| 8/21/2013 12:00:00 AM

El fenómeno Unicentro

En Bogotá se construyó el centro comercial más grande del país hace 37 años. El exitoso modelo ha sido acogido en otras ciudades y modificó rutinas.

La historia de los centros comerciales en el país cambió el 28 de abril de 1976. Ese día se inauguró Unicentro en Bogotá, una mole comercial ubicada en el sector de Usaquén, sobre un lote de 126.000 m2 que años atrás sirvió para cultivar cebada y como zona de potrero. Esta obra fue el debut del constructor Pedro Gómez Barrero.

-“¡Pedro se enloqueció… esto es demasiado grande para Bogotá, por Dios!... Esto no lo puede vender todo…y los intereses que tiene que pagar lo van a matar!”, eran los comentarios que en voz baja hacían algunos de los amigos invitados a la preinauguración de la obra, que tomó dos años en su proceso de construcción.

Pero no todos coincidían con esta visión. En la misma reunión, un personaje vaticinó que ese centro comercial se quedaría pequeño.

- “¡Pedro!, ¡Pedro!...quiero hacerte un reclamo!”, le gritó el entonces senador Virgilio Barco Vargas desde el otro extremo del salón al novel constructor. “¡Quiero decirte que te quedaste corto!..¡Te quedaste corto! ¡No tienes la visión de la ciudad del futuro!...¡Para lo que será Bogotá, esto es demasiado pequeño!...”, sostuvo. Los invitados callaron y medio escépticos, ante el respaldo de Barco Vargas, no se atrevieron a replicar.

El paso de los años les dio la razón. Pedro Gómez desarrolló al lado del Centro Comercial el complejo residencial Multicentro, años después tuvo que hacer varias ampliaciones y su modelo fue replicado en nueve ciudades intermedias de Colombia y en Panamá. Para 2014 planea incluso tener un Unicentro en Girardot.

Aunque Unicentro no fue el primero –el Centro Comercial San Diego de Medellín abrió sus puertas el 3 de noviembre de 1972– su éxito fue rotundo. Esto llevó a que otros constructores a lo largo y ancho del país decidieran emularlo, y hoy los centros comerciales hacen parte de la vida cotidiana de los colombianos, pues su diseño y cercanía ha contribuido a mejorar la calidad de vida.

Cifras de Asocentros –gremio que representa a los centros comerciales– muestran que a julio de 2013 existían en Colombia 168 centros comerciales de más de 5.000 m2 cada uno. En los últimos 10 años, este tipo de construcciones se ha triplicado porque ofrecen entretenimiento y facilidad de compra a las familias.

“Trabajamos no solamente para pegar ladrillos de los centros comerciales sino para darle a la gente formas de vivir más agradables”, asegura Pedro Gómez, quien está desarrollando otros conceptos como el de Mi Centro y Mi tienda para “darles un toque de modernidad a las ciudades”.
 
Aunque periódicamente se habla de saturación de centros comerciales, el sector parece todavía prometedor: Asocentro registra 51 proyectos cada uno de más de 5.000 m2 de área de ventas, para desarrollar de aquí a 2016.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?