| 10/12/2017 12:01:00 AM

La nueva visión de Ecopetrol

Ecopetrol no solo enfrentó el derrumbe de los precios del petróleo. Ahora también tendrá que ponerle la cara al cambio en la matriz energética en el mundo. Ya piensa en nuevas líneas de negocio, inclusive la generación de energía.

El derrumbe de los precios del petróleo durante los últimos años, que los llevó a pasar de más de US$100 por barril a cerca de US$30, y que hoy se han estabilizado alrededor de US$50, fue la prueba de fuego para las empresas petroleras en el corto plazo.

Lograr eficiencias, conseguir ahorros y alcanzar producciones más eficaces fueron los ingredientes de la receta para ajustar las cifras y pasar el chaparrón.

Sin embargo, no solo la coyuntura de los precios está impulsando los ajustes. El cambio en la matriz energética en el mundo ha generado en los últimos meses nuevas visiones y debates y, aunque está claro que esa transformación está por darse, la discusión es la velocidad que tendrá.

Algunas investigaciones, por ejemplo de la Agencia Internacional de Energía (IAE, por su sigla en inglés) consideran que los combustibles fósiles seguirán siendo la mayor fuente de la matriz energética al menos hasta 2050, con un notable crecimiento del gas natural y los renovables, y que el consumo de petróleo seguirá ocupando lugares de vanguardia, aunque con crecimientos más moderados que los registrados en las últimas tres décadas.

Pero otros estudios consideran que esos ajustes podrían ser mucho antes, entre 10 y 25 años, gracias en gran parte a la irrupción de los carros eléctricos para reemplazar los vehículos de motor de combustión. Así lo plantean varios análisis, entre ellos uno del Fondo Monetario Internacional (FMI): el petróleo perdería su papel como principal combustible para el transporte en ese lapso y habría un ascenso de las energías renovables.

Recomendado: Ecopetrol ingresó al grupo líder de recobro de crudo de la IEA

Ecopetrol está en medio de estas tensiones. No solo tuvo que ajustar la marcha para responder a la caída de los precios y adelantar su estrategia, también debe mirar hacia el futuro y adaptar su estrategia hacia una mayor diversificación. Sin duda, la empresa no fue ajena a la destorcida que experimentaron los precios y tuvo que adelantar un fuerte plan de ajuste que llevó a esta empresa a afrontar la coyuntura. Analistas y expertos reconocen la acción decidida de la firma para disminuir costos, mantener el Ebitda, mejorar la caja, prepagar deuda y conseguir recursos para inversiones en los próximos años.

Ahora tendrá que consolidar su estrategia para asegurar mayores reservas y diversificar el riesgo en el corto plazo. Pero, como advierte el columnista Mauricio Botero, tendrá que diseñar estrategias para enfrentar las cambiantes tendencias en lo que a combustibles se refiere, o de lo contrario podría correr la misma suerte de Telecom que, agrega Botero, “no anticipó y no pudo enfrentar la llegada de los celulares y de la competencia en el monopolio de las llamadas de larga distancia”.

Por ahora, ya Ecopetrol está viendo opciones y no descarta crear una nueva línea de negocio para la generación, optimización y mejor aprovechamiento de la energía.

El corto plazo

“Tuvimos que hacer un ajuste muy fuerte, pisar el freno y apretar el cinturón, pero seguir posibilitando que la empresa tuviera oportunidades de crecimiento”, dice Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, quien llegó al cargo a mediados de septiembre, pero que venía trabajando como vicepresidente de la empresa desde el año anterior.

Puede interesarle: Ecopetrol cumpliría con la cuota para el 2017 a pesar de los frecuentes atentados

La estrategia de Ecopetrol para atender la coyuntura se basa en tres pilares: proteger la caja y poder generar recursos desde el negocio; una estricta disciplina de capital y crecimiento de reservas y producción.

Los resultados se han visto en materia de eficiencias: entre 2015 y 2016, Ecopetrol logró ahorros por $4,3 billones; en caja el año pasado cerró con $13,7 billones y al primer semestre de este año llegó a $10,4 billones; el margen Ebitda pasó de 28% en 2016 a 43% en el primer semestre de este año, y la deuda bruta/Ebitda, que estuvo en cerca de 3 veces, hoy es de 2,2.

Los ajustes, según Juan David Ballén, analista de la comisionista Casa de Bolsa, le permitió a la empresa, al cierre del primer semestre, aumentar 90% el nivel de sus utilidades y calcula una utilidad para final del año de entre $4 billones y $5 billones.

En materia de inversión, el desarrollo del negocio de transporte y, en especial la Refinería de Cartagena, se llevaron por años cerca de la mitad de los recursos de inversión limitando los de exploración y producción. “Hacia adelante, 90% va para exploración y producción. Este es un tema estratégico y es volver al corazón de la industria”, dice el presidente de la empresa. Los escenarios de Ecopetrol entre 2017 y 2020 en materia de inversión están en cerca de U$3.300 millones al año, con un precio estable de US$50 por barril –US$13.000 millones en los 4 años–. Si aumenta a US$70, los recursos de inversión podrían llegar a US$4.300 millones por año –unos US$17.000 millones hasta 2020–, y, si supera los US$80, serían de US$6.000 millones anuales –US$24.000 millones para ese periodo–.

