Revista Dinero

Juan Esteban Calle, EPM.

| 6/12/2013 6:00:00 PM

El internacional

Lidera uno de los grupos insignias de Antioquia y Colombia, está preocupado por la industria y los ataques terroristas a la infraestructura. Añora la paz.

El primer trimestre de este año arrancó con un crecimiento en la demanda de energía de 3%. Sin embargo, por el fuerte verano se dieron condiciones de hidrología complicadas para nosotros. Crecimos en ingresos, pero no en utilidad neta. Esperamos que en el resto del año las cifras mejoren y soy optimista: creo que el crecimiento de la economía al final del año será superior al 4%.

Nuestra meta es estar entre las 50 empresas más grandes de la región en el año 2022. Por eso es necesario expandir nuestros negocios y operaciones en América Latina.

Tenemos dos temas por resolver:
el licenciamiento ambiental y el manejo social de los proyectos. Colombia no se puede dar el lujo de tomar tiempos tan largos en licenciamiento ambiental en proyectos que son estratégicos para la competitividad. Estos son sobrecostos que van a las tarifas y que nos llevan a perder competitividad. El país necesita que los motores de desarrollo, que son los grandes proyectos de infraestructura, se puedan realizar a tiempo.

La devaluación del dólar nos benefició de forma importante. Obtuvimos cerca de US$70 millones de ingresos no operacionales por esa revaluación de 9% del peso. Pero entendemos que es importante una tasa de cambio un poco más competitiva.

A nosotros, más que los tratados de libre comercio, nos interesan los acuerdos de protección a la inversión extranjera que siempre acompañan los tratados. Nos sentimos más seguros invirtiendo en países que ya tengan acuerdos de protección a la inversión con Colombia y acuerdos de doble tributación. Nos interesa que el gobierno avance en estas relaciones en América Latina.

Nuestro sector es el corazón de la competitividad del país
y tenemos una ventaja gigantesca en todos los temas de generación de energía. Otros sectores que van bien y en los que hay gran interés son petróleo y minería. Pero la otra cara de la moneda es el sector industrial que está golpeado.

Nos preocupa la caída de las exportaciones y el comportamiento de la industria. Se requieren una industria y un sector exportador pujantes. Estamos reinventándonos para ofrecer tarifas competitivas a nuestros clientes industriales.

No entendemos los ataques terroristas a la infraestructura eléctrica, que es la columna vertebral de la competitividad. No entendemos que los usuarios en Colombia tengan que pagar tarifas más altas por culpa de los actos terroristas. No podemos seguir destruyendo tanto valor.

Frente al proceso de paz estoy, como todos los colombianos, añorando un país en paz pues generaría una dinámica de crecimiento importantísima. Ya es hora de que este problema histórico de la violencia tenga una solución de fondo. Los empresarios tenemos que estar dispuestos a recibir a los reinsertados en la sociedad.

El ex presidente Álvaro Uribe es un líder natural y debemos reconocer que le dio la vuelta a Colombia, recuperó la confianza y el buen nombre internacional del país.

Al presidente Santos lo veo bien, haciendo la tarea y empujando al país, tratando de avanzar en una agenda ambiciosa con un sueño claro: una Colombia en paz.

Le tengo un respeto gigantesco a la labor que está haciendo el ministro Alejandro Gaviria en la cartera de salud. Tiene un reto monumental pues, sin duda, la reforma más urgente que necesita el país es la de la salud.

Al presidente Santos le diría, como se lo hemos dicho en público y en privado, que necesitamos solucionar de una vez por todas los temas que están impidiendo que avancemos más rápido, pues tanta demora en tramitología no tiene sentido. Además, hay que priorizar y tener una lista corta de proyectos estratégicos para la competitividad nacional y esos proyectos requieren una velocidad muchísimo más alta en todo lo que tiene que ver con trámites estatales.

No me preocupan las peleas entre los expresidentes. Me parece importante que en Colombia haya crítica, pues siempre me ha parecido un componente muy importante para la construcción colectiva y nunca me ha gustado el unanimismo. Sin embargo, es necesario dar ejemplo y encontrar formas de mejorar la convivencia, más si estamos tratando de sacar adelante un proceso de paz.

Tenemos que hacer la tarea en el tema de infraestructura. Llevamos muchos años con una tarea pendiente que le pega directamente a la competitividad del país, pero soy optimista en cuanto a que las obras se van a empezar a ver y que vamos a ser capaces de llevar a cabo las carreteras, los puertos y aeropuertos que necesitamos.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×