| 6/10/2015 7:00:00 PM

Antonio Celia, de la mano con Nutresa en 'un año diferente'

Un año con un crecimiento entre 3% y 3,5% prevé para 2015 el presidente de la junta directiva de Nutresa –y presidente de Promigas– Antonio Celia.

Eso sí, reconoce, será un año diferente por los ingredientes de devaluación, impacto en la caída de los precios del petróleo y hasta el peso de las cargas tributarias. Aunque Celia cree que ese nivel de crecimiento es relativamente bueno para Colombia si se compara en el contexto de Latinoamérica, pero no lo es frente al comportamiento que traía.

¿Cuánto crecerá la economía?

Por lo que dicen los expertos, estimo que entre 3% y 3,5%.

¿Cómo impacta la caída del petróleo?


Los efectos del petróleo a bajos precios son significativos en el país, de eso no hay duda, por lo que representan en regalías, rentas petroleras y en los ingresos de Ecopetrol. Es claro que el país tiene que allegar más recursos para compensar la caída de los ingresos por el crudo.

¿Ya están sintiendo la recuperación de Estados Unidos?

Venimos observando que la economía norteamericana viene recuperándose, como se esperaba, y ojalá que eso tenga a mediano plazo efectos positivos con los tratados de libre comercio y que el aparato productivo del país pueda capitalizar de la mejor manera posible sus ventas a un mercado que se torna más dinámico con esta recuperación.

¿Cuál es el mejor impuesto?


Sobre el tema de impuestos tengo plena confianza en que la comisión que se creó para revisarlos hará las recomendaciones correctas. Lo cierto es que el país requiere una reforma estructural, que establezca impuestos que sigan alentando la inversión pero que a la vez los recaudos sirvan para hacer toda la infraestructura social que necesitamos para cerrar las brechas de la desigualdad.

¿Qué cambios deben hacerse en materia tributaria?


Creo que hay que ampliar la base porque hoy los que tributamos somos muy pocos; seguramente revisar el IVA y el tema fiscal a nivel regional, porque tengo la impresión que en algunos casos hay rezagos de pereza fiscal, y no es que se tengan que aumentar los tributos locales, que en muchos casos son muy altos, sino incluir en las bases a todos aquellos que deben tributar.

¿Cuál fue su primer trabajo?


Fue como analista de crédito de la Corporación Financiera del Norte, que era la gran escuela de los jóvenes en la Costa Caribe, porque era una especie de banca de desarrollo. Mi primer jefe Elsy Támara de Forero, la directora del departamento, y todos estábamos bajo la tutela de Álvaro Jaramillo Vengoechea, un gran líder regional.

¿Qué lección aprendió allí?


Aprendí mucho, a entender que uno no se las sabe todas. Uno llega con un ímpetu juvenil y cree que sabe mucho recién egresado de la universidad, pero no se las sabe todas. También a no tragar entero y a escuchar a los demás.

¿Cuál fue su peor decisión de negocios?

Compramos una compañía de internet que no funcionó. No era para nosotros, no era fácil manejarla y llegó en un momento difícil, con unas lógicas diferentes y no nos fue bien. Afortunadamente supimos parar en el momento que era y la vendimos.

¿Qué libro ha influido en su vida?

Yo no podría decir que un solo libro porque es muy difícil simplificar así las cosas. Yo he sido muy buen lector toda la vida y se lo atribuyo a que en mi casa había muchos libros, y a que yo era muy tímido y uno de los refugios del tímido son los libros. Empecé leyendo ‘Paquitos’ de Chanoc y libros de Enid Blyton y de Emilio Salgari, sobre aventuras.

¿Qué tipo de lecturas prefiere?

Lo que menos leo son libros de gerencia. Me gusta la literatura, en especial las novelas. Leo historia, filosofía, política y documentos sobre energía.

¿Quién es el empresario que más admira?


Admiré mucho a Nicanor Restrepo y fuimos muy buenos amigos.

¿Cuál el mejor Ministro de Hacienda?

Todos los que hacen bien la tarea.

¿Cuál sería el precio ideal del dólar?

Es difícil, pero creo que a la economía en general le va mejor con un dólar entre $2.300 y $2.400, sin tanta volatilidad.

¿La mejor película que haya visto?


Me gustan El Padrino, El Gatopardo y Ben Hur. Soy fanático de James Bond y en general me gusta mucho el cine italiano.

¿Quién el profesor que más influyó en su vida?

El padre Jesús Villoria, que nos daba matemáticas en el Liceo Cervantes.

Si no hubiera escogido su profesión, ¿cuál le hubiera gustado ejercer?


Soy ingeniero industrial, pero hubiera estudiado economía, historia o literatura. Y aunque no me lo pregunte, le cuento que soy hincha del Junior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?