| 6/9/2016 12:00:00 AM

El aprendizaje fue el reto en la implementación de las Niif, caso Sura

La homologación de políticas y prácticas contables fue uno de los temas más complejos en el proceso de transformación a las Niif del Grupo Sura. Así lo hizo.

Desaprender para volver a aprender fue el reto al que debió enfrentarse el equipo de contadores del Grupo Sura para llevar a cabo el proceso de implementación de las Normas Internacionales de Información Financiera (Niif).

Durante dos años, los profesionales que venían trabajando con las normas locales debieron aprender sobre un mundo completamente diferente y ajustarse a los nuevos parámetros establecidos por la normatividad internacional.

Esto, dice Ignacio Calle, CEO de Sura Asset Management, quien en su momento se desempeñaba como vicepresidente de finanzas corporativas del Grupo Sura y quien lideró el proceso, implicó hacer una reestructuración completa de las diferentes áreas de la organización y lograr un entendimiento de los departamentos administrativos de las compañías.

Con el acompañamiento de varias firmas externas de consultoría internacional expertas en este tema, que brindaron la asesoría necesaria para el entendimiento y aplicación de las nuevas normas, los equipos de contabilidad, tesorería y relación con inversionistas, liderados por la vicepresidencia de finanzas corporativas, debieron ser reforzados con un foco importante en el componente de capacitación y formación.

Al igual como sucedió con la mayoría de grandes organizaciones que debieron adoptar el cambio, Grupo Sura realizó inversiones en tecnología, capacitación, sistemas de información, estructuración de las áreas y ampliación del equipo de trabajo.  Con estas decisiones y ajustes, la empresa llevó a cabo un proceso que implicó retos interesantes para cada uno de los miembros del equipo.

“Hubo varios temas retadores; sin embargo, la parte de homologación de políticas y prácticas contables fue la más compleja, pues dado que Grupo Sura cuenta con varias compañías asociadas, esto exige la revisión rigurosa de cada una de ellas, velando por la homologación de todos los conceptos”, señala Ignacio Calle.

Precisa que los mayores cambios, producto de la implementación de las nuevas normas, se registraron en el tratamiento del reconocimiento de los rendimientos de las compañías asociadas bajo el método de participación y las reservas técnicas de seguros.

“El efecto en el cambio de normas para el Grupo Sura se ve reflejado en el patrimonio atribuible a los accionistas. Los movimientos que se hacen en la ecuación contable en el activo y en el pasivo siempre tienen un impacto en el patrimonio”, precisa Calle.

El proceso estuvo acompañado de un acoplamiento desde la asignación de políticas y, para ello, la organización realizó un análisis de cuál era la estrategia más adecuada para cada tema específico, lo que les permitió una mejor alineación con las compañías del portafolio, de tal forma que cuando entraron en vigencia las nuevas normas, el impacto fue menor.

Dado que era un tema nuevo y un ajuste a una nueva realidad financiera, el proceso les dejó muchos aprendizajes. Calle considera que lo más importante es que llevó a la empresa a estándares internacionales, lo que les permite a los inversionistas y analistas del mercado tener una mejor lectura de los resultados de la Compañía.

Estos cambios y ajustes a las normas internacionales le permiten a la organización  reflejar mejor la real dimensión del Grupo. “Alguien que esté fuera de Colombia y que quiera invertir en esta compañía lo puede hacer con información más clara, dado que nos puede leer como lo hace con cualquier otra empresa del mundo”.

Sin duda, la empresa antioqueña se enfrenta a una nueva realidad de la que hoy ya forma parte un importante número de compañías nacionales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?