| 11/25/2012 6:00:00 PM

El pedagogo - Pascal Affolter - Colegio Helvetia

Tras 16 años en el país, este pedagogo suizo está convencido de que para mejorar la educación nacional hay que mejorar las condiciones de los profesores. Destaca la importancia de afinar los instrumentos de medición de competencias y minimizar la evaluación de aprendizajes memorísticos.

Fundado en 1948 por la colonia suiza que quería ofrecerles a sus hijos una educación con valores y tradiciones de su país como complemento a los que se enseñaban en Colombia, el Helvetia forma parte de una red de 17 colegios suizos en el extranjero. El de Bogotá es el más grande, con 800 estudiantes, y el único que tiene sección alemana y francesa.

Los niños inician su escolaridad fortaleciendo el idioma materno y con alemán o francés; en grado 6° inicia el inglés. Lo que en un mundo globalizado es una ventaja competitiva. Ofrecemos doble titulación: el bachillerato colombiano y la posibilidad de obtener la Matura suiza, que es el diploma de bachillerato más importante que ofrece Suiza y que da acceso a todas las universidades en el mundo. Cada vez lo presentan más estudiantes de último grado: el año pasado 64% de los graduandos obtuvo la doble titulación.

Nuesto sistema educativo es permeable, pues quienes no optan por la Matura, igualmente pueden hacer una profundización en cuatro materias principales: biología y química; matemática aplicada y física, economía y derecho y el idioma de inmersión de la otra sección.

Este no es un colegio con otro idioma sino bicultural, tenemos 27 profesores suizos, que además de transmitir un idioma, sumergen a los niños en una cultura. Las materias de profundización las hacen de noveno a doce, los últimos dos años pueden escoger una materia adicional, entre informática, biología, arte, música, etc.

Nuestra meta no es crear una élite exclusivamente intelectual, sino preparar jóvenes de manera integral, formando “mano, cabeza y corazón”, como lo plantea el reconocido pedagogo suizo Johann Heinrich Pestalozzi. Nos proponemos formar jóvenes felices y comprometidos con su entorno y el mundo, en un contexto bicultural, multilingüe, que ofrece una formación integral de alta calidad.

80% de nuestos estudiantes son colombianos y 20% suizos. 85% de nuestros egresados estudian en universidades colombianas y el resto van a Europa y Estados Unidos.

Nuestros estudiantes tienen la oportunidad de aprender hasta 4 idiomas, y al inglés se le da mucha importancia. Se enseña durante 7 años en medios grupos y niveles de desempeño, para terminar con un excelente dominio.
Nosotros preparamos jóvenes para un mundo globalizado.

Las pruebas del Icfes son un instrumento de evaluación externo muy importante, que aporta al análisis del sistema educativo colombiano y para nosotros es uno de los indicadores que nos retroalimenta el nivel de calidad.

En Suiza el sistema educativo es muy diferente. Existen dos excelentes opciones de formación: unos presentan la Matura como criterio para ingresar a la Universidad y otros estudiantes optan por una formación técnica de alto nivel. Es una educación dual muy exitosa que mezcla teoría y práctica.

El Icfes tiene que seguir esforzándose por afinar los instrumentos de medición de las competencias y minimizar la evaluación de aprendizajes memorísticos. En cuando a los PreIcfes, en nuestro caso no los recomendamos, pues con lo que les enseñamos durante 14 años debe ser suficiente para las pruebas Saber. Lo que sí hacemos, para apoyar a los alumnos, es un simulacro para manejo del plegable y del tiempo.

Respetamos la Prueba de Estado, pero no preparamos a nuestros estudiantes para un examen, sino para la vida y atar el resultado de la prueba para que sea un incentivo económico para los colegios es algo delicado, que amerita un muy buen seguimiento. Por otro lado, el ranking, en mi opinión, no sirve para comparar colegios, ya que no mide la totalidad del proyecto educativo.

Aplaudo que el Icfes haya decidido hacer anualmente las pruebas en tercero, quinto y noveno, ya que nos permite hacer un ejercicio de evaluación y mejoramiento año tras año.

Para mejorar la educación en Colombia, me parecería ideal una estructura dual (formación universitaria y técnica) donde la totalidad de los jóvenes puedan acceder a una formación de calidad y se respeten las habilidades e intereses diferentes. Implicaría una inversión importante en formación de docentes y una mejora significativa de sus condiciones.
                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?