| 12/16/2015 7:00:00 PM

La previsión económica de David Bojanini para el año que viene en Colombia

David Bojanini lidera el Grupo Sura, uno de los más poderosos conglomerados financieros de la región. Estas son sus perspectivas y alertas para 2016.

Hace pocas semanas, junto con otros presidentes de compañías y grupos económicos, David Bojanini, presidente de Grupo Sura, viajó a Cuba para defender ante el Secretariado de las Farc a la empresa privada y la importancia de la economía de mercado como fuente de desarrollo y crecimiento del país.

De hecho, Bojanini es el líder del negocio financiero del Grupo Empresarial Antioqueño y protagonista de movidas como la compra de ING en la región y más recientemente de la aseguradora RSA, que han catapultado a Sura como una de las más poderosas multilatinas del sector financiero. Le preocupan el aumento de tasas, las dificultades de liquidez en el mercado y la inflación, que pueden afectar el consumo en el país. 

- ¿Cómo le fue al Grupo Sura este año?

Es un año satisfactorio en términos generales. Si nos vamos por las diferentes líneas, para seguros una gran noticia fue la adquisición de RSA en seis países de Latinoamérica, lo que complementa muy bien con lo que tenemos, pues uno de los objetivos es consolidar nuestro posicionamiento en países como México, Chile y Uruguay. En el mercado local de seguros, creciendo en primas a 16%, pero afectada una de las líneas, la de autos, porque los costos de los repuestos han subido demasiado por devaluación y esto afecta la siniestralidad e impacta los resultados no de manera grave, pero se nota. En Bancolombia, buen año y cumpliendo su presupuesto, no hay deterioro de la cartera, el banco ha tenido una dinámica no como la del año anterior, pero buena en materia de crédito y el margen financiero se ha mantenido bien. En Sura Asset Management vemos un crecimiento operativo bueno. 

¿Qué lo preocupa?

El rendimiento de las inversiones. Por ejemplo, en seguros la inversión de las reservas no es tan buena como el año anterior porque los mercados de capitales han estado más volátiles y eso ha golpeado la utilidad de los negocios. Otro tema que afecta la rentabilidad es el impuesto a la riqueza, que en el año suma para nosotros $101.000 millones.

La infraestructura es uno de los sectores clave. ¿Cómo van los cierres financieros?

Los cierres de los proyectos de infraestructura se han venido dando y la primera ola ha tenido sus cierres; pero la financiación de la segunda y tercera se ve más compleja por varias razones: primero, los bancos no deben ser financiadores de largo plazo en estas obras, deben estar en la primera fase de construcción, pero se debe garantizar que los plazos de desarrollo y construcción de las obras se cumplan. De otro lado, la subida de tasas de interés también afecta, porque para los concesionarios esto les hace más difícil el cierre y eso se está observando.

¿Y el caso de Conalvías? 

No ayuda para nada la quiebra de Conalvías porque genera una preocupación grande en el sector financiero. Los estructuradores de las concesiones deben mostrar una solvencia patrimonial y ahí también hay un gran cuestionamiento porque no se trata de que el concesionario aumente su capital en una sociedad, pero a través de otra esté adquiriendo más créditos porque no le da solidez a estas estructuras.

En la primera ola se hablaba de tasas de interés a IPC+6 ó +7, ¿hoy es un IPC + 8 o 9?

No le sabría decir exactamente la tasa, pero creo que debemos estar por esos lados, porque el riesgo ha aumentado, las tasas han subido y porque hay que mirar las firmas que se están encargando de esto, qué nivel de riesgo representan para los financiadores.

Volvamos a sus negocios. ¿Cuál fue la mejor decisión de este año?

La adquisición de RSA, que para Suramericana es muy importante porque es un salto grande y una transformación del negocio de seguros para volverlo multilatino. 

¿Cómo ve las perspectivas del sector financiero para el año entrante?

En general, muy similares a las de este año. Hay una incertidumbre en el entorno que no se va a resolver rápidamente. No son perspectivas malas, porque 2015 no fue malo. A la mayoría de los negocios en Colombia le ha ido muy bien este año en crecimiento operativo y el sector financiero operativamente tuvo un buen comportamiento; puede que el año anterior hubiera sido más dinámico, pero este es un buen año. Hay otras situaciones que nos preocupan: liquidez, tasas de interés más alta e inflación. Tenemos que esperar a ver cuánta de esta inflación corresponde a Fenómeno del Niño y una vez pasado este fenómeno, cómo reaccionan los precios, sobre todo de alimentos. Y también está el tema de la devaluación de la moneda frente al dólar, que igualmente genera inflación y en el primer año se siente más, pero vamos a ver cómo continúa frente al futuro.

¿Cómo ve el aumento de tasas?

Si hay una subida de tasas más dramática de lo que hoy tenemos, eso afectará la financiación de vivienda. Los bancos van a estar más alertas porque el riesgo aumenta. No soy muy amigo de esas subidas de tasas y esperaría que las tasas de interés altas no vayan a ser una tendencia sino algo coyuntural, que pueda volver a moderarse. Si la inflación se controla, debe haber una disminución de tasas que le siga a esa disminución de la inflación. 

¿Cuál cree que va a ser el crecimiento económico?

No soy especialista en eso. Me inclino por una cifra de 3% para este año y algo muy parecido para el año entrante. En un momento de este año entramos en pesimismo y empezamos a tener unas expectativas menores. Pero cuando se ven los resultados de las empresas, la dinámica comercial ha sido buena y lo que nos ha mantenido es el consumo interno. Mientras el empleo no se vea afectado, podemos continuar en tasas de cerca de 3%.

¿Qué espera de la tributaria que se ha anunciado?

Esperaría que la tributaria estructural que ha anunciado el Gobierno busque aliviar la carga tributaria al sector empresarial. De no ser así, no podemos esperar que la inversión tenga una buena dinámica en el país.

Se habla de baja liquidez en los bancos... 

El Gobierno tiene que estar muy atento de no secar los medios de pago y no secar la liquidez del mercado porque esa liquidez es bien importante para evitar que se suban las tasas de interés. 

¿Cómo le fue en Cuba?

Planteamos unas realidades que vemos como empresarios frente al país y lo que va a significar la construcción de la paz y el posconflicto. En ese sentido, fuimos a plantear nuestros puntos de vista frente a eso y a defender a la empresa privada y a la economía de mercado como tal vez la única fuente de desarrollo y de crecimiento que tiene el país.

¿Va a votar el plebiscito?

Seguramente que sí. Soy un demócrata, creo en la democracia y en estas cosas hay que participar.

¿Cuál es el mejor congresista?

Iván Duque y Claudia López.

¿Cuál es la reforma más urgente?

La tributaria estructural es necesaria. La inversión privada no se puede frenar y es urgente para el crecimiento y desarrollo. Existe la reforma pensional de la cual se habla mucho pero no se avanza y es tan inaplazable como la tributaria.

¿De lo último que ha comprado, qué le ha parecido más caro?

Los pasajes aéreos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?