| 5/15/2014 6:00:00 AM

A campo abierto

Enrique Peñalosa, el experto en desarrollo de las grandes ciudades, se aproxima esta vez al campo con propuestas sobre desarrollo agrícola y política crediticia.

Ha hecho un esfuerzo genuino por librarse del sambenito impuesto por quienes lo consideran un candidato burgués, distante de la gente del común. Por eso, el martes 6 de mayo madrugó de buen ánimo para presentarse a las 6:15 a.m. en los estudios de La Cariñosa, la emisora más popular de RCN, donde se sometería a un fogueo ante los periodistas del noticiero Alerta Bogotá.

Su avanzada de seguridad apostaba sobre si llegaría en carro o en cicla. Lo hizo caminando más de tres cuadras, por obra del trancón capitalino, y llegó haciendo cuentas: “Un trabajador que ande en bicicleta se ahorra más de un salario mínimo, cerca de $800.000 en transporte”.

Deja en claro eso sí que no tiene nada contra la industria automotriz. Anuncia incluso que, para protegerla, va a echar atrás la firma de un TLC con Corea porque significaría la pérdida automática de 200.000 empleos. Con el índice en alto advierte enseguida que durante su gobierno descartaría la negociación de otros tratados bilaterales y exigiría la renegociación de aquel que está vigente con Estados Unidos por gravoso y desventajoso para los productores colombianos.

Como lo hizo en Ipiales, donde las cuestas lo obligaban a bajar de su bicicleta y a cubrir largos trayectos a pie, o en la zona cafetera, donde habló con parceleros y jornaleros, les dice a sus interlocutores que va a corregir los desequilibrios que han dejado las reformas tributarias. “Es que no puede ser que mientras el whiski está libre de IVA, el campesino tenga que pagarlo en la compra de una podadora o una motosierra”, dice a manera de consigna.

La libreta que carga en su bolsillo y en la que suele anotar inquietudes de la gente (su consigna es hablar poco y escuchar mucho) registra que en los puertos, en las conversaciones con navegantes, pescadores y pequeños empresarios, ha sido de buen recibo su oferta de rescatar a Quibdó, Buenaventura y Tumaco. Según él, ese será su primer acto de gobierno en el campo de la inversión social.

Deja ver que no confía en que la economía permanezca al vaivén de las reglas del mercado. Cree que el Gobierno debe intervenir para apoyar sectores que por alguna razón no tienen unos beneficios importantes en términos de innovación tecnológica de impacto regional. A campesinos de Montenegro, Quindío, les aseguró que no va a poner al agricultor colombiano a que compita con los de Costa Rica, Argentina u otros países que no han tenido problemas de violencia.

Cautiva el interés del público cuando habla de convertir el fique en una “fibra sofisticada”. “Sí”, dice con una sonrisa que contrasta con los rostros de sorpresa. “Tenemos que hacer contratos con los más avanzados investigadores del mundo para saber cuáles son las mejores semillas, los mejores pastos, los mejores productos”.

En los hatos de Los Llanos ha oído la pregunta recurrente sobre créditos. Entonces, él les responde a los interesados que pueden estar seguros de que un cultivo de caucho o de pimienta del piedemonte no va a recibir el mismo tratamiento crediticio y tributario que el que los bancos les reservan a las empresas grandes y poderosas.

Peñalosa, el experto citadino, irrumpió esta vez en el campo con la idea de que también puede entender la Colombia rural.

***

LAS PREGUNTAS A ENRIQUE PEÑALOSA

¿Se debe mantener la prioridad de la minería como locomotora del crecimiento?


La minería ha generado mucha insatisfacción en las regiones, poco empleo y revaluación del peso. Por supuesto que es posible hacer minería, pero hay que estar seguros de que tendremos un marco de protección al medio ambiente. Espero revisar con expertos las legislaciones en aspectos mineros de países como Canadá y Australia para ver qué recursos generan para el Estado y qué reglamentaciones, sin perder de vista que aquí hay inseguridad. También es cierto que hay minería criminal que tenemos que enfrentar con seriedad y recursos.

¿Cómo garantizará que el crecimiento de la economía sirva para crear empleos de calidad?

Todo lo que se pueda hacer para reducir los sobrecostos a la nómina es positivo. Pero lo que realmente va a generar más empleo es la inversión y, para atraerla, se necesita que haya seguridad física y seguridad jurídica. Las tasas de interés tienen que ser bajas y la de cambio, competitiva. Lo que regula la tasa de cambio no son los costos de las empresas en general, sino el costo de mano de obra. La inversión internacional es muy pequeña y los riesgos para los inversionistas muy altos. Si hubiera más seguridad florecerían muchos negocios en todo el país.

¿Cómo fortalecería usted las políticas sectoriales para la industria y la agricultura?

El tema más importante para nosotros es Corpoica, porque muchos de los productos que tenemos hoy son lo que los economistas llaman bienes inferiores: la panela, el fique, la papa, el ñame. Con investigación lograremos que haya otros productos que tengan mejor elasticidad de ingresos, como los frutales. Necesitamos estrategias de mercadeo creativas y distintas. Vamos a crear una exigencia de certificación de origen. Necesitamos programas de riego, esquemas de comercialización para garantizar que los insumos se compren a niveles internacionales y por debajo.

¿Cómo diseñaría usted una sólida política de desarrollo rural con una fuerte inversión en bienes públicos productivos?

Tendremos una estrategia clara para el apoyo a la industria y a la agricultura. El Gobierno debe intervenir para apoyar sectores que por alguna razón tienen unos beneficios importantes en términos de innovación tecnológica de impacto regional. Una de las entidades más importantes de nuestro gobierno va a ser Corpoica, porque donde más hace falta presencia del gobierno es en investigación, en alianza con las universidades regionales.

El día de los overoles - Juan Manuel Santos

De tierras y ángeles - Óscar Iván Zuluaga

Sin mordazas - Martha Lucía Ramírez

Pleno empleo - Clara López

Volver a la carátula

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?