Revista Dinero

Javier Gutiérrez Pemberthy, Ecopetrol.

| 6/14/2013 5:00:00 PM

El optimista

Al mando de la mayor empresa del país, está concentrado en aumentar las ventas al Lejano Oriente y en encontrar más petróleo. El proceso de paz le genera optimismo.

Arrancamos 2013 con una perspectiva positiva para nosotros y el país. Colombia se posiciona como una de las economías más atractivas de Latinoamérica. Haber subido la calificación a grado de inversión es una buena noticia y, en general, uno observa interés de los inversionistas por seguir invirtiendo.

Ha sido clave iniciar el año cumpliendo nuestras metas de producción, lo que nos va a ayudar a alcanzar lo planeado, que incluye la inversión de unos US$8.200 millones para producción y exploración. También está el desarrollo de grandes proyectos como el Bicentenario, que es el nuevo oleoducto para Casanare y Arauca y se espera entre en operación hacia mediados de año, y la Refinería de Cartagena que presenta una mejor perspectiva.

En el sector de los hidrocarburos, la gente se ha acostumbrado a precios altos del crudo y, aunque este primer trimestre han bajado un poco frente al año pasado, siguen siendo precios fuertes. Buena parte del crudo colombiano se vende con referencia al Brent, lo que nos permite tener una perspectiva por encima de los US$100.

En el frente internacional se habla de algunos riesgos por el aumento de la producción estadounidense, sin embargo, tenemos un crudo pesado que pasó de no ser tan atractivo en el pasado a ser muy demandado por los mercados de Oriente. Hemos venido aumentado nuestra participación en el Lejano Oriente y eso nos ha permitido compensar.

El principal riesgo para el negocio es armonizar las variables que debemos coordinar para ejecutar nuestras inversiones y que son de tipo social, laboral, de orden público, de obtención de permisos, licencias y relacionamiento. Son temas que requieren gran volumen de actividad y coordinación con muchos entes. Se necesita que todos los astros se alineen.

Las medidas del Gobierno están dando resultados en la tasa de cambio e incluso se observa, sin que sea exagerada, una tendencia de devaluación. Eso se ajusta a nuestros cálculos, en donde le apuntamos a tasas de cambio de $1.800. Vemos al peso en buena posición y no esperaríamos variaciones fuertes, incluso se puede devaluar más.

No veo que el país se esté desacelerando, creo que puede crecer a ritmos de entre 4% y 5%. Por alguna circunstancia, los fines y comienzos de año generan ciertas expectativas que impactan las percepciones. Pero, a medida que corre el año, la mayor confianza en temas como el proceso de paz, va generando tranquilidad y permiten superar la desconfianza.

Soy optimista con el proceso de paz en general, pero hay que entender que se debe esperar a que avancen los acuerdos. Su implementación tomará tiempo y sus efectos se van a dar paulatinamente. No obstante, el solo hecho de poder alcanzar acuerdos es muy positivo.

Hay que mirar de qué manera las empresas participamos en la reinserción. Nosotros hemos trabajado en programas como el de desarrollo en paz del Magdalena Medio, el cual busca generar espacios de diálogo y proyectos productivos que integren grupos y comunidades.

Han aumentado los ataques a la infraestructura y puede estar asociado al ritmo de las conversaciones de paz. Hemos tenido más atentados, pero con un muy buen trabajo de prevención y coordinación con las fuerzas militares, las autoridades locales, el poder judicial y la parte operativa, hemos logrado que el efecto sea menor.

No opino sobre los expresidentes y a los Ministros los veo a todos muy bien. Me gustan mucho mis jefes: Federico Renjifo, Mauricio Cárdenas y Mauricio Santa María; mi consejo es que sean optimistas y jalen duro.

La locomotora minero-energética viene haciendo un buen aporte, incluso en empleo, pues hay que mirar el sector desde los encadenamientos que genera, pues empuja a toda la economía y los ingresos del Gobierno, que luego llegan a sectores sociales y ayudan a reducir la pobreza. En el primer trimestre generamos 39.197 puestos directos con las firmas contratistas.

Las reformas que está impulsando el Gobierno son las que el país requiere, lo que pasa es que a veces lo óptimo es enemigo de lo bueno y lo mejor en ciertos temas es avanzar paso a paso, para ser más efectivo.

Con Venezuela hemos desarrollado negocios sin interferencias políticas. Mantenemos nuestros acuerdos comerciales para las exportaciones de gas.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×