| 12/16/2015 7:00:00 PM

Los pasos de gigante de Corpbanca

Jaime Munita es la cabeza de esta entidad financiera chilena, que pronto se unirá con el banco más grande de América Latina. Hoy en Colombia son sextos por participación de mercado, ¿qué tanto más crecerán?

Aceptó venir a Colombia para ayudar al chileno Corpbanca a procesar la compra de la filial del Banco Santander en el país. Su plan era asesorar por un tiempo, aprovechando que en su Chile natal había trabajado con la entidad española y la conocía por dentro. No tenía la más mínima intención de quedarse, ni mucho menos de trasladar a sus cinco hijos a un país nuevo.

Sin embargo, tres años después su visión cambió por completo y cada día Jaime Munita y su familia están más amañados y más colombianizados.


Su reto al frente de Corpbanca Colombia cada vez se vuelve más interesante, pues poco tiempo después de entrar al país compraron al banco Helm y lo fusionaron para tener hoy la sexta entidad por participación de mercado. Además, se preparan para un paso a un mayor: Corpbanca se acaba de fusionar con el brasileño Itaú, el más grande de América Latina, que por esta vía hará su ingreso triunfal a Colombia, un mercado que hasta ahora le había sido esquivo.

Esta nueva unión aún no se ha finalizado, pero mientras se concreta Munita estará a cargo de la sucursal colombiana, que tiene grandes expectativas con las carreteras 4G y que aspira a seguir creciendo, pese a la desaceleración de la economía.

Usted viene de un país que exitoso en el desarrollo de infraestructura. A partir de su experiencia, ¿qué cree que se está haciendo bien en Colombia en ese frente y qué se podría mejorar?

En general, Colombia ha aprendido mucho del pasado, sobre todo en lo que tiene que ver con la forma en que negocia con los concesionarios. Probablemente se requerirá una mayor apertura para traer fondos extranjeros a que inviertan, pues en un tiempo el volumen que se requerirá para infraestructura va a superar la cantidad de recursos con los que cuenta el sistema financiero colombiano, con lo cual va a ser necesaria la entrada de extranjeros a complementar el financiamiento.

¿Eso se hizo en Chile?

No. Allá los inversionistas institucionales (AFP y aseguradoras de rentas vitalicias) participaron muy activamente. El proceso comenzó con bonos de infraestructura y no con créditos como acá. Una aseguradora internacional daba un seguro de crédito para que la calificación de dicho bonos fuera AAA internacional, lo que los hizo ampliamente apetecidos. Luego de las reestructuraciones entraron los bancos. Esa fórmula funcionó bien, pues se obtuvo estabilidad financiera en las concesiones y los proyectos han andado en línea con las proyecciones.

¿Y cómo va Corpbanca en la financiación de las 4G?

Ya estamos en cierres financieros, pero preferimos mantener nombres en reserva hasta que todo esté firme. No tenemos un monto específico para estos proyectos, como sí lo han manifestado otras entidades, pues estamos analizando varios proyectos en paralelo y el límite será cuando consideremos que la exposición al sector ya sea razonable.

Se teme que por 4G los bancos van a tener menos liquidez, ¿está de acuerdo con ese pronóstico?

Los bancos van a requerir fuentes de fondeo de largo plazo para financiar esos créditos y, en consecuencia, no será raro verlos haciendo emisiones de bonos, que rentan más que los TES. Esto puede generar un reemplazo de una inversión por otra, pero no implicará problemas para el mercado de renta fija. En nuestro caso, vamos a seguir emitiendo bonos locales y captando localmente, pues necesitamos pesos para prestar en pesos.

Hay preocupación por el ritmo de crecimiento de la cartera, que va más rápido que la economía, ¿comparte ese temor?

Desde que llegamos con la compra de Santander en 2012, la cartera se ha venido desacelerando. Ese año creció en torno a 20% y en 2011 avanzaba sobre 30%. Eso muestra que ha habido un ajuste y esperamos que este año termine creciendo entre 10% y 12%. Esto se debe claramente al menor crecimiento del país de los últimos tres años, que pasó de 5% a 3%.

¿En qué tipo de cartera son más fuertes y cómo cambió la composición de este activo tras la llegada de Corpbanca?

Estamos presentes en todos los segmentos: corporativo, pequeñas empresas y personas. La diferencia con Santander, fue que nosotros llegamos a darle un mayor impulso a la cartera empresarial, mientras ellos estaban más enfocados en personas y Pymes. Otra innovación es que el año pasado abrimos el área de crédito constructor y antes solo ofrecíamos préstamos hipotecarios.

¿Qué tanto le preocupa la subida de tasas del Banco de la República?

Eso encarece el costo del crédito y, al final del día, los clientes se ven impactados porque los bancos tienen que traspasar esos mayores costos. Además hace que ciertos proyectos ya no sean rentables y, dependiendo el nivel al que llegue la tasa y el tiempo que permanezca allí, afecta más el crecimiento de la economía. A nosotros nos impacta, en la medida que reduce la demanda de crédito, algo que ya se siente en consumo y en vivienda.

Así las cosas, ¿qué expectativas tiene para 2016?

Estamos discutiendo el presupuesto. El sector construcción va a seguir dinámico y allí la participación del banco nos va a permitir crecer, así como el desembolso de los créditos para 4G. El resto de la cartera esperamos que crezca entre 8% y 10%.

¿La fusión con Itaú se sentirá el año entrante?

Tras la fusión quedará el nuevo banco Itaú-Corpbanca y nosotros al ser filial pasamos a ser parte de ese grupo. Ya se aprobó el negocio en Chile, pero la unión aún no se ha concretado. Se espera eso se dé en el primer semestre de 2016 y cuando eso suceda se sabrá cómo será el cambio en Colombia.

¿Cómo le ha ido con tema tributario en el país?

Nosotros tributamos cerca de 40% y eso va a seguir ajustándose en los próximos años, lo que ratifica su fuerte impacto para el negocio. Creo que el Gobierno está consciente de los elevados niveles de tributación para las empresas y de que no se les puede seguir subiendo la tasa. Esperamos que con la nueva reforma tributaria se busquen ingresos en otras vías, como modificar algo el IVA o aumentar la tributación de algunas corporaciones que hoy no pagan.

¿Qué tanto los afecta la devaluación?


Nos afecta sobre todo para casa matriz, pues es un activo valorizado en dólares que cada vez vale menos. Sin embargo también hay un impacto positivo, dado que la actual tasa de cambio promueve sectores como el exportador y el confeccionista, que antes hacían muchas cosas fuera de Colombia y ahora volvieron a hacerlo acá. Eso jalona el crecimiento y aumenta la demanda de crédito.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?