Revista Dinero

Miguel Ángel Villalobos - Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos

| 11/25/2012 6:00:00 PM

El matemático - Miguel Ángel Villalobos - Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos

En su último año en Colombia, a este docente español le preocupa que las pruebas del Icfes no midan la expresión oral y escrita. No rotundo al proyecto para prohibir tareas.

El colegio acaba de cumplir 32 años y nació como resultado de un acuerdo bilateral entre los dos gobiernos para abrir un colegio español en Bogotá y uno colombiano en Madrid, que es el Miguel Antonio Caro. Cada uno funciona con las mismas ventajas, como por ejemplo la concesión de los terrenos gratuitos En los primeros años no había muchos españoles acá, pero ahora la colonia ha crecido bastante por las circunstancias económicas de Europa. El colegio es autosuficiente, salvo el sueldo del profesorado que lo paga el Estado español, tanto al 80% de maestros españoles como al 20% de colombianos.

A diferencia de Colombia, donde la profesión docente no es tan reconocida, en España la imagen de los maestros siempre ha sido buena y de élite. Para trabajar acá venimos por máximo 6 años, yo estoy en mi último año. Cuando se acaba la misión en el exterior hay que volver a España y dentro de un tiempo se puede ir a otro país.
En Cali y Sao Paulo también hay esta figura de centros españoles, pero con las mismas condiciones del nuestro solo existe en Argentina. Antes de Colombia tuve la suerte de trabajar en Marruecos, donde también España tiene una presencia similar; además, sigo dando clases de matemáticas.

La educación se imparte igual que en España. Se hace hasta grado 12 y los niños se reciben desde los tres años. El año adicional no perjudica, por el contrario sirve para madurar. Hay doble titulación, lo que les permite a los egresados estudiar en cualquier país de Europa, aunque la idea de estos colegios es que puedan ir a estudiar en las universidades españolas.

La enseñanza de la lengua española es fuerte y comparativamente somos más exigentes en matemáticas, ciencias y humanidades, porque cuando recibimos alumnos de afuera los vemos un poco más quedados. El pensum es diferente, usamos el de España, aunque debemos impartir asignaturas de sociales de Colombia, lo que dificulta la carga académica.

Tenemos interés por mejorar el inglés y lo hacemos reduciendo los grupos para que sea más personalizado, pero nuestro objetivo es potenciar la cultura española y no ser un colegio bilingüe.

20% de nuestros estudiantes son españoles puros, un grupo que crece que son los de doble nacionalidad, que ya llega a 30% y el resto son colombianos, que llegan atraídos por el prestigio y la calidad.

La prueba de Estado española se conoce como PAU, Prueba de Acceso a la Universidad, se realiza desde acá, pero no es obligatoria para todos los alumnos. Felizmente cada año la presentan más y todos han aprobado. Cada año unos diez alumnos se van a estudiar afuera. Graduamos unos 50 y tenemos 870 estudiantes.

No estamos acostumbrados a las pruebas tipo Icfes. Las nuestras son por área individualizada, con horarios diferentes y preguntas menos numerosas y más concretas, más de redacción, de expresión y de vocabulario, nunca de tipo test. Nos sorprende el sistema de acá, que es todo en un día, todo en un solo formato y de selección múltiple, eso les dificulta a los que no están habituados.

Los alumnos van haciendo prácticas para las pruebas del Icfes que también para nosotros son muy importantes y los cursos de PreIcfes los vemos como un simulacro y no como un curso adicional para los de grado 12. Los presentamos a todos, lo que en teoría nos puede hacer bajar el puntaje y algunos puestos en el escalafón, pero también son nuestros.

Para evaluar la prueba PAU hay una serie de profesores especializados que se reparten el trabajo, además está separado por distritos y comunidades. Nosotros, por ejemplo, dependemos de la Universidad a Distancia y en 15 días se tienen los resultados.

Es fundamental ver cómo redacta un alumno, cómo se expresa y maneja verbos, cómo afronta un problema y llega a las conclusiones, pues la respuesta múltiple también tiene mucho de azar. Se podría hacer algo mixto de redacción y selección múltiple.

Prohibir las tareas nunca será positivo, en especial en los niveles secundarios cuando ya se están preparando para la universidad, quizás para los niños pequeños, pero luego no se puede.                                                               

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×