| 12/16/2015 12:00:00 AM

'Me asusta que suban el IVA': Arturo Calle

Mayores precios y un estancamiento en el consumo acompañarán la actividad comercial el próximo año. El panorama para este sector no parece claro.

Las perspectivas del comercio para el próximo año no son muy halagadoras. La devaluación, aunada a la competencia internacional y la alta carga impositiva que deben asumir unos pocos preocupan a los empresarios del sector.

Así lo considera Arturo Calle, para quien una prioridad para los próximos años debe ser el control a la evasión. A su juicio, no se puede seguir castigando a quienes hacen las cosas bien y premiando a los que se enriquecen sin aportarle nada al desarrollo del país. Esta es su perspectiva de lo que pasará el próximo año.

¿Para dónde va el comercio en 2016?

Veo la situación muy difícil en materia comercial. Este año el dólar se encareció muy fuerte, pero el comercio -en general- tenía inventarios, entonces los incrementos fueron lentos y eso amortiguó un poco la situación. Hoy ya no se tiene ese stock, el producto le está llegando al comerciante con dólar superior a $2.800 y así se tiene que liquidar y esto incide directamente en los precios. A esto se le suma que la mayoría de la materia prima para el vestuario y el calzado es importada, lo que también encarece los costos.

¿Ha tenido que subir precios?

Claro, con esa devaluación es imposible mantenerlos. Los incrementos parten desde 20% y en algunos casos alcanzan hasta 50%, dependiendo del producto. Si los costos de producción suben eso se le tiene que cobrar al cliente porque de lo contrario toca cerrar la empresa o exponerse a la quiebra. 

Así las cosas, ¿cuál es su mayor desafío para 2016?

Controlar los inventarios, no excederse y buscar otras alternativas que compensen los productos caros. Es necesario trabajar en nuevas líneas y eso es lo que estamos haciendo en nuestra compañía con los productos kids y la nueva tienda Arturo Calle de calzado y marroquinería. Uno no puede quedarse estático. Es necesario que las empresas avancen, si retroceden, se acaban.

¿Cuál fue la decisión más difícil este año?

Bajar el porcentaje de compras que se realizaban tanto de materia prima como de producto terminado. Esto implicó que perdiéramos proveedores que teníamos y que nos costó por lo menos 10 o 12 años conseguirlos Lo grave es que es probable que se sigan perdiendo.
 
¿China es una oportunidad o una amenaza? 

Amenazas dentro de un mundo globalizado ya no hay. Tenemos que aceptar que el mundo no tiene fronteras y lo que se debe hacer es ser eficiente y tener alternativas en los desarrollos comerciales. Si uno se preocupa porque existe una oferta general, nunca va a poder ser comerciante. Es importante aprender a controlar los gastos y brindar productos de calidad.

¿Cómo ve el consumo para el otro año?

Será más restringido que el de este año.

¿Le gusta el proceso de paz?

Soy partidario de un país en paz, porque me duele ver a millones de desplazados que han tenido que dejar su entorno, sus familias, su tierra, sus costumbres. Yo no sé si los miembros de la guerrilla deben pagar cárcel o no; eso lo desconozco, pero lo que sí sé es que necesitamos tranquilidad y lograr una paz en donde haya una negociación justa para todos los colombianos. Quien quiere hacer la paz, no debe exigir. 

¿Le asusta la reforma tributaria que se ha planteado?

Me asusta que en Colombia la evasión es muy grande y que la carga tributaria la llevan unos pocos. Me aterra la reforma tributaria porque es claro que el país necesita plata, pero el problema es que siempre se le cobra a los organizados. Me asusta que vayan a incrementar el IVA porque los costos para el consumidor están subiendo de una manera impresionante y con el dólar alto, la gente va a perder capacidad de compra. 

¿Qué efectos puede traer?

Eso se va a traducir en desempleo y se le abren más las puertas al contrabando. Lo que hay es que cobrar los impuestos que están dejando de pagar algunos colombianos. Es clave un control de 100% a la evasión, no es justo que a quien hace las cosas bien se le castigue con más impuestos y a los que evaden se les premie sin que le aporten nada al país. La plata está, lo que hay es que agacharse y recogerla. 

¿Qué piensa de la informalidad?

El trabajo informal no brinda las más mínimas garantías, ni le aporta al desarrollo del país. Es una situación muy delicada para la economía. Yo nunca he creído en esta forma de “rebuscarse” la vida.

El país está polarizado. ¿Uribista o santista?

Ambos. Uribe le devolvió la libertad al país. Colombia estaba secuestrado, metido dentro de las fronteras que no iban más allá de la casa de cada uno. En cuanto a Santos, considero que es una persona que trabaja en pro de conseguir la paz y eso es muy importante.

¿Qué le pide al Niño Dios?

La paz para Colombia.

¿Tiene agüeros con los años bisiestos?

No tengo ningún agüero; es más, yo nací un 13 y lo que veo es que a quienes nacimos en esa fecha nos va bien. También parece que los que nacieron el 13 tienen una larga vida. Un ejemplo: Fidel Castro.

¿Le gusta viajar por carretera? 

Sí, me encanta.

¿Qué opina del programa de vías 4G? 

No sé si me va a tocar verlo, pero cuando ese programa termine va a ser espectacular. El país lo necesita y es una de las mejores formas de ganar competitividad. 

¿Es hincha de algún equipo?

Cuando estaba pequeño me gustaba el Nacional. Ahora me parece que el Barcelona es un excelente equipo, aunque también admiro al Real Madrid.

¿Cómo ve a la selección Colombia?
Prefiero quedarme callado.

¿Le gusta leer?
No leo mucho. Prefiero hacer deporte. Me gusta caminar, montar en bicicleta, nadar y hacer ejercicio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?