| 5/26/2016 12:00:00 AM

Los ambiciosos planes del segundo hombre más rico de Colombia

El magnate colombiano Jaime Gilinski explica los alcances de su proyecto en Panamá y habla sobre cómo van sus otras inversiones internacionales. Entrevista.

Jaime Gilinski es considerado por la revista Forbes como el segundo hombre más rico de Colombia. No solo por sus participaciones en el sector financiero a través de los bancos GNB Sudameris en Colombia, o por la adquisición de las operaciones de HSBC en Latinoamérica, o por su ingreso como accionista al banco Sabadell de España o por sus tradicionales propiedades en el sector industrial: ahora, el que es catalogado como el proyecto inmobiliario más grande del mundo, Panamá Pacífico, también le ha aportado para subir en el ranking de los empresarios más exitosos de Colombia.En entrevista con revista Dinero, Gilinski explica cómo van sus negocios.

¿En qué va el proyecto Panamá Pacífico?

Del total de hectáreas comprometidas se han desarrollado unas 200 hasta la fecha, que corresponden a cerca de 15% del proyecto. En este momento hay en la zona cerca de 270 compañías multinacionales, más que todo alquilando espacios. Ocupamos unas 11.000 personas que trabajan en el desarrollo.

¿Qué compañías ya están ubicadas allí?

Básicamente hoy están Dell, 3M, Carterpillar, VF corporation, y muchas de las grandes multinacionales que operan en Panamá se han ubicado dentro del proyecto, bien sea alquilando oficinas o bodegas. Sin lugar a dudas hemos visto un desarrollo muy importante con todas esas empresas apostando por el proyecto.

¿Qué inversiones han realizado hasta el momento?

El proyecto requería una inversión mínima de US$400 millones en los primeros 8 años. Eso se hizo con creces y el nivel de inversión total desde que se inició hasta la fecha podríamos estar llegando a los US$1.000 millones.

¿Cómo van las ventas del proyecto?

Todo lo que son espacios comerciales, edificios y bodegas no se están vendiendo; todo eso se alquila. Se inició hace 4 años la parte residencial; según el plan maestro, en total el proyecto está diseñado para 22.000 viviendas entre apartamentos y casas y se han entregado unas 2.000 residencias. Estamos en un nivel de desarrollo y venta de unas 600 unidades este año.

¿Cómo han financiado las obras?

El proyecto comenzó en 2007 y 2008 cuando la crisis inicia. La inversión original fue aporte de capital, tanto de los socios ingleses como de nosotros y ya a través del tiempo el proyecto se ha venido financiando a través de bancos locales, lo que es la financiación de la parte residencial y con las hipotecas a largo plazo para los compradores. Y el proyecto comercial y de bodegas es con capital propio de los inversionistas y reinversión de utilidades.

Forbes asegura que este proyecto ya le ha dejado ingresos por US$1.400 millones. ¿Es acertado ese dato?

Ese es un proyecto grande que toma 40 años el desarrollo y ha sido un proyecto exitoso. Después de la expansión del Canal de Panamá, es el proyecto más importante del país y si seguimos desarrollándolo va a ser un polo de avance importante para Panamá.

¿Realmente es el proyecto inmobiliario más grande del mundo?

Yo creo que si miras el tamaño del proyecto, el número de hectáreas y que esté ubicado a 10 minutos de una ciudad metropolitana importante como Ciudad de Panamá, el tamaño es casi que similar a gran parte de lo que es esta ciudad. Y como ha sido un desarrollo planificado a través de 40 años de los cuales van prácticamente 9, es un desarrollo que va a permitir todo tipo de utilización: comercial, bodegas y oficinas para las empresas que están allí; las personas que están trabajando en las compañías van a tener la posibilidad de vivir en la parte residencial. Ya hay cerca de 5 colegios, hay supermercados y droguerías.

Lo importante es que se ha hecho con todo tipo de cuidado del medio ambiente, no hay edificios altos y se está cuidando mucho la parte verde, se han dejado grandes espacios de parques que facilitan a los residentes vivir en un ambiente mucho más amplio que vivir en la Ciudad de Panamá, donde hoy hay muchos edificios.

¿Está pensando algún otro proyecto de estos en otro país?

Estamos siempre mirando oportunidades en diferentes partes. Un proyecto de esa magnitud es difícil de visualizar en alguna parte y lo bonito de lo de Panamá es que fue un proyecto que tenía gran parte de la infraestructura, había cerca de 30.000 personas cuando estaban los soldados norteamericanos en la base. Entonces mucha de la infraestructura ya estaba desarrollada, nos ha tocado mejorarla, pero eso facilitó en 9 años empezar con fuerza el desarrollo de un proyecto de este tamaño.

Hablemos de sus otras inversiones. ¿Va a salir de su participación de Sabadell?

Yo no he salido de esa inversión. Tenemos por encima de 5,2 % del banco. Sí tuvimos una reducción de una participación mucho mayor que había pero todavía sigue esa participación, lo que nos convierte en el mayor accionista individual del banco en España.

¿Tiene pensado abandonar inversiones en el sector financiero?

No es nuestra estrategia. Seguimos creciendo y se ha ido consolidando la inversión en el sector financiero, tanto en Colombia como en los países en que se adquirió la participación de HSBC. Realmente desde 2012, cuando se adquirió HSBC, se ha llegado a niveles eficiencia y de rentabilidad que mejoran mucho la inversión. No hay la idea de salir de esos intereses. Seguimos confirmando, creciendo, invirtiendo y desarrollando. El retorno sobre inversión en banca es cercano a 20% y ese resultado es satisfactorio.

¿En industria qué están viendo?

Seguimos invirtiendo tanto en Colombia como en otros países.

¿Y los hoteles cómo van?

Van bien; los dos de Bogotá están operando ya como Four Seasons. A medida que pase el tiempo van a ser hoteles que van a permitir alcanzar la categoría que tienen los Four Seasons en todo el planeta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?