Puede interearle: Los retos de Felipe Bayón, el nuevo ‘piloto‘ de Ecopetrol

El bajo nivel de reservas de Ecopetrol es tal vez la mayor preocupación del mercado, dice un análisis de Casa de Bolsa, “razón por la cual consideramos que un hallazgo importante sería el segundo catalizador –el primero es un aumento en el precio del crudo– que podría llevar a la acción por encima de la muralla ($1.400 – $1.415)”.

El crecimiento en reservas incorpora cuatro acciones: una, buscar campos y conceptos geológicos nuevos –este año tiene 17 pozos de exploración proyectados–; dos, el recobro mejorado con proyectos donde ya está perforado; tres, el desarrollo de pozos no convencionales –con dos formaciones importantes: La Luna y Tablazo, en el Magdalena Medio–; y cuatro, comprar reservas o producción.

El futuro

“Ecopetrol está convencida de que en el largo plazo la industria del petróleo y el gas deberá propender por el uso más eficiente de la energía, así como la incorporación de tecnologías más limpias y las energías renovables, a unos costos competitivos; todo ello con el fin de reducir el impacto en el medio ambiente”, dice un informe entregado por la compañía a Dinero.

El primer ejercicio de la empresa es transformar hacia adelante su composición energética: hoy, 80% la constituye la producción de petróleo y 20% la de gas. Con los hallazgos en el Caribe se podrían balancear esas proporciones, en 60% – 40%.

También ha ido entrando en el terreno de los biocombustibles con la producción de biodiesel en la planta de Ecodiesel, localizada en el Magdalena Medio y de la que posee 50% de la participación accionaria. Lo propio ha ocurrido con Bioenergy en Puerto López, en el Meta, cuya planta El Alcaraván entró en operación en diciembre pasado, y que a la fecha ya ha producido más de 3 millones de litros de etanol, que se mezclan con la gasolina que consumen los vehículos del centro del país.

Otra acción es potencializar la producción de combustibles limpios, lo cual se logró –según la empresa– gracias a inversiones en la refinería de Barrancabermeja y en la nueva refinería de Cartagena. “Estas inversiones cobrarán mayor importancia a partir del año 2020, cuando entrará a regir Marpol, una regulación internacional que exige usar combustibles de bajo contenido de azufre en los buques y cargueros del mundo. Esto abre una inmensa opción de ampliar los márgenes de Reficar. En concepto de analistas internacionales, Marpol tiene el potencial de cambiar el mercado mundial de combustibles”, agrega el informe.

Recomendado: Ecopetrol activó plan de contingencia por atentado en Caño Limón

Pero una de las revelaciones más importantes del documento es la siguiente: “Ecopetrol también estudia crear una nueva línea de negocio para la generación, optimización y mejor aprovechamiento de la energía. El Grupo Ecopetrol es uno de los grandes consumidores de energía de Colombia (si fuera una ciudad, sería la sexta de mayor consumo en el país) y tiene una amplia capacidad de generación. Estas condiciones le permiten analizar opciones de negocio”, puntualiza.

En este contexto, uno de los principales retos para Ecopetrol es afinar la estrategia en el desarrollo de los proyectos y no repetir los errores del pasado, en especial en la contratación de Reficar y en algunas adquisiciones que hoy la tienen en el ojo del huracán.

La visión

Con estos planes de Ecopetrol, la pregunta es si son o no suficientes para enfrentar no solo la coyuntura sino la sostenibilidad en el futuro.

De cara al mediano plazo, en una columna publicada en Dinero.com, Mauricio Botero previene que si Ecopetrol no se despabila y empieza desde ya a diseñar estrategias para enfrentar las cambiantes tendencias en combustibles, puede llegar a correr la misma suerte de Telecom. “El primero y principal reto de Ecopetrol es que, al dejar de existir en un futuro no muy lejano el motor de combustión interna, el petróleo como combustible va a perder toda importancia: entre 60% y 70% del crudo se convierte en combustible líquido, ya sea como gasolina, diésel, bunker fuel o gasolina de aviación.

Para ilustrar la eventual, pero irreversible desaparición del motor de combustión interna, varios de los principales fabricantes de automóviles del mundo, como Volvo, Porsche y BMW, han anunciado que antes de 2025 van a dejar de producir este tipo de motores y se van a concentrar exclusivamente en el vehículos eléctricos. Algunos países de Europa y la China también han anunciado que a más tardar en 2040 van a prohibir la circulación de vehículos con motores de combustión interna. La Shell estima que antes de 2030 la demanda por el petróleo va a empezar a decaer”, dice Botero.

Para el columnista, el impacto de la entrada de los carros eléctricos al mercado puede llevar los precios del petróleo a US$30 por barril o incluso menos. “Ecopetrol evoluciona hacia una compañía de energía pensando en ser el proveedor de la energía del futuro, que es la electricidad, o no tiene nada que hacer”, advierte.

