| 11/27/2014 12:00:00 AM

El privado gratuito

Instituto Experimental José Celestino Mutis de Barranquilla

No es común encontrar un colegio privado gratuito. Y mucho menos uno donde enseñen siete idiomas sin tener que pagar un solo peso por matrícula, pensión, derechos de grado o certificados estudiantiles. Estos son atributos que hacen del Instituto Experimental José Celestino Mutis de Barranquilla una institución muy particular.

Dirigido a la población vulnerable de los estratos uno, dos y tres, este colegio se ubica como el mejor de la región en Calendario A, de acuerdo con el ranking de Dinero que tiene como base los resultados de las pruebas de Estado. Sin ser bilingüe, una de sus fortalezas es el inglés, así como otros seis idiomas a los que los alumnos tienen acceso: francés, alemán, ruso, italiano, griego y latín

La institución educativa –que se sostiene con aportes de la Fundación Mario Santo Domingo, Fundación Gases del Caribe y Promigas, además de recursos de la Alcaldía y otras entidades de la zona– trabaja en jornada completa y gradúa al año un promedio de 20 alumnos que, según Antonio Martínez, su rector, siempre continúan con estudios superiores, principalmente en la Universidad Nacional, en donde terminan becados gracias a su buen nivel académico.

No es una institución grande. Tiene cupo solo para 180 estudiantes y en este momento cuenta con 164, una cifra que para Martínez es representativa, si se tiene en cuenta que solo se admiten niños a partir de sexto grado y provenientes de escuelas públicas.

Su rector –que lleva 22 años en el cargo– considera que la clave del éxito de la institución es que trabaja en un modelo educativo que está basado en el respeto a la persona y a la institución, así como a la comunidad a la cual se debe.

Volver al especial Los Mejores Colegios de Colombia 2014
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?