| 6/22/2017 12:01:00 AM

Las empresas más innovadoras en la industria química y salud

Por primera vez, una encuesta mide el estado de la innovación empresarial en Colombia. La Andi y Revista Dinero presentan los resultados. Estas son las firmas más innovadoras en la industria química y salud.

Bayer Colombia - ¡Es bueno!

Con más de 150 años en el mundo y de ellos más de 100 en Colombia, la farmacéutica Bayer se ha convertido en un referente de innovación en el país.

No solo es la única compañía global con un centro de investigación fitosanitaria en territorio nacional; también es una de las compañías que mayor inversión y conocimiento desarrolla, promueve y comparte en el país en el área farmacéutica.

De hecho, sus resultados la ubicaron este año a la cabeza del Primer Ranking de Innovación Empresarial que realizan la Andi y Revista Dinero. 

Los resultados de esta multinacional en materia de innovación saltan a la vista. En investigación y desarrollo del área farmacéutica participa, por ejemplo, en protocolos de nuevas moléculas para las áreas de cardiología, fibrosis uterina y linfoma no Hodking. Esto lo hace a partir del trabajo que se desarrolla en alianza con cerca de 60 centros de investigación ubicados en 10 ciudades del país.

En el área de cultivos, fundó hace más de 40 años un centro de investigación en La Tupia (Valle del Cauca), donde realiza cada año más de 150 pruebas de investigación de productos y semillas en fases tempranas para el trópico.

Contenido relacionado: ¿La innovación requiere de la ciencia?

Eduardo García, director de la división Consumer Health de Bayer para Países Andinos, asegura que el tema de la innovación hace parte del ADN de su compañía, enfocada en ciencias de la vida. “En Colombia tenemos una cultura de innovación que es transversal a lo largo de toda la compañía, promoviendo que todos nuestros colaboradores experimenten para transformar y retar el statu quo todos los días”, asegura.

Para el directivo, la transferencia de tecnología en esta compañía incluye dar acceso a productos innovadores en Colombia, implementar buenas prácticas internacionales, valores agregados como servicios, mejorar procesos y nuevos modelos de negocio que permitan el intercambio de ideas, conocimiento y experiencias para la solución de problemáticas locales, retando el estado actual de las cosas, asegura el directivo.

Además de trabajar con la mentalidad de que el cumplimiento de la ley es ‘un deber ético’, la compañía supera en muchos casos la normatividad gubernamental a nivel local y cumple incluso los protocolos internacionales, que en muchos casos son más exigentes que los locales en materia de investigación científica. 

A esto se suma que la compañía trabaja también por compartir con otras instituciones sus principales resultados en beneficio del país. “Como jugador clave, promovemos la colaboración y cooperación interinstitucional con diferentes asociaciones científicas para la innovación en beneficio de la población”, comenta.

Pero no solo al interior de la empresa se promueve arriesgarse y probar nuevas cosas. De acuerdo con García, también se desarrolla desde hace años una cultura de la innovación que forma parte de un movimiento global que viene bajando en cascada desde la casa matriz, con programas de innovación abierta. 

¿En qué consisten? Básicamente en buscar la “colaboración de entidades externas como centros de investigación, universidades, startups y entidades del sector productivo”, explica el directivo. Entre los programas de colaboración abierta que desarrolla Bayer se destacan Grants4Apps, Grants4Targets, Grants4Traits y Grants4Tech, que reciben apoyos que pueden alcanzar los 50.000 euros.

Si le gustó este artículo visite: La banalización del concepto “innovación”

Además de acudir al conocimiento que tienen estas entidades, desarrolla otros programas de colaboración abierta en el nivel interno, “con plataformas que permiten el intercambio de ideas, conocimiento y experiencias para la solución de problemáticas locales, acompañados por un grupo de expertos y fondos dedicados”, dice. 

Para el directivo, Colombia se ha convertido en un referente para América Latina en el campo de la investigación clínica por los altos estándares de los centros de investigación que se han creado recientemente. De hecho, en el caso de estudios clínicos en 2015 se incrementó de 6 a 16.

El equipo de innovación de la farmacéutica en Colombia incluye más de 20 personas en investigación y desarrollo, y 10 personas que integran el grupo innnovation coaches, certificado internacionalmente, de varias disciplinas y que se encarga de abordar retos y facilitar las sesiones de ideación para crear soluciones a la medida in house.

Además del talento, la compañía hace una apuesta importante en materia de financiación. A nivel mundial, la compañía invierte 9,8% de sus ventas totales en temas de innovación.

Del total de ventas en Colombia en 2016, cerca de 2% provino de los últimos lanzamientos. “Desde Colombia se exportan productos como Mexsana y otros para la protección de cultivos, estos últimos se producen en la planta de Soledad (Atlántico), la segunda más grande de la compañía en Latinoamérica, que exporta a más de 20 países”, explica García.

Procaps - Los duros de las patentes

Foto: Marcela Carvajalino, vicepresidente de asuntos corporativos de la firma

Una de las compañías con mayores niveles de innovación en Colombia es el laboratorio Procaps, que produce medicamentos y multivitamínicos en presentaciones de cápsula blanda, entre otros productos. Esta firma es pionera en materia de innovación y su liderazgo salta a la vista. Solo un dato ratifica la afirmación: cuenta actualmente con 18 patentes concedidas en Estados Unidos, Canadá, Colombia, Comunidad Económica Europea, entre otros, y 22 más en trámite en distintos países.

