| 5/23/2012 6:00:00 PM

El cielo es el límite

Grupo Mundial, Nutresa, Argos, Carvajal y Chaid Neme, entre otros, se la están jugando a fondo para llegar a toda la región y convertirse en verdaderas multilatinas.

A mediados de mayo, Pintuco –compañía del Grupo Mundial– adquirió el Grupo Kativo, líder en producción y distribución de pinturas en Centroamérica, propiedad de H.B. Fuller. La transacción, valorada en US$120 millones, permite a Pintuco consolidarse como líder del mercado de pinturas de Centroamérica y la Región Andina, con presencia en 11 países, 9 plantas de producción y 13 centros logísticos.

Esta es la más reciente movida del Grupo Mundial y del sector industrial colombiano en su afán por crecer y conquistar nuevos mercados. El Grupo Mundial empezó a preparar su internacionalización hace 14 años. En ese momento estaba seguro de que el proceso era irreversible y por eso su crecimiento siempre estuvo acompañado de mejoras en productividad. Comenzó exportando pinturas a Ecuador y Venezuela y dos años después tenían plantas de producción en esos lugares.

“Salir es crítico para ser sostenibles”, dice el presidente del Grupo, Ernesto Fajardo. El mercado local se satura y los volúmenes regionales mejoran los costos para competir con eficiencia. La expansión del grupo se ha hecho con alianzas y adquisiciones, de forma que es el primero o el segundo en cada uno de los mercados que abre.

El conglomerado tiene 30 plantas en once países y continuará su expansión de manera selectiva, solo donde puedan conseguir economías de escala y competir con ventajas.

Este caso es un claro reflejo del interés que hoy tienen las empresas colombianas por transformarse en verdaderas multilatinas. Nutresa es uno de los casos más significativos. Es la cuarta compañía de alimentos de América Latina. Tiene plantas en ocho países, filiales de distribución en 12 y presencia comercial en 65. Las ventas internacionales por US$834 millones anuales, equivalen a 30% del total de sus ingresos. También está Argos, quinto en producción de cemento en América Latina y cuarto en fabricación de concreto en Estados Unidos y cuenta con una operación extendida en el Caribe. Carvajal se está expandiendo en su negocio de empaques por la región, lo mismo que el Grupo Chaid Neme en autopartes.

Sin embargo, la tarea no es solo para las grandes. En otra escala, por ejemplo, la firma de confecciones Color Siete salió de Ley 550 a donde llegó tras un intento fallido de internacionalización en Estados Unidos y Venezuela. Recuperó el mercado colombiano y abrió Ecuador, Guatemala y Venezuela. Ahora se concentrará en Colombia y México donde ya está en el Palacio de Hierro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?