| 3/17/2016 12:00:00 AM

Las mujeres que conquistan mercado para Luker, Pepsico y Baloto

Convencidas de que no existen barreras para crecer profesionalmente, este grupo de mujeres está aplicando su gran conocimiento del mercado y su sensibilidad para ganar posiciones en el mercado.

Mónica Contreras (Pepsico) 

Hace 15 años, cuando Pepsico compró la empresa colombiana Margarita, la economista Mónica Contreras, quien se desempeñaba como directora de marketing de la firma nacional, nunca se imaginó que llegaría ser la primera mujer que dirige desde Bogotá la operación de la multinacional en la región Andina (Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia).

Casada y con dos hijos, Mónica no solo ha conseguido realizarse profesionalmente, sino que ha logrado un balance adecuado entre trabajo y familia. De hecho, considera que uno de sus triunfos son los programas que ofrecen a las mil mujeres que trabajan como mercaderistas de Pepsico en los supermercados, que mayoritariamente son madres. Les dan un auxilio de guardería que les permite financiar el cuidado de sus hijos mientras trabajan.

Pepsico, que es la empresa número 99 del mundo por capitalización bursátil, es una de las pocas de su tamaño dirigida por una mujer, la india Indra Nooyi, lo que la vuelve más sensible a los temas de género. No obstante, Mónica aclara que más que el género lo que importa es la capacidad de las personas, una idea que aplica con las 5.500 que tiene a su cargo.

María Clara Martínez (IGT- Operador de Baloto) 

Los buenos resultados llegan como consecuencia de un equipo altamente motivado, afirma María Clara Martínez, country manager de IGT Colombia, que opera Baloto en el país.

Esta ingeniera industrial, especializada en mercadeo y con MBA en administración de empresas, empezó su vida laboral como asistente de ventas en Alpina. Hoy tiene entre sus retos consolidar a Colombia como uno de los países con mayor potencial dentro de los planes de crecimiento global de la multinacional IGT. Su mayor logro ha sido el lanzamiento y posicionamiento de la marca Baloto, que hoy cuenta con 96% de recordación.

Hace cinco años dirige la operación de Baloto en Colombia. Piensa que lo más difícil de liderar una organización es tomar decisiones relacionadas con los empleados, porque impactan vidas y familias. 

En su caso, ser mujer ha sido una ventaja, por el tipo de industria en la que trabaja y se considera afortunada porque en su empresa se fomenta la equidad de género: 32% del nivel ejecutivo a nivel mundial son mujeres.

Luz Adriana Osorio (Casa Luker) 

Luz Adriana Osorio,  ingeniera industrial nacida en Armenia y egresada de la Universidad Nacional de Manizales, es desde hace más de cuatro años la gerente del grupo de alimentos Casa Luker.

Hizo su pasantía en un hospital de Chinchiná y un año después ganó una convocatoria de Casa Luker, donde fue desde supernumeraria hasta analista de planeación. 

Su crecimiento profesional, sin embargo, se frenó después de recibir el preocupante reporte del jardín de su hijo, entonces de cuatro años, que en sus dibujos de familia no la identificaba. Decidió entonces dejar su trabajo y centrarse en su prioridad: recuperar el reconocimiento de su hijo y acompañarlo en su crecimiento, una tarea que aún la desvela. De hecho, hoy que su hijo tiene 11 años, mantiene un código familiar que comparte con su esposo: estar siempre en su casa para la cena. Una nueva convocatoria le permitió regresar a la compañía por meritocracia, donde –asegura– se promueve la diversidad. Llegó a la presidencia por los buenos resultados y su meritoria carrera. También por la confianza que ha recibido de dos de sus mentores: Gilberto Saffón Arango, su jefe en la primera etapa en Luker, y el presidente de la junta, Guillermo Restrepo Mejía.

Clemencia Vélez (Bosi) 

Dirigir con el ejemplo y tener confianza en el equipo de trabajo han sido claves en la gestión de Clemencia Vélez, gerente de Bosi. Esta ingeniera química, que ha dedicado su carrera a las ventas y a la administración, considera que su mayor acierto laboral ha sido confiar en la gente que la rodea y no tiene como política definir cargos según el género. No obstante, aclara que 70% del equipo directivo de la compañía está en manos de mujeres que se han ganado a pulso sus actuales cargos.

Si bien reconoce que esta sociedad es por naturaleza machista, ella se dio a la tarea de convertir esas barreras en oportunidades de desarrollo profesional y haber conocido la compañía desde sus niveles operativos –inició como asesora de uno de los almacenes de Bosi– le dio la posibilidad de construir un modelo de gestión frente al cual el género pasa a un segundo plano. 

Considera su mayor logro profesional haber llevado a la empresa a cumplir 40 años, en un mundo en donde la dinámica comercial cada día impone nuevos retos que obligan a ser creativo, intuitivo y muy dinámico. Esto hace que su capacidad de gestión esté permanentemente a prueba. Su liderazgo está orientado en las personas.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?