| 4/2/2014 8:00:00 PM

El legado de Piedrahita

A partir del comienzo de siglo, este ejecutivo convirtió a una buena empresa de alimentos en el eje de un grupo multinacional.

El responsable de la estrategia que convirtió a Nutresa en un conglomerado internacional es Carlos Enrique Piedrahita, el hombre que volcó a la entonces Compañía Nacional de Chocolates a nuevos segmentos y a una diversidad de países.

Su gestión marcó un hito en la historia de la que hoy es la cuarta firma de alimentos de Latinoamérica. Carlos Ignacio Gallego, quien lo reemplaza al frente de esa tarea asegura que Piedrahita “lideró la transformación del Grupo, convirtiéndola en una multilatina. Desarrolló el equipo que tenemos y nos deja una vara muy alta”.

Piedrahita provenía del sector financiero, pues fue presidente de Corfinsura y vicepresidente financiero del Banco Industrial Colombiano (BIC). Por esa razón, muchos consideraron que su enfoque estaría concentrado fundamentalmente en el apalancamiento de la expansión. Sin embargo, el ejecutivo sorprendió por su enorme olfato comercial y estratégico.

“Piedrahita es un empresario exitoso que supo direccionar la compañía con una estrategia internacional y una diversificación adecuada en toda la actividad alimentaria. Simultáneamente fue visionario, pues el grupo tenía muchas más inversiones, distintas a las de alimentos. Él le dio enfoque, concretó su estrategia en el mundo de los alimentos y la internacionalizó”, explicó Héctor Arango, quien fue vicepresidente ejecutivo del Grupo.

Las pruebas del éxito de Piedrahita saltan a la vista por cuenta de las cifras. Las ventas internacionales ya aportan US$1.000 millones al balance. El proceso de conquista de mercados internacionales fue posible a pesar del difícil contexto para la internacionalización en Colombia. Los problemas conocidos por la baja calidad de la infraestructura vial y la caída permanente en el precio del dólar, hacían que los costos de exportar fueran más altos y los rendimientos por las inversiones en el exterior se redujeran por cuenta del diferencial cambiario.

Sin embargo, desde la llegada de Piedrahita a la entonces llamada Compañía Nacional de Chocolates, en el año 2000, esta firma no hizo otra cosa diferente a crecer. Para lograrlo con éxito era necesaria no solo una estrategia agresiva de adquisiciones, sino una reorganización que permitiera responder a las nuevas condiciones.

Mientras empezó a expandirse en Centroamérica, con compras en Puerto Rico y Costa Rica, Piedrahita vio que era necesaria una reestructuración, pensando en una fusión de todas las unidades de negocio, la cual se concretó en 2005, cuando todas las compañías que formaban parte del conglomerado se reunieron bajo el nombre de Grupo Nacional de Chocolates, decisión que buscaba reconocer la diversidad de líneas de producción, pero unificar el mando en la administración.

El objetivo era que cada uno de los negocios se fortaleciera independientemente, pero logrando sinergias y economías de escala. Para 2006, “Chocolates” estaba presente no sólo en el mercado de dulces, sino también, de galletas, helados, cárnicos y pastas. Dentro de su portafolio ya se encontraban marcas como Doria, Crem Helado, Zenú, Rica, Colcafé, Sello Rojo y las tradicionales Chocolatinas Jet y Galletas Noel.

Fue entonces cuando se pensó que una forma de generar sinergias entre las mismas unidades era la de centralizar tareas comunes. Para ello, se le encomendó la tarea al ahora nuevo presidente, Carlos Ignacio Gallego, de crear una empresa que permitiera consolidar una estrategia única en asuntos como logística, compras de commodities y todo lo que pudiera manejarse de manera centralizada. Nació así Servicios Nutresa.

“Esta compañía nos permite tener una plataforma de tecnología de información común, bajo una sola instancia y lograr economías de escala muy importantes. Servicios Nutresa es un facilitador de proyectos de productividad. Por ejemplo, el año pasado adelantamos uno muy importante en capacidades de abastecimiento global con economías muy grandes. Ante todo, yo diría que es un facilitador del crecimiento”, explicó Gallego.

Hasta 2011, el Grupo Nacional de Chocolates había hecho por los menos 16 adquisiciones en mercados como Panamá, México, Perú, República Dominicana y Estados Unidos.

En ese momento ocurrió el último ajuste en el grupo: pasó a llamarse Nutresa, pues la relación con la industria del chocolate era apenas una de las muchas que estaba en el portafolio de servicios.

En los últimos dos años de la administración Piedrahita, la expansión no ha parado. En 2012 fue adquirida DanKaffe, en Malasia, y en Costa Rica la fábrica de helados Pops. En 2013 adquirió la segunda empresa de alimentos de Chile, Tresmontes Luchetti, y anunció la alianza con Starbucks, para convertirse en el socio estratégico durante la incursión de estas tiendas en Colombia.

Piedrahita cerró su gestión anunciando una nueva alianza con Mitsubishi, para ofrecer productos de café a través de Oriental Coffee Alliance en el mercado de Malasia.

Finalmente, con la apertura de la primera oficina de abastecimiento global en China, Nutresa se mete de lleno en el Lejano Oriente y deja en claro cuáles son sus aspiraciones en materia de expansión.

Entre los grandes del mundo en el sector de alimentos como Nestlé, Kraft, Nabisco y Pepsico, hay una compañía nacional que está dando la pelea y que se va a seguir expandiendo en los próximos años. Su meta es llegar a ventas anuales por más de US$6.000 millones en 2020. Piedrahita fue quien dejó sembrada la semilla de la internacionalización; será Gallego el encargado de continuar con el legado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?