesar de que en conjunto tuvieron una caída de sus ventas de 3,38% y del número de empresas en el escalafón (se redujo de 143 a 128), las empresas de transporte de petróleo tuvieron un buen año, dado que sus ingresos están atados al dólar.

Específicamente Cenit, que pertenece al Grupo de Ecopetrol, fue la compañía del sector con mayores utilidades ($3,1 billones). Al mismo tiempo, sus ventas crecieron 25,84%, totalizando $3,84 billones. La segunda del sector con mejor desempeño fue Ocesa, que también se dedica al negocio de los oleoductos.

Aunque en conjunto todas las empresas de hidrocarburos y servicios petroleros que clasificaron en el ranking perdieron $108.957 millones, empujadas por los 3,9 billones que por primera vez perdió Ecopetrol, fueron más las que registraron utilidades (60%) que las que tuvieron un saldo en rojo (40%).

Ahora sí la industria

Tras varios trimestres con cifras negativas, la industria logró cerrar 2015 con un crecimiento de su producción de 0,9% y este año ya es la actividad de mejor desempeño, con un aumento de su PIB de 5,3%. Al igual que en el sector agrícola, se vio beneficiada por el dólar caro, pero el impulso no fue suficiente para aumentar sus ventas por encima del promedio registrado por las 5.000 empresas más grandes del país.

Nutresa y Argos, dos firmas con fuerte actividad externa, se disputan el primer lugar en ventas de la industria y bordean los $8 billones cada una. Las ventas promedio de las compañías manufactureras fueron de $205.745 millones el año pasado.

En lo que respecta las utilidades, la líder de la industria es Bavaria, que ganó $2 billones, con un alza de 5,7%. En el polo opuesto se ubicó Mondelez, que perdió $175.538 millones, ubicándose como la firma industrial de mayores pérdidas. Esta multinacional estadounidense llegó al país en 2012, tras comprar Cadbury Adams, la cual tenía una planta en Cali. En mayo del año pasado Mondelez decidió cerrar esa planta y trasladar la producción a sus fábricas de México.

Lo mismo hizo la automotriz japonesa Mazda, que terminó su labor industrial en el país y se concentró sólo en la comercialización. Estos dos cierres crearon una ola de pesimismo frente a la industria, pues se temía que más multinacionales tomaran la misma decisión o, peor aún, que firmas colombianas trasladaran su producción fuera del país, debido a los elevados costos de hacerlo de forma doméstica.

No obstante, los resultados han sido contradictorios: mientras Mondelez redujo sus ventas y terminó con pérdidas; Mazda aumentó su facturación en 205% y llegó a $791.941 millones, en un año en donde se contrajo el mercado de carros nuevos. Sus utilidades también crecieron en 95%.

Así mismo, pese a las nubes negras, la industria comenzó su recuperación.

Comercio exitoso

Las ventas de los sectores comercio y servicios crecieron menos que el promedio de las 5.000 empresas –menos de 18%–, mientras que las de la actividad de tecnología y comunicaciones aumentaron 22,6%, pero aún pesan poco dentro del total.

En comercio, el Éxito sigue reinando y este año con más fuerza, debido a que dentro de sus cifras ya incluyó su operación en Brasil. Como resultado, saltó del quinto al segundo lugar entre las empresas más grandes del país medidas por sus ventas. Con su operación internacional, el Grupo Éxito llegó a ventas de $33,4 billones; si solo se considera su operación local, la cifra es de $10,5 billones, que igual implica un alza de 8%. Es más, la cadena de supermercados y sus filiales son también las firmas comerciales con más utilidades. En su orden, las de mayores ganancias son Éxito y Comercializadora Giraldo y Gomez Cía., cuya marca Super Inter es ahora propiedad del Éxito.

Sin duda, aunque el precio del dólar representó un reto para las empresas nacionales, también se convirtió en una oportunidad y ayudó a lidiar con parte de las dificultades que experimentaron el año pasado. Una de ellas, que no está relacionada directamente con su operación, pero sí con sus cifras, fue la adopción de las Normas Internacionales de Información Financiera (Niif), que fueron implementadas por 1.044 de las compañías incluidas en el ranking.

Esta nueva metodología contable fue mucho más allá que un cambio de software e implicó una nueva mentalidad para analizar las empresas nacionales. Esto dificulta las comparaciones entre compañías, pues no están contabilizando sus ventas o su patrimonio de la misma manera; sin embargo, también es un muy buen espejo para el resto de firmas nacionales, en especial las Pymes, que a partir del año entrante deberán entrar al mundo de las Niif. Esto plantea un nuevo reto para los empresarios y 2016 será el año para demostrar qué tan benéfico fue el cambio contable.

Lea también: 

La reforma tributaria toma forma: ¿Qué dicen las empresas?

¿Cómo se han adaptado las empresas colombianas a las nuevas normas contables?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?