| 9/16/2015 7:00:00 PM

Las camisas a la medida, producto exportador de esta pequeña empresa santandereana

Cerca de 70% de la producción de esta compañía se vende en el exterior.

En 1991 el empresario santandereano Luis Armando Vesga, un técnico en metalmecánica hecho a pulso, decidió retirarse de la compañía que en 1975 había creado junto a sus hermanos, Metalúrgica de Colombia, Metco, y optó por hacer empresa por cuenta propia. Ese año creó Lavco –Luis Armando Vesga y Compañía–, una empresa que hoy exporta a Estados Unidos, México, Centroamérica y Venezuela, y tiene como meta llegar a Europa y Asia.

El vasto conocimiento del fundador en los temas de metalmecánica le permitió a la compañía atender por primera vez, en 1992, un negocio exportador cuando un empresario de Venezuela le pidió que le fabricara cilindros centrifugados para motores de diferentes diámetros –conocidos como ‘camisas– de automóviles que presentaban desgaste y requerían este tipo de piezas.

La cercanía y la necesidad fueron los factores que abrieron las puertas a este primer negocio de Lavco en el mundo de las exportaciones. Pero la calidad y la tecnología adoptada por esta empresa santandereana, así como el enfoque internacional –participación en ferias y ruedas de negocios– le han permitido consolidarse en cerca de 10 mercados.

La planta produce 36.000 unidades al mes de cilindros de distintos diámetros y, de ellas, 70% va a los mercados internacionales. El año pasado las exportaciones de la compañía alcanzaron los US$1,6 millones y este año la meta es alcanzar los US$2 millones. Solo dos estados de Estados Unidos, Iowa y Nueva York, compraron el año pasado unas 120.000 piezas a Lavco.

Aunque su incursión en mercados externos arrancó con productos de la línea automotriz, en la última década también abrió la línea industrial, fabricando camisas para maquinaria, pues en estos casos también los pistones se desgastan y requieren estas estructuras cilíndricas que protegen el motor del constante movimiento. Al frente de este proceso de ampliación de productos están los tres hijos del fundador, que manejan las áreas de gerencia, comercial y producción. La gerente es Olga Patricia Vesga, odontóloga de profesión al igual que sus hermanos, pero que se ha especializado en el negocio de la metalmecánica y lidera el grupo regional 10M que desde la Andi promueve el sector metalmecánico. La empresa genera alrededor de 100 empleos.

En un año prometedor por el comportamiento de la tasa de cambio, los proyectos son muy ambiciosos: “con la línea industrial queremos llegar a los mercados árabes y europeos, donde hay muy buenas oportunidades por la gran demanda que existe. También con Procolombia hemos explorado el mercado de Bolivia, donde el potencial es amplio por los gasoductos, que consumen las camisas que fabricamos. En la línea automotriz, queremos ampliarnos en Estados Unidos porque hay estados que consumen entre 16.000 y 20.000 camisas al mes, y nosotros queremos proveerlas”, asegura Patricia Contreras, la directora de mercadeo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?