Dinero.com Revista Dinero

Fabio Villegas, Avianca.

| 6/17/2013 2:22:00 PM

El aviador

Optimista frente al desempeño de la economía y la negociación de paz con las Farc, el presidente de Avianca se enfrenta a uno de los años más competidos en la aviación internacional.

El primer trimestre ha sido uno de los mejores que hemos tenido, fue excelente. El resultado nos coloca en el ranking de las cinco mejores aerolíneas del mundo por rentabilidad. Este es el reflejo del crecimiento y las opciones que nos abre la integración a lo largo de las Américas.

Somos optimistas sobre la base de que en medio de las dificultades de la economía mundial nuestro crecimiento está soportado en el comportamiento de la economía latinoamericana, con países como Perú y Colombia, que muestran crecimientos superiores a 4%. El tráfico aéreo en Latinoamérica aumenta y es el segundo a nivel mundial en crecimiento, después de Asia.

El principal problema para el sector aéreo es que la infraestructura se quedó corta. En la región, la industria aérea se ha desarrollado en forma acelerada, a niveles superiores a lo esperado, mientras el crecimiento de la infraestructura aérea ha ido más lento. Eso se nota particularmente en Bogotá. Por eso vemos con buenos ojos los anuncios de redefinir la propuesta inicial de ampliación de Eldorado para tener más eficiencia en la operación aérea. Este es sin lugar a dudas el mayor obstáculo al crecimiento.

El tráfico aéreo superó las expectativas de todo el mundo. Cuando se hizo la concesión del aeropuerto Eldorado se esperaban 15 millones de viajeros para 2015 y el año pasado tuvimos 21 millones. El mercado ha crecido, la economía se ha desarrollado, el sector aéreo y, particularmente nosotros, estamos ofreciendo nuevas posibilidades y expandiendo el servicio, lo cual ha tenido una respuesta positiva.

Los resultados de la economía colombiana son destacados en un entorno difícil. Creo que va a continuar creciendo a niveles cercanos a 4% en un mundo complejo en que la economía de Estados Unidos crece a 2% y la europea tiene riesgos de decrecer. Lo que ha hecho Colombia es sobresaliente y somos optimistas en cuanto a que todo el esfuerzo del Gobierno para poner en marcha planes de expansión en infraestructura tenga impacto en el crecimiento.

Frente al dólar tenemos unas coberturas naturales, tanto en devaluación como en revaluación, y no tememos un impacto importante con la volatilidad de tasa de cambio. La devaluación reciente es favorable porque nos acerca a una tasa competitiva para el sector exportador.

Soy optimista con la negociación de paz. Creo que lo que se está haciendo es necesario y oportuno. Este tipo de conversaciones tienen su tiempo y este es el adecuado. Es un proceso bien estructurado y bien organizado desde el principio y va a mostrar resultados, de hecho ya los estamos viendo. Estoy convencido de que en el momento en que el país muestre ese resultado, el impacto en la economía y las opciones que se abrirán serán muy grandes.

Alguien decía que la paz es una inversión muy importante, no le falta razón desde la perspectiva económica pero, a mi juicio, el mayor impacto se traduce en lo social, por la cantidad de alternativas que se le abren al país.

Hay una primera obligación de los empresarios frente a la paz: apoyar el proceso, ser solidarios con lo que ha venido haciendo el Gobierno. La negociación exige apoyo social, solidaridad y compromiso de todos.

No creo que se haya deteriorado la seguridad. Estoy convencido de que el Estado, a través de las Fuerzas Militares, tiene cómo derrotar a la guerrilla y a los violentos. Este es el presupuesto fundamental sobre el cual se construye la posibilidad de negociar un proceso de paz.

Creo que hay que reconocer que fue mucho lo que se hizo durante el gobierno del presidente Uribe para fortalecer a la fuerza pública. De alguna forma, el que estemos sentados hoy con perspectivas de negociar con la guerrilla es el resultado de lo que ocurrió en ese momento.

El presidente Santos ha hecho un magnífico gobierno, con transformaciones y cambios importantes en la vida del país. Lo que se está haciendo en política social es muy bueno. También lo que se hace en infraestructura es determinante, y la búsqueda de la paz merece el apoyo de todos los colombianos.

Creo que el alcalde de Bogotá es una persona con unas ideas políticas y una manera de entender la ciudad que no todos comparten. Creo que es mejor político que ejecutor. Pero no estoy de acuerdo con la revocatoria del alcalde porque no creo que esta sea la forma adecuada de rechazar las ideas de un gobernante.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×