| 5/25/2017 12:01:00 AM

Equilibrio en todas las áreas de la institución: clave de éxito de la U. Eafit

Tras 57 años de operación y luego de haber sido creada como una escuela de Administración, la Universidad Eafit de Medellín da pasos de gigante en medio de una dura competencia.

La estrategia de su rector, Juan Luis Mejía, es clara: lograr el equilibrio en todas las áreas ofrecidas por la institución, que ya suman seis. De Administración la universidad pasó a ofrecer Ingeniería y en este momento cuenta con Humanidades, Ciencias, Economía y Finanzas y Derecho. Próximamente incursionará en áreas agrarias y de estudios urbanos. En esta última tiene un centro de estudios que puede convertirse en escuela.

Lea también: ¿Cómo pagar los estudios universitarios en Colombia?

Eafit fue una de las primeras universidades en someterse al sistema de mejoramiento de la calidad sobre la base de la acreditación institucional implementada por el Gobierno hace cerca de 20 años. Desde entonces fortalece su cultura de autoevaluación para seguir mejorando.

Mejía dice que más que competidores, quieren ser competentes; es decir, competir contra ellos mismos. Por ello, mediciones como las Pruebas Saber Pro son útiles porque les permite valorar las diferentes competencias y afinar detalles en aspectos en los que los resultados no han sido buenos.

Con 11.050 alumnos en pregrado –de los cuales 1.000 corresponden al programa Ser Pilo Paga– y 3.200 más en posgrados, una de sus grandes apuestas está relacionada con las ciencias y por ello avanza en la transición de una universidad con docencia, a docencia con investigación; es decir, está pasando de una formación profesional a generar conocimiento.

Recomendado: ¿Cómo va el mercado laboral del sector educativo en Colombia?

Con sedes en Medellín, Bogotá y Pereira –en las dos últimas con programas de posgrado en Administración–, el trabajo desarrollado en torno a las ciencias hoy les permite tener 22 patentes registradas, con proyección de llegar a 30 en un año.

Al referirse a los costos de la educación superior, Mejía expresa que una universidad de docencia que no exige muchos doctorados, laboratorios e infraestructura es capaz de sostenerse con matrículas, pero si aspira a generar conocimiento a partir de la investigación los costos se incrementan. Hoy 50% de su planta de docentes, que es de 362 profesores, cuenta con doctorado. A ellos se suman 700 más de cátedra.

La filosofía de la institución se basa en la formación de un ser íntegro. “Más que grandes profesionales deben ser grandes ciudadanos”, manifiesta. Le preocupa el autismo de las universidades frente a los temas de corrupción. “Yo creo que nosotros debemos ser más proactivos en este aspecto, que es medular, porque no basta con sacar excelentes profesionales si se tienen grietas éticas”.

Al valorar lo que sucede con el sistema educativo, considera que una de las falencias del país es que no tiene una visión holística e integral de la educación en cada una de sus etapas y, mientras esto no se logre, no podrá ser competitivo internacionalmente.

Le puede interesar: Colombia exige una mayor financiación y acreditación de la educación superior

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.