Dinero.com Revista Dinero

Clara Cecilia Mosquera Paz, directora de la Justicia Penal Militar, fue la vocera de los afectados en la reunión del Metropólitan.

| 11/21/2012 6:00:00 PM

El club Premium

Crónica de una reunión secreta en la que inversionistas del Fondo Premium de InterBolsa discutieron, en presencia de un senador, cómo recuperar US$174  millones.

Clara Cecilia Mosquera Paz, actual directora de la Justicia Penal Militar, dejó oír con vehemencia su voz en el salón principal del Metropolitan Club de Bogotá, donde en la tarde del miércoles 14 de noviembre se reunían 180 inversionistas del Fondo Premium de Curazao, angustiados por las consecuencias que les acarrearía la intervención estatal de InterBolsa.

“Estos tipos –dijo la abogada refiriéndose a los directivos de la comisionista– nos hicieron un gran robo: nos quitaron nuestros ahorros trabajados con esmero”. Enseguida interpretó la inquietud que rondaba en el ambiente: “Sé que la preocupación de muchos aquí es por el capital que no se ha declarado pero que es legal. No le tengamos miedo a lo tributario. Reúnanse con sus abogados o asesores y analicen con ellos cómo se van acoger a los beneficios de una amnistía patrimonial que se está negociando en el Congreso con el estudio de la reforma tributaria…”.

Pocos minutos después de su intervención, apareció en el club el senador Camilo Sánchez Ortega, precisamente el coordinador de la comisión de ponentes de la reforma tributaria que se tramita con mensaje de urgencia en el Capitolio. Él y la jurista Mosquera son viejos amigos y, antes de que la colectividad optara por una jefatura única, hicieron parte de la Dirección Liberal Nacional.

El congresista se acercó al grupo de inversionistas, que se llaman a sí mismos “damnificados”, y se mostró interesado en conocer detalles de la estrategia que aplicarían en la azarosa misión de recuperar en conjunto US$174 millones (más de $350.000 millones), según las cifras oficiales del portafolio de inversiones del Fondo, representado en buena medida en operaciones con Fabricato y la propia InterBolsa.

A quienes se acercaron a él en medio de un corrillo en el que se confundían y atropellaban las preguntas, el Senador les explicó detalles particulares del proyecto de reforma y les recordó que ya tenía listo el debate sobre el descalabro bursátil. De hecho, él fue el primer parlamentario que, recién conocida la noticia de la intervención de la sociedad comisionista de InterBolsa, anticipó en el recinto de la Comisión Tercera un acucioso cuestionario para el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Cuando el parlamentario se aproximó a los representantes del prestigioso bufete Rodríguez Azuero Abogados, convocante de la reunión, el ingeniero Germán Torres, otro de los acreedores del Fondo Premium, preguntó si Sánchez les ayudaría con el asunto de la amnistía patrimonial. A esas alturas de la reunión, él dudaba sobre si ponerse del lado de otros frustrados inversionistas que preferían que todos los esfuerzos por recuperar sus dineros se dieran ante las autoridades judiciales o administrativas de Curazao.

No hubo una respuesta directa, pero pocas horas más tarde, la oficina de abogados les ofreció por escrito a todos los asistentes trabajar a su favor, no solo ante el Gobierno, sino “en los planos político y mediático tomando contacto con las principales autoridades relacionadas con el tema.”

Los que no llegaron…


Varios de los asistentes esperaron ansiosos y en vano al empresario Sancho Obregón y a su esposa Gloria Alarcón, dos de los principales damnificados y amigos cercanos de la modelo Viena Ruiz y su esposo Juan Carlos Ortiz, promotor del fondo Premium en Colombia.?Según un corredor de bolsa que pidió expresamente no ser mencionado por su nombre, la señora Alarcón no solo confió importantes recursos propios, sino que asumió un cierto papel de promotora comercial y consiguió clientes para el Fondo en altos círculos sociales.

“Mis padres están muy afectados porque, como todos los demás, son inversionistas de buena fe. Ahora están radicados en España, pero cuando sorteen algunas dificultades, estarán a cargo de lo que sea necesario hacer”, le dijo a Dinero su hija Mariana.

Otros allegados suyos recuerdan que la señora Gloria Alarcón siempre les apostó a las supuestas bondades del fondo, desde que este fue creado y promovido abiertamente por Ortiz y su entonces socio Tomás Jaramillo.

En el escenario de la reunión en el Metropolitan Club, el abogado Sergio Rodríguez Azuero, presidente del bufete, hizo un notable esfuerzo por moderar los ánimos de quienes llamaban “delincuentes de cuello blanco” a los miembros del directorio de la comisionista InterBolsa; también de aquellos que aseguraban, a voz en cuello, que acababan de regresar de Curazao, donde encontraron que AmicorpFundServices N.V., administradora del Fondo, no es más que una “agencia de mensajería” utilizada como fachada por quienes usaron el Fondo para crear un círculo de autopréstamos y de negocios nada ortodoxos.

Cuando se instaló ante el atril de los oradores, Rodríguez Azuero aclaró que no llegaba en representación de los intereses de InterBolsa, si bien varios de sus corredores lo llamaron para pedirle concepto. Invocó su condición de académico de la Universidad del Rosario para ilustrar al auditorio sobre las razones que lo llevaban a afirmar que la base del descalabro fue un sistema de autopréstamos que puso a circular dineros de accionistas que ya tenían acciones e intereses en la SAI de InterBolsa, en su aseguradora y en su unidad de negocios en Panamá.

En esas circunstancias, el Fondo era una especie de sumidero para amparar manejos que los dueños de las firmas podrían haber hecho con dineros de sus clientes. ?El anfitrión envió a los acreedores una propuesta económica para producir, en un término no superior a ocho días, un concepto integral sobre el problema y sobre las acciones que deberían ser emprendidas. Adicionó una tabla de honorarios que arrancaba en $850.000 (IVA incluido) para quienes pensaran en recuperar inversiones de hasta $250 millones y termina en una participación de 0,05% para aquellos que le hubiesen confiado al Fondo $15.000 millones o más.

Puja de abogados

Una de las pocas cosas que quedaron en claro es que se inicia una puja de abogados que se pelearán por las representaciones. El viernes 16 de noviembre, Clara Cecilia Mosquera les envió a los acreedores un mensaje en el que les dice que ellos no necesitan de un “concepto sino de una estrategia integral para demandar en acción de grupo, tanto a las entidades responsables por omisión en sus funciones, como a personas jurídicas particulares: la Bolsa de Valores de Colombia, miembros de junta, accionistas, fondo, auditores y para presentar denuncia penal”.

Cuando la reunión del miércoles se iba a levantar, el ingeniero Germán Torres le dijo a un representante de la holding de InterBolsa: “Esta es una película de terror. Dime que no vamos a perder nuestros ingresos”. “No te lo puedo decir: mi desconcierto es igual al tuyo”, le respondió el representante.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×