| 12/12/2011 6:00:00 PM

La economía

Más reformas, nuevos acuerdos comerciales y una economía que podría seguir creciendo a buena marcha, a pesar del oscuro panorama mundial, marcan la pauta para el año entrante.

Reforma tributaria
El Gobierno apostará por una ambiciosa agenda legislativa. El primer proyecto a radicar es el de reforma tributaria, en el primer semestre. En una década, esta será una de las primeras veces en que un proyecto fiscal se discute sin los afanes de recaudar más para tapar el hueco fiscal.

Después de un 2011 récord en recaudo tributario –será superior a $86 billones–, se prevé que el próximo ronde los $100 billones. El objetivo, entonces, será discutir cómo hacer más amigable el estatuto de impuestos, tal como lo ha planteado el director de la Dian, Juan Ricardo Ortega. Una de las metas es impulsar el proceso de formalización, poniendo a más personas a declarar renta. En este momento se discuten al interior del Gobierno otras medidas para depurar la Ley General de Impuestos, particularmente en asuntos como el IVA.

Reforma Pensional
La verdadera papa caliente será la reforma pensional. Esta es una ley gravosa para los usuarios, pues la única forma de mejorar la situación en el sistema de pensiones es aumentando las edades de jubilación o las cotizaciones. Si no se hace algo, a mediano plazo a la mayor parte de los trabajadores colombianos no les va a alcanzar siquiera para recibir una pensión equivalente al salario mínimo. Esto representa un problema fiscal de enormes proporciones. Otro proyecto clave es la reforma al código minero, fundamental para redefinir el marco regulatorio de una de las locomotoras. La ley es necesaria, pues la Corte Constitucional declaró inexequible la anterior norma.

Más acuerdos comerciales

El libre comercio no tiene reversa. Por eso, 2012 será otro año duro en materia de negociaciones. Sergio Díaz-Granados, ministro de Comercio, sostiene que la prioridad será cerrar los tres acuerdos que están en negociación: con Corea, Panamá y Turquía. Estos podrían quedar listos antes de finalizar el año. Pero al mismo tiempo arrancarán las negociaciones con Japón, República Dominicana y Costa Rica. La meta para 2014 apunta a consolidar el acceso de los productos colombianos a más de 50 países, con 1.400 millones de consumidores, a través de 13 tratados.
La llegada a Oriente es otra prioridad.

Aunque el ingreso a Apec, –el foro económico de países de Asia Pacífico– tardará un año más pues el bloque económico extendió la moratoria para el ingreso de nuevos países, el Ministro cree que la estrategia de avanzar en acuerdos comerciales con algunos países que integran este bloque allanará el camino. El respaldo para el ingreso de Colombia a Apec también parece garantizado pues, de los 20 integrantes, ya cuenta con el apoyo de la mitad.

TLC con Europa y EE.UU.
Tras cinco años ‘en el congelador’, el Congreso de Estados Unidos aprobó –por fin– el acuerdo en octubre y arrancó la carrera por su implementación, que incluye cambios, normas y leyes para facilitar su puesta en vigencia. Este proceso, según el ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados, tomará varios meses, aunque la meta es que esté listo antes del último trimestre. Si 2011 fue el año del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, 2012 podría considerarse el del TLC con la Unión Europea.

Con Europa todavía deben surtirse varios pasos antes de su aprobación: actualmente está en revisión jurídica por la Comisión Europea y en el primer trimestre de 2012 pasará al Consejo Europeo. Luego vendría la firma protocolaria, que daría paso al proceso de aprobación en los Congresos. En Colombia debe ser aprobado en Cámara de Representantes y Senado y luego irá a revisión en la Corte Constitucional. En Europa tendrá que ser aprobado por los parlamentos. Tras la aprobación del legislativo a lado y lado, comenzará la implementación, que podría tomar menos tiempo que con Estados Unidos porque ya se ha avanzado en adaptar las condiciones jurídicas del país.

Proyecciones económicas
El buen desempeño de sectores como minas y petróleo, construcción, comercio y financiero tienen al Gobierno haciendo cuentas de un crecimiento para 2012 cercano a 5%. Sin embargo, la gran incertidumbre surge del plano externo: si la crisis mundial empeora y aumenta la desconfianza, el crecimiento se reducirá a niveles de 3% a 3,5%.

En materia de inflación, la perspectiva luce estable e incluso cedería, con lo que el Banco de la República mantendría sus tasas alrededor del 5% durante todo el año. Además, como las economías desarrolladas mantendrán bajas tasas para estimular sus economías, volverá la revaluación y la tasa de cambio podría estar alrededor de los $1.750.

Si bien Colombia está mejor preparada para enfrentar una desaceleración o recesión mundial, no será inmune a lo que pase en el contexto externo. Y, aunque el Gobierno tiene la posibilidad de hacer política anticíclica al aumentar los gastos en infraestructura, está locomotora no arranca.

El reto del empleo
La buena noticia en materia laboral es que la tasa de desempleo retornó a niveles de un dígito (9%). La mala, que las distorsiones del mercado laboral son enormes y el grueso de la población sigue en el subempleo y la informalidad (60%), sobre todo, en las mujeres y los jóvenes, que tienen las tasas de desempleo más altas. Este será un tema para manejar ‘con pinzas’ en el nuevo año.

A esto se suma que solo 25,9% de la población económicamente activa está ahorrando para su pensión, lo que implica a futuro un problema social creciente.

El gobierno Santos creó el Departamento para la Prosperidad Social que manejará un presupuesto de $7,8 billones anuales y ampliará los programas sociales, pero la mayoría de analistas no prevé grandes cambios en materia social pues lo que se requiere son cambios estructurales en materia laboral y en la educación que no serán fáciles de implementar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?