| 12/13/2011 11:00:00 AM

El mundo en 2012

En un mundo cargado de incertidumbre, los negocios, la economía y la geopolítica se moverán duro el año entrante. En Colombia, entre tanto, la dinámica de los negocios estará en pleno furor.

El futuro ya no es lo que era antes, como decía Paul Valery. Las cosas cambian muy rápido. Los colombianos de finales de los 90 miraban al futuro con ansiedad que rayaba en pánico, mientras su país se aislaba del mundo y era consumido por la violencia. A los colombianos de 2012, en cambio, ni siquiera les queda tiempo para pensar en pronósticos. Están demasiado ocupados comprando, endeudándose y moviendo proyectos en uno de los pocos países del mundo donde la confianza en la economía está en auge y la gente piensa que las cosas, sencillamente, serán mejores mañana que hoy.

¿Qué nos espera en 2012? La economía global pende de un hilo, el euro podría estar llegando a su fin, la perspectiva de una guerra nuclear en Medio Oriente está más cercana que nunca, China y Brasil se desaceleran, cambiarán los mandatarios en cerca de 40 países. Sin embargo, en Colombia nada de eso parecería afectar los planes para el año entrante. Desde los potentados hasta los ciudadanos de a pie, todos siguen con el programa que traían. El año 2011 fue muy bueno y 2012 tendrá que serlo también. Ese es el lema.

En el sector privado, la consigna es no dejar que escape el buen momento. El mercado de acciones es una muestra. El año 2011 marcó récords en emisiones de acciones, con protagonistas, entre otros, de los sectores financiero (Aval, Davivienda y Sura), aéreo (Avianca), petrolero (Ecopetrol), alimentos (Nutresa), energía (EEB) y comercio (Éxito), cuyas emisiones superaron los $13 billones. Se espera que en 2012 entren nuevos jugadores a estas ligas.

La primera en la lista es Carvajal Empaques, que durante el primer trimestre de 2012 emitirá en acciones preferenciales 35% de la propiedad de la empresa. Otra que se alista es la compañía antioqueña Productos Químicos Panamericanos (PQP) –cuya facturación anual es de cerca de $170.000 millones– que pondrá en el mercado 40% de sus acciones. Y se espera que lleguen otras firmas a la Bolsa como, por ejemplo, los equipos de fútbol profesional. Millonarios se prepara para su segunda emisión de acciones y alista su entrada a la Bolsa en los primeros meses del año entrante.

Por lo demás, los banqueros de inversión anticipan noticias de nuevas compañías nacionales en las bolsas del exterior. Podría darse la tercera fase de la capitalización de Ecopetrol o la salida de dos grandes grupos financieros locales que aún no se encuentran listados en Nueva York, como Aval y Davivienda. Por su parte, Avianca, ISA e Isagen también podrían dar el paso hacia las bolsas internacionales.

Si en el sector privado la tónica es de optimismo, en el sector público reina una de radiante confianza y febril actividad. La administración Santos tiene el acelerador metido a fondo para pasar más reformas económicas en su segundo año de gobierno, buscando consolidar sus proyectos transformadores antes de tener el sol a las espaldas. Sobresalen varias reformas y proyectos de ley que presentará el Gobierno ante el Congreso. Viene una reforma tributaria que será radicada en el primer semestre, orientada a impulsar el proceso de formalización y depurar la Ley General de Impuestos.

El gobierno empujará para presentar otros proyectos de ley orientados a corregir fallas estructurales en la economía. Se presentará, por ejemplo, una reforma pensional que quiere fortalecer el sistema, aumentar las edades de jubilación y las cotizaciones y reducir los casos de pensiones privilegiadas.

La locomotora de la minería está en plena operación, pero sus instituciones están atrasadas. El año 2012 seguramente iniciará con una producción de un millón de barriles diarios en Colombia y Ecopetrol liderará inversiones por cerca de US$8.500 millones. También se esperan inversiones en carbón, empezando por los US$1.300 millones que anunció Cerrejón para aumentar su producción. Sin embargo, hace falta una reforma institucional. Se prevé el cambio del Código Minero, que permita darle orden a un sector que se mueve en una realidad dual, entre la más audaz modernidad y el más aberrante atraso.

Por otra parte, el sector minero energético también será protagonista con la enajenación de 10% de la participación que tiene la Nación en Ecopetrol. El trámite, que se esperaba para este año, deberá pasar por el Congreso en la próxima legislatura.

A todos los colombianos nos parecería fascinante la predicción de un cambio veloz, por fin, en infraestructura. Lamentablemente, eso no ocurrirá, pues la velocidad en ese frente es baja y solo hasta mediados de 2012 saldrán las primeras licitaciones. Si la crisis mundial sobreviene el año entrante, la infraestructura no será el sector que compense con inversión anticíclica. También nos gustaría predecir el despegue de un milagro agrícola, pero seguramente no lo veremos. Incluso las inversiones futuristas que se están haciendo en los Llanos Orientales no podrán mostrar sus frutos en la escala que merecen mientras no exista infraestructura básica en la región.

A pesar de la ausencia de infraestructura, se acelerará la agenda de los acuerdos comerciales. El Gobierno espera que el TLC con Estados Unidos esté andando antes del último trimestre del año entrante. Entrará en recta final el acuerdo con la Unión Europea y se le dará prioridad a cerrar acuerdos con Corea, Panamá y Turquía e iniciar negociaciones con Japón, República Dominicana y Costa Rica.

Entre tanto, los empresarios seguirán ocupados en ajustar sus operaciones. Luis Carlos Sarmiento adquirirá la mayoría accionaria en El Tiempo, si el Consejo de Estado confirma que Planeta no puede ser el adjudicatario del tercer canal de televisión. Ardila buscará recuperar la sintonía perdida en sus emisoras de radio. Los herederos de Julio Mario Santo Domingo se proyectarán con más fuerza hacia sectores como agroindustria y energía y llevarán su pelea con Efromovich, el actual dueño de Avianca, hasta sus últimas consecuencias. El Grupo Bolívar seguirá apalancándose en el crecimiento del sector de la construcción de vivienda de interés social. Viva Colombia iniciará operaciones y mostrará hasta dónde puede llegar en nuestro país el modelo de aerolíneas de bajo costo. Los bancos brasileños pondrán pie firme en Colombia.

Los empresarios colombianos parecen decir: si la debacle internacional viene, ya veremos qué haremos. Por ahora, nadie va a perder su tiempo considerando escenarios oscuros. Lo sentimos por Europa, pero aquí no hay tiempo para lamentaciones. En Colombia, los negocios no dan espera.
.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?