| 8/21/2013 6:00:00 PM

La llegada de McDonald’s

Aunque desde los años 80 llegaron al país los restaurantes de comida rápida, el aterrizaje de la cadena McDonald’s revolucionó el concepto de autoservicios y de servicio al cliente.

El 14 de julio de 1995, la cadena internacional de comidas rápidas McDonald’s abrió su primer restaurante en Colombia. El local, ubicado en el Centro Comercial Andino de Bogotá, tuvo lleno total durante los primeros 40 días. Largas filas de personas esperaban ansiosas para probar el menú.

“¡Eso fue impresionante!.. La gente preguntaba si ahí estaban regalando algo!...”, relata Pedro Medina, líder del proceso que introdujo a Colombia la marca mundial. La aparición de McDonald’s causó sensación en el país y marcó el fortalecimiento de las cadenas de comida rápida que han transformado la dieta de los colombianos.

Pero no fue McDonald’s la primera en llegar al mercado nacional. En 1983, la compañía Burger King entregó una concesión a la firma colombiana Alinstante Ltda., que tuvo puntos de venta en el entonces almacén Ley de Unicentro y en el sector del Centro Internacional en Bogotá.

Pero la marca salió del país en agosto de 1989. Las bajas ventas derivadas de la violencia que vivía Colombia en ese momento figuran entre los argumentos de la empresa para cancelar la operación de los restaurantes, aunque hay quienes dicen que otra razón pesó: la restricción impuesta por el Gobierno a la salida de las regalías para la casa matriz.

La imposibilidad de repatriar el capital también afectó otras cadenas de comida rápida que aplazaron en varias ocasiones su entrada y dejó espacio a otros restaurantes locales como Burger Station, Kokoriko, El Corral y Presto, entre otros, que colonizaron el mercado.

Sin embargo, los vientos de la apertura trajeron cambios. McDonald’s logró abrir diez restaurantes en solo 12 meses, con una inversión de US$75 millones y registró el crecimiento más rápido de la cadena en el mundo hasta ese momento, según Medina.

Su formato también produjo un cambio radical en la manera de administrar los restaurantes de comida rápida al incorporar servicios adicionales como parque infantil, parqueaderos y empleo para jóvenes universitarios.

Además, el formato tuvo impacto en los hábitos de consumo de los colombianos, al punto que, tiempo después, el Dane introdujo en sus categorías de medición en la canasta familiar las comidas fuera de casa.

Algunos empresarios nacionales vieron en el sector de comidas rápidas una oportunidad, y a partir de allí se fortalecieron cadenas colombianas como El Corral, Frisby y Crepes & Waffles que ya tienen presencia en otros países.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?