| 8/18/2016 12:00:00 AM

La increíble historia de los ‘terpeles’ que crearon a La Terpel

Los Terpeles estaban donde ni un sacerdote llegaba, decían hace dos décadas algunos de sus usuarios.Hoy su mayor accionista es Compañía Petróleos de Chile.

De la mano de Ecopetrol, en 1968 nació en Bucaramanga el sistema de compañías Terpel para distribuir gasolina y gas en las zonas periféricas que no eran atractivas para las grandes compañías. Su éxito en atender esas regiones apartadas fue tal que mucha gente decía que “había un Terpel donde ni un cura llegaba”.

La primera comenzó a operar con seis empleados, pero a inicios de la década de los 90 tenía presencia en 23 departamentos a través de siete empresas Terpel que, además de inversión de Ecopetrol, tenía socios del sector privado y autonomía regional.

Lea también: Edición 500: ¿Cómo han cambiado la economía y los negocios en Colombia?

En 1993 Ecopetrol decidió vender su participación en los Terpeles regionales. Cuatro años después, en 1997, surgió la idea de integrar las siete compañías Terpel en una sola.

A partir de ese momento, la entonces fábrica de lubricantes –de Terpel Bucaramanga– inició un proceso de modernización que incluyó la actualización de su tecnología.

Lea también: La dura batalla que revivieron los distribuidores de combustibles

Al comenzar el nuevo siglo crearon la compañía Sociedad de Inversiones en Energía S. A (SIE), para consolidar la participación accionaria de las siete compañías regionales y dar paso al nacimiento de la Organización Terpel, que se creó en 2001 y comenzó su camino para ganar participación en el mercado, bajo la presidencia de Juan Guillermo Serna.

Entre las cuatro personas que tenían la misión de conformar una holding estaba Sylvia Escovar, actual presidente de la Organización, a quien Serna llamó en 2002 para ayudar a posicionar la compañía. En 2012, también por un llamado de Serna y decisión de la Junta, se convirtió en Presidente de la compañía tras la salida de Amaury de la Espriella.

Desde su consolidación como Grupo, la firma buscaba traspasar las fronteras y en 2006 dio este paso con la adquisición de 65 estaciones de servicio en Ecuador. En 2007 iniciaron operación en Panamá con una red de otras 53 estaciones y hoy tienen 34,7% de participación en el mercado.

Para ampliar el portafolio de servicios, compran en 2008 a Gazel, que tenía una red de estaciones de gas natural vehicular. Con esta adquisición incursionan en México y Perú. Un año después se formalizó la operación de fusión por medio de la cual Organización Terpel S. A. absorbió a Terpel Bucaramanga, Terpel Occidente, Terpel del Norte, Terpel de la Sabana, Terpel Antioquia y Terpel del Sur.

En 2010 la Compañía Petróleos de Chile S.A. (Copec) ingresa como nuevo inversionista y un año más tarde constituyen Terpel República Dominicana, para atender el segmento de aviación. Hoy están presentes en cinco aeropuertos dominicanos.

La Organización Terpel es líder en distribución y comercialización de combustibles líquidos, Gas Natural Vehicular (GNV) y lubricantes en Colombia, con 44% de participación en el mercado nacional y también tiene presencia en Ecuador, Panamá, República Dominicana, México y Perú.

Copec, fundada en 1934 en Chile, había buscado internacionalizarse y los Terpeles le representaron una oportunidad por la cobertura, aceptación y potencial interno y externo. Además, Colombia les pareció estable jurídica y políticamente.

Se estima que diariamente Terpel tiene contacto con más de un millón y medio de colombianos a través de sus 2.000 estaciones de servicio y genera 1.237 empleos directos y 7.000 indirectos. La red de estaciones va desde la Guajira hasta el Amazonas. Algunos de los nuevos formatos e innovaciones en la empresa han surgido de reuniones con el personal de base de la compañía y no solo del grupo directivo para poner en práctica lo que consideran un liderazgo participativo.

De allí han surgido servicios complementarios como las tiendas Altoque, que alcanzan 21 establecimientos y prestan servicio 24 horas a los viajeros; los autolavados Ziclos de los que ya existen seis; 8 quioscos Deuna y el formato de Maquinavending Toque, creados en 2013.

Escovar lideró en 2014 el proceso de inscripción de la acción de Terpel en la Bolsa de Valores de Colombia, el hito más importante, dicen los directivos de la controlante Copec, porque significó el fin del proceso de reorganización e integración de “los Terpeles”.

En el segmento de GNV, el país alcanzó 500.000 vehículos convertidos a gas, de los cuales Terpel ha contribuido con más de la mitad. Para continuar enfocados en el consumidor final, lanzaron en 2015 islas de servicios para atender más de 6 millones de motos.

Ante la coyuntura de los bajos precios del petróleo, la compañía ha dicho que son actores estratégicos, que su visión es de largo plazo y en ese sentido mantienen la confianza en el trabajo que están realizando a través de la red de afiliados, que es percibida por los consumidores como una sola, pues solo tienen un pequeño grupo de estaciones propias que sirven para ejecutar las mejores prácticas como modelo.

Lea también: ¿Por qué no baja el precio de la gasolina si el petróleo ha caído en un 70%?

Hace poco Terpel y Codensa suscribieron un acuerdo de intenciones orientado a trabajar en forma conjunta para evaluar diferentes modelos de negocios y la tecnología más apropiada para la futura instalación de puntos de carga para vehículos eléctricos o electrolineras en las estaciones de Terpel.

El objetivo de ambas compañías es contribuir para que la movilidad con vehículos eléctricos tenga oportunidad de masificación, especialmente para permitir la recarga de taxis, flotillas empresariales y oficiales, primero en Bogotá y posteriormente en otras ciudades del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?