| 6/10/2015 7:00:00 PM

Aníbal Gaviria, el transformador de EPM

Empresas Públicas de Medellín (EPM) es la joya de la corona para los antioqueños. Sus ventas superan los $11,5 billones, es uno de los mayores generadores de energía del país y ha venido en un plan de expansión e internacionalización que no solo la está llevando a mirar otros países, sino también otros sectores (ver artículo de negocios EPM).

Ha sido protagonista de dos de las movidas estratégicas más importantes en el último año: por una lado, asoció su negocio de telecomunicaciones a Millicom y conformaron una de las empresas más robustas del sector en una transacción que se elevó a US$4.700 millones y que le dejó al municipio de Medellín $1,4 billones para apalancar su desarrollo. Y, por otro, adquirió en Chile Aguas de Antofagasta, negocio que bordeó los US$1.000 millones.

Aníbal Gaviria, alcalde de Medellín, es el presidente de su junta directiva, y esta es su perspectiva económica y de negocio.

¿Cuál ha sido la mejor decisión que ha tomado como presidente de la junta de EPM?


En su conjunto, la mejor decisión fue diversificar el portafolio tanto en negocios como en países. Eso nos ha blindado más frente a posibles variaciones o cambios en la economía. El avance en inversiones en nuestro gobierno en países como México y Chile ha sido muy importante, en especial el chileno por dos razones: una, su calificación de riesgo, que es comparable a la de Japón y es la más alta de América Latina; y dos, que las inversiones en el parque eólico Los Cururos y Aguas de Antofagasta son frentes de futuro y conectados con el ADN de EPM: sostenibilidad.

¿Y cuál la más compleja?

La más difícil ha sido la venta de una parte de Une y la alianza estratégica y asociación con Millicom. Pero a pesar de ser la más difícil por las connotaciones políticas y estratégicas, es una de las más trascendentales porque la consolidación hacia el futuro de utilidades que permitan transferencias al municipio de Medellín se ve cada vez más clara; y por los recursos que quedaron para el municipio de la operación, que serán destinados a inversiones en proyectos estructurales para el futuro de la ciudad, en educación, movilidad, salud, infraestructura, seguridad y sostenibilidad.

¿Dónde están los principales riesgos y desafíos para EPM?

Vienen de los cambios en varios de los negocios de EPM, específicamente en energía, que representa más de 75% de los ingresos. Es un sector que está enfrentando cambios como, por ejemplo, que el usuario consume y a la vez produce energía con tecnologías en pequeña escala. Por eso es tan importante la política de diversificación del portafolio.

¿Cómo ve la economía y qué preocupaciones le asisten?

Hay preocupaciones acerca de la tasa de cambio. Hemos estado bien cubiertos, pero no deja de ser una inquietud. Esperamos que se mantenga en los niveles como las proyecciones lo prevén, alrededor de $2.500, y hemos tenido preocupaciones en los temas tributarios que nos han afectado, pues solo la reforma le vale a EPM $1 billón en cuatro años. Esperamos que se mantenga al máximo una política de estabilidad tributaria. Y compartimos la inquietud de otros actores frente a la posible disminución del desempeño económico, en general, pero esperamos que sea la menor posible.

¿Cómo ve el proceso de paz?

He sido no solo un creyente sino un impulsor del proceso. Sigo pensando que es el mejor camino para el país y espero que se acelere. Si no se dan los resultados en el corto plazo, el alargamiento puede ser muy negativo para el mismo proceso y puede llevar a frustrarlo. Creo que un éxito del proceso de paz tiene implicaciones positivas en la economía, tanto en mejores expectativas como por el posible redireccionamiento de recursos y un previsible aumento en el nivel de inversiones.

¿Cuál es o ha sido el mejor Ministro de Hacienda?

Colombia ha tenido una reconocida seriedad en la escogencia de los Ministros de Hacienda y en su gestión. No ha habido un Ministro de Hacienda malo. Es posible que haya un equipo técnico de sustento muy fuerte que se ha creado allá. No es por ser político, pero ha habido un buen nivel.

¿Quién es la persona que más ha influido en su vida profesional?

Son dos: mi padre Guillermo Gaviria Echeverri, y mi hermano Guillermo Gaviria Correa. Son dos líderes que marcaron fuertemente mi vocación de servicio público.

¿Cuál es la peor decisión de negocios que ha tomado a nivel personal?

Creo que las peores decisiones económicas están por el lado de las que he dejado de tomar. Por ejemplo, en el pasado, con mi señora íbamos a cambiar de casa y a comprar un terreno. No lo hicimos y a los pocos años vimos cómo se había valorizado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?