Marcela Carvajalino, vicepresidente de asuntos corporativos de la firma, explicó que su estrategia de innovación ha resultado muy efectiva y esa es una de las claves del éxito de sus productos. “Principalmente nos enfocamos en dos tipos de proyectos: primero, el desarrollo de plataformas tecnológicas como procesos productivos únicos, maquinaria propia, sistemas de liberación exclusivos que proveen diferenciación a los productos. De otra parte, buscamos el desarrollo de nuevos productos o nuevas formulaciones que se hacen posibles gracias a las tecnologías y capacidades existentes”.

Para lograr estos objetivos, la compañía ha diseñado su propio sistema de innovación que ha llamado Eurekaps. Según Carvajalino, es “el programa que promueve, encarna y recompensa la innovación entre nuestros colaboradores a lo largo y ancho de la organización, soportado en una plataforma web y en un proceso articulado”.

Lea también: La transformación digital va más allá de los aplicativos móviles

La empresa estima que esta clase de estrategias son necesarias, pues la innovación requiere de decisión empresarial. “Las capacidades y los recursos por sí solos no generan resultados. La base del poder innovador de una organización es su gente. Por eso se requiere un motor que imprima energía al sistema. Eso es Eurekaps, una fuente de inspiración y motivación, un aglutinante e impulsor de nuestra cultura innovadora”.

Igualmente, la innovación no es posible sin la articulación con otros actores. Allí están incluidas entidades regulatorias de todos los territorios donde opera la compañía; por ejemplo, las autoridades de medicamentos, en el caso colombiano, el Invima.

Otros indicadores que revelan la apuesta innovadora de Procaps son las ventas y la inversión. Según la directiva de la compañía, los productos innovadores ya representan 12% de las ventas totales y Procaps destina inversión equivalente a 3% de las ventas totales.

Industrias Médicas Sampedro - Desarrollo médico

Foto: Mauricio Toro, director de Innovación de la empresa.

Con soluciones específicas a poblaciones e implantes de reconstrucción a la medida, Industrias Médicas Sampedro se ha convertido en líder en el diseño y desarrollo de dispositivos para solucionar problemas osteomusculares.

La empresa se dedica al diseño, desarrollo y comercialización de sistemas de fijación ósea y reconstrucción a la medida. Inició actividades como un taller dirigido a la industria textil, pero hoy es gran productora de dispositivos médicos y una aliada de los profesionales de la salud para la atención y recuperación de pacientes con traumas o problemas osteomusculares.

Industrias Médicas Sampedro fue adquirida en 2009 por el fondo Inversiones Oportunas, cuyos dueños decidieron que la compañía debía ser reconocida globalmente por sus dispositivos médicos con valor agregado. 

Allí empezó toda una estrategia centrada en la innovación, con el fin de brindar un producto ortopédico con una propuesta de valor. El tamaño pequeño de la empresa le daba la flexibilidad para ser capaz de diseñar y producir productos a la medida, facilidad que no tienen las multinacionales. Ahí encontró un “hueco” que comenzó a aprovechar.

Le podría interesar: Ranking de las empresas más innovadoras de Colombia

Su foco de desarrollo se centra en dos aspectos: soluciones específicas a poblaciones e implantes de reconstrucción a la medida. El primero está relacionado con dispositivos que se ajustan a los pacientes colombianos y de la región, pues las tallas y tamaños producidos por otras multinacionales no necesariamente se adaptan a las características óseas de los latinos. De estos dispositivos la empresa produce alrededor de 17.000 al mes.

El segundo es un producto personalizado que se diseña y produce de acuerdo con las necesidades del paciente. Hoy atiende un promedio de 250 casos al año, con productos que, además de proveer el mercado local, se exportan a España, Perú y México. 

La empresa invierte alrededor de 8% de las ventas en materia de diseño y desarrollo, pero, si se incluyen equipos y maquinaria, la cifra puede acercarse a 15%, dice Mauricio Toro, director de Innovación de la empresa. En este momento cuentan con 5 patentes otorgadas en Estados Unidos, la Unión Europea y Colombia, y tienen otras seis en trámite. 

Los resultados de los procesos de innovación no se han hecho esperar. Mientras en 2009 las ventas eran de $8.700 millones, en 2016 sumaron $24.000 millones y la proyección para este año es facturar $30.000 millones.

Para Toro, las barreras innovadoras están dentro de las empresas y este no es el caso de esta compañía. Uno de los indicadores evaluados es el peso que tienen los productos innovadores de los últimos dos años o los mejorados en los últimos seis meses en las ventas totales. Ese porcentaje es de 37% y 41%, respectivamente. 

Otro indicador clave es la rentabilidad, que mide cuántas veces se recupera lo que la empresa invierte en innovación. Hoy esa rentabilidad es de 500%. 

 La compañía, que emplea 170 personas de forma directa y solo en innovación tiene un equipo superior a 20, trabaja de forma conjunta con universidades e instituciones de salud nacionales e internacionales con el fin de fomentar la investigación. 

El tema de innovación en esta compañía no es una moda, dice Toro, sino una forma de ser sostenibles y alcanzar crecimientos sustanciales en los resultados económicos y, por ello, hacen un trabajo científico juicioso que le permite a la organización destacarse en medio de un negocio dominado por las multinacionales.

Con esta filosofía clara, al final del día la motivación de la empresa y de sus trabajadores es, además de los resultados empresariales, cómo le proporcionan salud al mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.