| 5/15/2014 6:00:00 AM

El día de los overoles

Juan Manuel Santos escogió Pereira, la ciudad con mayor desempleo, para lanzar su propuesta laboral. ¿Cómo alcanzará su meta de generar 2,5 millones de empleos productivos?

-Doctor Juan Manuel, ¿qué vamos a hacer para proteger el empleo de las colombianas?- preguntó Paula Andrea Acosta, joven operaria enfundada en su overol de faena.

- Me convertiré en el primer inspector de trabajo para asegurarme de que la mujer no solo tenga un puesto de trabajo estable, sino que reciba un tratamiento equitativo con el del hombre: a igual volumen de trabajo, igual salario, respondió el candidato presidente

El auditorio, organizado bajo una carpa en el patio de la planta de producción de la empresa Integrando, de Pereira, y compuesto en su mayoría por torneras y soldadoras de Casarella; aliñadoras de la productora de alimentos La Niña y empleadas de Distrimotos, saludó la promesa con una breve ovación.

Era la mañana del primero de mayo, Día del Trabajo, y Santos había escogido esta ciudad del Eje Cafetero –precisamente la más golpeada por el desempleo– para lanzar su política de fomento laboral. Prometió que, si es reelegido, creará dos y medio millones de puestos de trabajo.

“¿Cómo?”, inquirió el trabajador Carlos Giraldo. Un millón de empleos, según Santos, serían generados por la construcción de 1,2 millones de viviendas. No menos de 200.000 surgirían de la ejecución de las obras de infraestructura de cuarta generación. Del desarrollo de proyectos productivos en la altillanura provendrían 300.000 más. El millón restante sería el producto de una nueva era de expansión económica, no ya guiada por la ruta de las ‘locomotoras’, sino por el crecimiento de la industria, el turismo y el sector de los servicios.

El empresario Germán Gaviria, anfitrión del encuentro entre Santos y los trabajadores, tomó nota cuando el candidato ofreció reducción de los costos laborales y logísticos y generar estímulos tributarios para aquellos que contribuyan a crear empleos formales y de calidad. Y cuando habló de reservar un tratamiento preferencial para quienes dan cabal cumplimiento a la “Ley del Último Empleo” que su gobierno impulsaría durante la próxima legislatura para proteger a las personas mayores de 50 años.

Cuando uno de los operarios invitados al palco le preguntó qué podrían esperar aquellos empleados que sueñan con sacar adelante sus propios proyectos, el candidato activó otra batería de anuncios: los microcréditos, que desde el 7 de agosto de 2010 suman $4 billones, serán duplicados; un programa de inclusión financiera permitirá que los trabajadores de menores ingresos puedan abrir cuentas solo con su cédula, verse exonerados del pago del 4 x 1.000 y tener acceso expedito a los créditos, incluso a los del Bancoldex, que será transformado en un banco de desarrollo.

Cerró con un tono de proclama, poco usual en él: “¡Tenemos la economía más sólida de nuestra historia y no nació por generación espontánea! “¡Tenemos el crecimiento más alto de América Latina! “¡Exportamos mucho más que antes y eso sin tener en cuenta que competimos con una mano amarrada porque el país está en guerra! ¡Alcanzar a España nos tomaría 31 años… pero cuando estemos en paz lo haremos en apenas 20! ¡No tiremos por la borda estas oportunidades históricas”.

***

LAS PREGUNTAS A JUAN MANUEL SANTOS

¿Se debe mantener la prioridad de la minería como locomotora del crecimiento?

El sector minero-energético es un generador dinámico de empleo. En 2011 proveyó 249.000 puestos de trabajo y en 2013 llegó a 460.000. Nos ha entregado recursos suficientes, entre impuestos, regalías y utilidades de las empresas públicas y mixtas, como Ecopetrol, para realizar inversión social significativa en salud y educación y para financiar programas sociales como Familias en Acción y De Cero a Siempre. Vamos a garantizar la viabilidad del sector para que se desarrolle con responsabilidad social y ambiental. Pero no dependeremos sólo de él en materia de crecimiento económico y generación de empleo. Vamos a incentivar otros sectores, especialmente la vivienda, el agro, la industria y la infraestructura.

¿Cómo garantizará que el crecimiento de la economía sirva para crear empleos de calidad?

En 2010 prometimos generar 2,4 millones de empleos y vamos a cumplir: al 31 de diciembre del año pasado habíamos generado 2,2 millones y superaremos la meta antes del 7 de agosto. Tenemos el desempleo más bajo en dos décadas y hemos tenido éxito en generación de empleo para los jóvenes con la Ley de Primer Empleo, mientras que con la reforma tributaria redujimos parafiscales para aumentar la formalidad. Nos fijamos la meta de generar otros 2 millones y medio de empleos y para eso vamos a ganar la paz. La paz generará 1,5 millones de empleos en los próximos 8 años, gracias al crecimiento económico. Vamos a llevar el Servicio Público de Empleo a todos los rincones del país.

¿Cómo fortalecería usted las políticas sectoriales para la industria y la agricultura?

Impulsaremos el mayor proyecto de construcción de bienes públicos rurales de nuestra historia, que incluye una gran inversión en distritos de riego y vías terciarias; lo que reducirá los costos de producción y aumentará el ingreso de los agricultores. Hemos titulado un millón de hectáreas. El sector agropecuario será uno de los pilares del desarrollo económico y social de Colombia, especialmente en el contexto del Proceso de Paz, uno de cuyos ejes fundamentales es el desarrollo rural.

¿Cómo diseñaría usted una sólida política de desarrollo rural con una fuerte inversión en bienes públicos productivos?

En materia industrial vamos a tomar varias medidas: transformaremos a Bancoldex en un banco de desarrollo para promover la innovación y el emprendimiento. Seguiremos trabajando en la protección de nuestra industria frente a la competencia desleal con iniciativas como la Ley Anticontrabando. Lograremos precios competitivos de energía y gas. Aplicaremos un Plan Nacional de Inversión en Bienes Públicos. Las vías terciarias, por ejemplo, benefician a los productores agropecuarios al reducir los costos y tiempos de transporte de productos e insumos. Profundizaremos la Alianza del Pacífico y otros tratados comerciales para tener acceso a más de 1.400 millones de consumidores.

De tierras y ángeles - Óscar Iván Zuluaga

A campo abierto - Enrique Peñalosa

Sin mordazas - Martha Lucía Ramírez

Pleno empleo - Clara López

Volver a la carátula

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?