Se pregunta cuánto duraron los celulares en tomarse el mercado. “Si la parte económica funciona, en menos de 10 años estamos en un sistema eléctrico. El tema está cambiando. Ecopetrol no puede, por los desafíos a corto plazo, descuidar lo que viene en la próxima década”, agrega Botero.

Pero, si en el mediano y largo plazo Ecopetrol tiene desafíos, en la estrategia que desarrolla actualmente tiene retos significativos.

Lea también: Colombia hace en el Caribe el mayor hallazgo de gas en los últimos 28 años

“Ecopetrol tiene un plan sólido y está haciendo las cosas bien, pero es una tarea riesgosa. Está en un sector donde tiene identificadas las fuentes de crecimiento, pero la probabilidad de ocurrencia no es tan clara”, dice un analista consultado y que prefirió mantener en reserva su nombre.

Esta afirmación se basa en dos de los escenarios de crecimiento que tiene proyectados Ecopetrol: aumentar la representatividad del gas en su portafolio y el desarrollo del fracking.

En el primero, los hallazgos en el off shore del Caribe colombiano, geológicamente y por las informaciones iniciales, serían muy significativos. La preocupación es por los recursos que se requieren para volver ese gas comercial y poder competir con los precios del mercado. Hoy están en el proceso de delimitación de los pozos para pasar a los escenarios de prefactibilidad y factibilidad. Algunos estiman que al menos solo hasta 2020 se sabrá cuánto vale sacar ese gas de allí y cuáles serían las apuestas que están en condiciones de hacer Ecopetrol y las compañías socias.

“Ecopetrol podría complementar su estrategia mirando otras opciones en materia de gas, como comprar empresas, hacer gas de esquisto en Estados Unidos, montar nuevas plantas de regasificación en el país o, incluso, traerlo de Venezuela, cuando la situación se normalice. La estrategia hacia el gas es clave porque la matriz energética mundial se está pasando de petróleo a lo renovable y la etapa intermedia es el gas”, agrega el experto. Otros, por ejemplo, consideran que el papel del Gobierno será clave, por ejemplo, ajustando el goverment take para hacer realidad los recursos que están allí.

El otro caso es el fracking. Según estudios, Colombia tendría entre 5.000 millones y 8.000 millones de barriles bajo este modelo. “Aquí la palabra central es transparencia: asegurar desde lo técnico que la gente que tiene las preocupaciones entienda de qué se trata la estimulación hidráulica y qué impactos tiene. Cualquier industria genera impactos, usa energía, suelos y desperdicia. El tema es cómo se minimizan y cómo se manejan. Es fundamental que la gente sepa cómo se hace, pero también es importante que la controversia se dé”, dice Bayón.

Sin embargo, la situación enfrenta no solo los recursos que se requieren para su desarrollo, sino también las tensiones que despiertan desde lo social y lo político, más aún en época electoral. Para muchos este será un tema de las próximas elecciones.

Puede interesarle: Ganancia Neta de Ecopetrol sumó $2,19 billones en el primer semestre de 2017

Ecopetrol demostró ser capaz de ajustarse a los retos de la coyuntura. Aunque no está clara la velocidad de los cambios, tendrá que afrontar la transformación de la industria y recomponer las cargas en los próximos lustros.

El debate

La discusión sobre la reducción en el protagonismo del petróleo como principal fuente de energía del mundo no es nueva. Sin embargo, en los últimos años el debate ha tomado mayor relevancia, en especial por el desarrollo de los vehículos eléctricos, pues entre 60% y 70% de la demanda de petróleo va para la generación de combustibles líquidos.

Algunos ven que el ‘reinado’ podrá durar hasta el año 2050, tal como lo señala un informe realizado por The Solutions Project, liderado por la Universidad de Stanford y citado por el Foro Económico Mundial, en el que se advierte que la combinación de energías dependerá de cada país.

Otros consideran que, si bien es probable que el uso del petróleo para la producción de combustibles líquidos registre una contracción a raíz de la masificación futura del transporte movido por electricidad, el petróleo seguirá siendo un insumo clave para otros usos, como la fabricación de materias primas como petroquímicos, plásticos, polímeros y fertilizantes. Además, buena parte de la electricidad para dichos vehículos se producirá a partir de combustibles fósiles como el gas y otros derivados del petróleo.Por su parte, el estudio Riding the Energy Transition: Oil Beyond 2040, de investigadores del Fondo Monetario Internacional (FMI), proyecta que en los próximos 10 a 25 años el petróleo perdería su papel como principal combustible para el transporte. La llegada de los carros eléctricos y el ascenso de las energías renovables podrían llevar el precio del barril a niveles de US$15 a principios de 2040.

Recomendado: El cambio extremo de Ecopetrol tras la caída del petróleo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 527

PORTADA

Ranking de las marcas más poderosas en las redes sociales 2017

Las redes sociales se han convertido en un medio de interacción de las empresas con sus audiencias. Invamer y Dinero entregan los resultados de cómo las gestionan 100 de las principales marcas del país.