| 8/18/2016 12:00:00 AM

El Grupo Empresarial Antioqueño es sinónimo del poder paisa

El Grupo Empresarial Antioqueño es uno de los más diversificados del país y protagonista de las multilatinas colombianas. En la última década ha tenido un cambio extremo en sus negocios financiero, alimentos y ahora infraestructura.

No es una persona jurídica, tampoco tiene razón social. Pero es uno de los conglomerados más poderosos del país. Hoy se conoce como el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), antes referenciado como el Sindicato Antioqueño: un conjunto de empresas enfocadas en tres sectores –financiero, alimentos e infraestructura– con una propiedad entrecruzada y una filosofía corporativa común.

Nació a finales de la década de los 70, cuando en Colombia se empezaron a registrar tomas hostiles y los paisas decidieron proteger empresas como Nacional de Chocolates, Suramericana y Argos. Montaron un esquema de enroque donde se defendía la propiedad comprando acciones una de la otra.

Tras la desaceleración del consumo a finales de los 90, el GEA inició un proceso de internacionalización, enfoque estratégico y renuncia de algunos negocios. Para 2015, los ingresos del GEA se acercaron a los $50 billones –más de 5% del PIB colombiano– sus empresas son protagonistas de la Bolsa y en su expansión internacional ha invertido cerca de US$12.000 millones.

Lea también: Los paisas a la conquista

El negocio financiero

Hoy, Grupo Sura tiene inversiones en tres empresas: Sura aseguramiento, tendencias y riesgos –con 81,1% de participación–; Sura Asset Management –con78,7%–, y Grupo Bancolombia –con 46,4%–. Los ingresos del Grupo para 2015 superaron los $14 billones, mientras los de Bancolombia fueron de $9 billones. Tiene más de $510 billones en activos administrados, opera en 11 países de la región y cuenta con más de 44 millones de clientes.

Grupo Sura y Bancolombia protagonizaron tres de las operaciones de adquisición más importantes de los últimos años para el GEA: en 2011, los activos de ING en Colombia, México, Chile, Perú y Uruguay, por US$3.614 millones; la adquisición de HSBC en Panamá, en 2013, por parte de Bancolombia con una inversión de US$2.100 millones, y la compra de la operación en América Latina de Royal & Sun Alliance (RSA) por más de US$614 millones.

El menú de Nutresa

En 2001, el negocio de alimentos del GEA facturó $1,8 billones. Para 2015, la cifra llegó a $7,9 billones. Aunque en los 90 primaron las alianzas, en los años siguientes empezó un proceso de consolidación local –como en el negocio de carnes con la compra de Rica Rondo o el de Meals, para el negocio de helados– e internacionalización llegando a países como Chile y Estados Unidos, entre otros.

En sus adquisiciones sobresalen, Galletas Pozuelo, empresa líder en Centro América; la empresa de galletas Fehr Holdings, LLC, en Estados Unidos; 44% de Dan Kaffe (DKM) de café en Malasia; y Tresmontes Lucchetti, de Chile.

A mediados de la década pasada tuvo un ajuste: primero, cuando Inversiones Nacional de Chocolates S.A. absorbió a InverAlimenticias Noel S.A.Y luego el cambio de denominación por la de Grupo Nacional de Chocolates S.A., que en 2011 se convirtió en Grupo Nutresa.

Ahora, en complemento de la estrategia, Nutresa está llegando a nuevos negocios en su portafolio, como el de servicios directos al consumidor con la compra de Hamburguesas El Corral, la participación de la llegada de Starbucks a Colombia y la compra de AFC, propietaria de las heladerías Pops de Costa Rica.

Nueva obra

Tal vez el negocio de mayor transformación es el que ha liderado Argos. De ser un negocio solo cementero, hoy es un negocio de infraestructura consolidado y robusto, con operaciones en cementos y concreto; energía –a través de Celsia–; en concesiones viales y aeropuertos –con Odinsa–; en puertos –con la alianza 50-50 que tiene con la familia Echavarría y socios españoles en Compas–; en inmobiliario –con Pactia–; y desarrollo urbano –con Situm–. Para el año pasado el Grupo Argos tuvo ingresos consolidados por $12,6 billones, más del doble de 2010 y más de seis veces lo registrado en 2005. Hoy tiene activos por casi $42 billones –casi cuatro veces más que en 2005– y operaciones en 17 países.

En cemento, con operaciones en Estados Unidos, Centroamérica y El Caribe, es el líder en Colombia, el quinto productor más grande en América Latina, el segundo productor en el sureste de Estados Unidos y el tercer productor de concreto más grande del mercado norteamericano.

En energía tiene 2.388 MW de capacidad instalada en 3 países, 274 kilómetros de redes de transmisión; 20.069 kilómetros de redes de distribución y 570.000 clientes. Con la compra de Odinsa está en 6 países con más de 1.500 kilómetros de carreteras concesionadas y 2 aeropuertos. En Compas está en 3 países y 7 terminales portuarias; en Pactia planea inversiones por $800.000 millones en los próximos 4 años, y finalmente con Situm tiene un banco de tierras estimado en $3 billones.

Lea también: Medellín tiene futuro en los negocios del espacio

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?