Dinero.com Revista Dinero

| 7/24/2013 6:00:00 PM

El último año de Santos

El último año de gobierno será el peor de Santos. Los precarios o nulos resultados en todas las áreas sacarán a flote todas sus carencias, deficiencias y mediocridades sin apelación posible.

Por: Alfredo Rangel, analista político

La opinión verá como todas sus promesas y anuncios fueron vanos, y por ello le pasarán la cuenta de cobro castigándolo como nunca antes en las encuestas. Su popularidad y aceptación terminarán en muy bajos niveles.

Los diálogos de paz terminarán rompiéndose, ante su creciente desprestigio originado por una agenda que no avanza, las exorbitantes exigencias de la guerrilla y su negativa a entregar las armas, la continuación de la violencia, y el rechazo público de la impunidad y la elegibilidad para culpables de delitos de lesa humanidad. El gobierno tratará de capitalizar en su favor la ruptura, pero la opinión pública le cobrará ese fracaso. Las FARC incrementarán sus atentados terroristas y sus principales líderes seguirán refugiándose en Venezuela.

Las locomotoras tendrán desempeños muy mediocres. El sector agrícola terminará paralizado por la incertidumbre de los diálogos de paz, la falta de política agropecuaria y el desgreño gubernamental. La minería sufrirá una disminución de la producción y de la inversión extranjera, sin que nuevos proyectos se desarrollen. Los proyectos de ciencia y tecnología terminarán enredados entre los trámites burocráticos, el clientelismo regional, la falta de una política nacional y la inestabilidad de los directores de Colciencias. La construcción no alcanzará sus metas y los megaproyectos apenas quedarán comenzados; las 100 viviendas gratuitas no se alcanzarán a construir ni a entregar.

Las huelgas, las protestas y los bloqueos de vías serán mucho más frecuentes durante el último año de Santos; por parte de las regiones y de los gremios de productores se generalizarán las vías de hecho como forma de conseguir reivindicaciones y atención del gobierno, que se verá sorprendido por los hechos en todas partes, sin llegar a articular una política efectiva de prevención y de anticipación, ni de interlocución efectiva con las comunidades para evitar las vías de hecho.

La economía tendrá un mediocre desempeño en el 2013, con una cifra cercana al 3.5% de crecimiento del PIB, que le restará impulso a muchos sectores en el año siguiente. El gobierno de Santos terminará con una gran deuda con la industria, la agricultura y la construcción de infraestructura. El desempleo no terminará con cifras de un dígito, como prometió el gobierno. Los efectos negativos de la reforma tributaria se sentirán con dureza en los sectores de clase media y los pequeños y medianos negocios, lo que aumentará el clima de inconformidad social.

El Congreso tendrá un lánguido final al quedar engavetadas las reformas a la educación y a la justicia, y no haber iniciativas propias ni del gobierno que conciten el interés de la opinión. Solo en sus estertores, el Congreso aprobará la Ley de Desarrollo Agropecuario, cuando ya sea demasiado tarde. En la Unidad Nacional se verá una verdadera rebatiña por los recursos públicos para empezar a aceitar las maquinarias políticas de cara a las elecciones parlamentarias y presidenciales.

Finalmente, en vista de su creciente desprestigio, del deterioro de la situación económica, del malestar social, del fracaso de los diálogos de paz, y de la creciente popularidad de la opción uribista al Congreso y a la Presidencia, Santos optará por no presentarse a la reelección argumentando que no son buenos los mandatos largos. Vargas Lleras saltará al ruedo para enfrentarse en la segunda vuelta al candidato uribista. Pero el resultado de las elecciones parlamentarias determinará e influirá como nunca antes la suerte de la elección presidencial.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×